Análisis PC Sega Saturn

The House of the Dead / Análisis (PC, Saturn – 1998)

Los distintos monstruos y espíritus que pueblan la literatura de terror gótica representan nuestros aspectos más oscuros e inaceptables a ojos ajenos, pero sin duda alguna atrayentes. ¿Los Vampiros? Sexualidad y magnetismo para los que no nos comemos un rosco (bueno, ahora sí, pero eso es otro tema). ¿Hombres Lobo? Instintos y gula al nivel de Paquirrín. ¿Las brujas? Deseo de dominar a los demás y capacidad predictiva, por no hablar de la inmunidad sentimental a la hora de meter a insoportables niños en una olla. ¿Frankenstein? El deseo de jugar a ser dios, que es algo de lo que Peter Molyneux también entiende bastante. ¿Belén Esteban? Debería ser el más temible jefe final, pero lo único que tiene es encanto +80 en amas de casa y habilidad de looteo por no hacer nada +200. Por último llegamos a los zombis, que a diferencia del resto solamente sirven para comer cerebros y ser mutilados en pequeños trozos de carne y grandes cantidades de líquidos viscosos. No tengo muy claro qué aspecto humano simbolizan, pero tenemos diversión asegurada cuando los colocamos en un juego.

En 1996 Sega lanzó en recreativa House of the Dead, un shooter on-rails repleto de ordas de zombis en el que tomábamos el control del brazo del agente especial Thomas Rogan (sí, no del personaje en sí) para aniquilarlos usando una pistola  y en el que solamente podíamos apuntar, disparar y recargar disparando fuera de la pantalla. Era posible que un segundo jugador se uniese tomando el control de un tal Agente G. En 1997 la recreativa llegó a Europa y un año más tarde llegó una versión del juego tanto a PC como a Sega Saturn, que es la versión que aquí analizamos.

Si le reventamos el brazo, sí o sí tendrá que soltar su hacha. Los reflejos son fundamentales durante las dos primeras partidas; es decir, mientras no sabemos de memoria dónde y cómo te atacarán.

Si le reventamos el brazo, sí o sí tendrá que soltar su hacha. Los reflejos son fundamentales durante las dos primeras partidas; es decir, mientras no sabemos de memoria dónde y cómo te atacarán.

Vamos al grano

En House of the Dead nos enfrentaremos tanto a los zombis de toda la vida como a perros zombi alados, zombis rana, arañas zombi, monos zombi e incluso leñadores zombi barrigones con motosierra en mano entre muchos otros. Además, también lucharemos contra 4 temibles jefes finales según pone en la parte trasera de la carátula del juego y, en el último nivel, nos enfrentaremos de nuevo a los 3 primeros y lo siento pero nada de este juego es un spoiler, por lo que siento destriparos a los enemigos. ¿Lo pilláis, eh? Destriparos a los enemigo… pilláis? (… …. .. .).

El argumento como es habitual en este tipo de juegos, es totalmente irrelevante. Resulta que a un tío que se llama Dr. Curien y que es un científico loco le da por investigar cosas que no deben ser investigadas y se pone a crear bichos y no se muy bien por qué, la mansión en la que curra termina plagada de zombis.  Es decir, que todo se reduce a eliminar muertos vivientes de una forma muy sangrienta, que siempre es entretenido. Básicamente, descuartizar a las crituras que pueblan la casa y rescatar a los científicos que aún quedan vivos por allí y que huyen caminando a paso de tortuga será todo lo que haremos… y es que vamos a ver, los zombis son lentos porque va en su naturaleza, pero los científicos deberían pisparse de que obviamente es un zombi la cosa esa que los persigue y que darse un poco de vidilla es suficiente para no tener que andar tocando las pelotas al protagonista. De todos modos, cuando salvemos a algunos de ellos, nos recompensarán con una vida.

Algunos enemigos insistirán en atacarnos en pareja.

Algunos enemigos insistirán en atacarnos en pareja.

En House of the Dead tenemos una serie de vidas o golpes que podemos resistir además de las continuaciones que simulan lo de meter una moneda en la recreativa. Algo innovador es que nuestros enemigos irán perdiendo partes lentamente e incluso perderán extremidades o podremos abrirles un agujero a través de las tripas dependiendo de la zona en la que disparemos. A día de hoy los gráficos son lamentables, pero es que de aquellas no eran mucho mejores y es que, creo firmemente que gran parte de la terminología de lo que se consideran bugs gráficos en entornos 3D se acuñaron con este juego: clipping, popping… etc. Cierto es también que se trataba de uno de los primeros títulos en 3D, por lo que le daremos un pase para el año 1996, pero de ningún modo para 1998 cuando el juego sale a la vez que Half-Life, no siendo además precisamente un juego económico. Este juego fue de lo peorcito que vi en su día en cuanto a juegos con aceleración Direct 3D, modo que también podremos seleccionar en PC a mayores de Direct Draw. Las texturas son bastante sosas, por lo que los escenarios carecen de cualquier tipo de detalle que los haga destacar.

Los científicos parecen más cortos que el juego en sí.

Los científicos parecen más cortos que el juego en sí.

Pese a tanto sacrilegio gráfico, se consigue cierta ambientación en los primeros dos niveles, pero la cosa cambia en los últimos niveles (o sea, los otros 2 porque solamente hay 4) en los que lo gótico y oscuro da paso a la tan recurrida ciencia ficción con zombis cyborg y esas cosas.

Diversión por tiempo muy limitado

La diversión del juego es bastante frenética y pondrá a prueba nuestros reflejos, ya que los enemigos aparecerán de repente en los lugares más inesperados durante los primeros 30 minutos de juego… pero esperad, que es que el juego no dura más de media hora. Resulta que en media mañana podremos explorar todas las posibilidades del juego incluyendo las rutas alternativas que se nos ofrecen y que podemos seleccionar disparando a algunos elementos del escenario. Es decir, me está costando el triple de tiempo redactar este texto que terminarme todos los modos de juego de House of the Dead.

No quiero spoilearos, pero es que el juego dura unos 25 minutos y comprended que tengo que poner alguna imagen y que no puede ser de los jefes finales.

No quiero spoilearos, pero es que el juego dura unos 25 minutos y comprended que tengo que poner alguna imagen y que no puede ser de los jefes finales.

A la hora de jugar, lo único que el juego nos pide es puntería, rapidez y reflejos. El periférico ideal para jugar sería una pistola óptica, pero un ratón más o menos decente es suficiente. Cabe destacar que un amigo se puede unir a la partida en cualquier momento jugando con un segundo mando, teclado o periférico que prefiramos. Al comenzar disponemos de 3 a 5 vidas según hayamos seleccionado en las opciones del juego. Perderemos una vida cada vez que un zombi nos atice o cada vez que matemos sin querer a un científico de los que rondan la casa. Podemos ganar vidas disparando a uno de los escasos botiquines que hay repartidos por el escenario o rescatando a algunos científicos que nos recompensarán con una vida. La única estrategia es ser rápido, recargar en los momentos adecuados y disparar a las armas arrojadizas que nos lancen a tiempo cuando van de camino a impactar con nosotros.

En la versión de PC del juego se ha incluido también un “Modo PC” que es idéntico al arcade, pero con la posibilidad de seleccionar a otro personaje. Tenemos un total de 6 a elegir con distinto número de vidas y variaciones tanto en la potencia de fuego, tamaño del cargador y velocidad de disparo. Seleccionemos al que seleccionemos, tanto la historia como las voces de doblaje serán las mismas, pudiendo controlar entre ellos a la novia del protagonista que se llama Sophie y que curraba en los laboratorios de la mansión. También existe un modo combate en el que nos podremos enfrentar a los jefes finales de fase por separado con el único objetivo de terminar con ellos en el menor tiempo posible. Es decir, que estos modos extra no son más que porciones del juego que ya de por sí tiene una duración ridícula.

El juego también nos da la opción de cambiar el color de la sangre a rojo; así que para gustos, colores

El juego también nos da la opción de cambiar el color de la sangre a rojo; así que para gustos, colores. No, no me molesté en cambiarla de color para una captura de pantalla.

Veredicto y culturilla

La distribuidora española FX Interactive reeditó el juego a bajo precio en el año 2003, siendo ésta la única versión doblada al Español. Tampoco es que haya sido mucho curro ya que las líneas a traducir eran más bien escasas y del estilo “ayúdame“, “vas a morir” o “te presento a mi creación“.

Las alternativas a este juego por aquellos tiempos eran Virtua Cop 2 y Maximum Force, ante lo que solamente diré que el juego que nos ocupa es realmente mucho mejor que este último. Existen tres continuaciones numeradas de House of the Dead y varios spin-offs de los que hablaremos en otro momento.

El juego en sí no es malo si lo comparamos con la película que Uwe Boll hizo tanto de este juego como de su continuación en el año 2003 y en la que se mezclan imágenes del juego entre las escenas de la película sin sentido alguno. Aparece un capitán de barco con un garfio que lleva a unos estudiantes a una isla en la que van todas las tías en topless y avanzado estado de embriaguez justo antes de que aparezcan los zombis; vamos todo un prometedor inicio. Buscando en google me he enterado de que hay una segunda parte de la película que aunque ya no está dirigida por Uwe Boll, no pienso ver ningún día salvo que haya alguna remuneración económica de por medio.

En resumen, se trata de un producto entretenido y sin complicaciones para echar una partida rápida y desconectar unos minutos. Lamentablemente el precio del juego era desorbitado para lo que ofrecía, por lo que de haber costado 6 € o 1000 pesetas de aquellas, su valoración hubiese sido algo superior. Su segunda parte fue mucho mejor y si os gusta el género, no dejéis de echar un vistazo al futuro Strafeman que cada día tiene mejor pinta. Si lo que queréis son zombis y el juego tiene que ser que hace casi 20 años, os recomiendo jugar otra vez al primer Resident Evil.

The House of the Dead [1998]
6
Bueno
Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

4 Comments

  1. Varok dice:

    Gran análisis, dicen que es difícil resumir, pero creo q es aun más dificíl extender un juego como este a un texto “tan largo”… es decir, puedes resumir esto en “Zombis, apuntar, matar, nota: 5.8”, pero creo que realmente has hecho un gran trabajo con este análisis xD.

    La wii tuvo gran filon para este tipo de juegos por lo del mando y tal, de hecho creo que tuvo el House of the Dead 3 o 4 o el collection o algo asi, amen del dead space que tambien era sobre railes, o los Resident Evil tambien de este estilo. La verdad es que son juegos muy divertidos para hechar una partidilla, especialmente en cooperativo.

  2. EduZRO dice:

    Gracias por los elogios, ha sido todo un reto. “Zombis, apuntar, matar, nota: 5.8” XD. Ahora habría que redactar la guía: Apunta al zombie (u objeto arrojadizo en su caso) y dispara; repetir hasta jefe final y apuntar a punto débil hasta matarlo; repetir 4 veces.

    Al final no se por qué le he puesto el 6… lo has jugado? Es que es eso que cuentas; es muy divertido para un rato pero no da ni para comenzar a engancharte; vamos, como el pica-pica.

  3. Varok dice:

    Jugue una partida al 3 creo que era, pero tengo jugado a juegos del estilo como los que comente antes. Se nota que son adaptaciones de recreativa, que claro, pa una recreativa no pueden durar mucho mas xD

  4. vainas dice:

    Muy buen análisis para un juego de media hora, me ha gustado. xD

    Mi favorito es y seguirá siendo el Typing of the Dead (en serio, me vicia). Y los que dice Varok de la Wii no están mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 7 =