Análisis

Shadow Blade / Análisis

Shadow Blade es un juego creado desarrollado para dispositivos móviles por Deadmage a finales del año 2014. Controlamos a Kuro, un ninja que debe entregar un importante papiro a su maestro, pero aquí la premisa no importa demasiado. La idea de Shadow Blade es muy sencilla: Acción plataformera 2D rápida e intensa mezclada pinceladas de acción. Realmente no es nada innovador y la historia es más que prescindible, pero entre lo adictivo que resulta recorrer los niveles del juego y lo bien que responden los controles, resulta una experiencia muy satisfactoria.

Tenemos dos tipos de esquema para los controles; mediante botones táctiles que simulan un mando y mediante gestos. Los controles del mando virtual responden muy bien, pero también destaca bastante el control mediante gestos. No es que tengamos muchos movimientos, puesto que el ninja que controlamos solamente puede moverse lateralmente, saltar, realizar un doble salto (como es habitual) y atacar. También podemos combinar estos controles para que el personaje se desplace rápidamente en el aire hacia la dirección deseada y, además. podremos realizar algunos combos sencillos si pulsamos el botón de ataque en el momento adecuado tanto si estamos en la tierra como en el aire. Algunos movimientos los haremos casi sin querer y realmente no serán necesarios al principio, pero la propia naturaleza de los niveles nos enseñará que no nos queda otra que utilizarlos llegado el momento adecuado.

Niveles de Shadow Blade

El modo de juego básico del juego está formado por 32 niveles que se organizan en 3 capítulos. Cada capítulo tiene un ambientación distinta. El primer capítulo nos tralada la típica zona rural japonesa, el segundo a una ciudad de carácter futurista y el tercero a una región montañosa. A mi me ha sabido a poco, pero veremos que también modos de juego extra.

Los enemigos atacan y se cubren con eficacia, aunque no suelen suponer una gran amenaza.

Los enemigos atacan y se cubren con eficacia, aunque no suelen suponer una gran amenaza.

El diseño de niveles es bastante bueno y su curva de dificultad es la adecuada, aunque no deja de ser un juego sencillo. Además, según avanzamos irán apareciendo nuevos tipos de trampas y enemigos. Al principio terminaremos los niveles en un santiamén, pero la cosa cambia a medida que avanzamos; sobre todo en el último capítulo. En cada capítulo podremos conseguir hasta tres estrellas o shurikens si cumplimos los siguientes objetivos:

  • Terminar el nivel en menos del tiempo especificado.
  • Recoger todas las monedas del nivel.
  • Recoger los dos símbolos ninja que hay en cada nivel.

Este juego no sigue el típico patrón de juegos casuales en los que podemos completar cada tarea por separado repitiendo el nivel, sino que aquí tenemos que hacer todo de una vez. Todo un acierto que hará que los niveles pasen de ser un paseo por el parque a ser un reto, aunque tampoco demasiado grande. El tiempo para cada nivel varía entre uno y tres minutos, por lo que no tendremos demasiado tiempo para entretenernos, pero tampoco será un drama equivocarnos. Debido a la corta duración de cada nivel, resulta un juego ideal para los ratos muertos. Además hay unas calaveras repartidas en el escenario para guardar nuestro progreso y resucitar en dicho punto en caso de morir, pero aunque resucitemos, el tiempo seguirá corriendo, por lo que más vale no fastidiarla.

El último nivel de cada capítulo es un combate de tres rondas en las que nos irán apareciendo oleadas de enemigos. Es algo que rompe el esquema del juego pero que aporta variedad.

Los enemigos

Al principio habrá guerreros con una espada o un hacha repartidos por los niveles. No son un mero adorno, ya que saben cubrirse y nos perseguirán cuando nos vean, aunque siempre podemos pillarlos desprevenidos y asestarles un golpe por la espalda con nuestra espada.

Nuestro mayor enemigo será sin duda el tiempo que tenemos para superar la trampas de cada nivel. Podemos superar los niveles en el tiempo que queramos sin conseguir las tres estrellas, pero el juego perdería toda su dificultad y por lo tanto toda razón para su existencia.

Nuestro mayor enemigo será sin duda el tiempo que tenemos para superar la trampas de cada nivel. Podemos superar los niveles en el tiempo que queramos sin conseguir las tres estrellas, pero el juego perdería toda su dificultad y por lo tanto toda razón para su existencia.

Más adelante nos encontraremos con francotiradores, soldados equipados con lanzallamas y soldados con lanzacohetes con detección térmica, por lo que sus misiles nos perseguirán si no nos movemos rápido. Resulta un placer ajustar los tiempo para ir acabando metódicamente y a toda velocidad con cada enemigo.

Considerando a las trampas como enemigos, tenemos pinchos, cuchillas rotatorias, láseres, plataformas en movimiento… vamos, que el juego no se nos hará aburrido.

Modos de juego extra

El juego resulta bastante fácil en el modo básico y podremos completarlo en un par de horas, pero resulta que desbloquearemos dos nuevos modos de juego llamados Extreme y Downtown con un montón de nuevos niveles al completar cada capítulo. Éstos niveles sí suponen un verdadero reto, sobre todo si tenemos en cuenta que habrá nuevas trampas y enemigos, que los tiempos estarán más ajustados y que más de un fallo supone que no podremos completar el nivel en el tiempo especificado.

Quizás el sistema de control sea demasiado digital; es decir, que no podemos corregir nuestros movimientos en el aire o durante las animaciones, pero una vez acostumbrados tampoco supone un problema que impida disfrutar del juego.

Quizás el sistema de control sea demasiado digital; es decir, que no podemos corregir nuestros movimientos en el aire o durante las animaciones, pero una vez acostumbrados tampoco supone un problema que impida disfrutar del juego.

Estos modos extra compiten con la dificultad de juegos como Super Meat boy y, aunque en el caso de Shadow Blade el tipo de control facilita mucho las cosas, los niveles están saturados de trampas que deberemos memorizar hasta poder recorrer el nivel cumpliendo todos los objetivo. Incluso descubriremos nuevos modos de escalada que jamás habíamos utilizado en los tres capítulos del modo normal.

Gráficos, sonido y esas cosas

El juego está desarrollado con el motor gráfico Unity y todo se mueve de un modo muy suave. Los gráficos son sencillos tal y como podéis ver en las capturas pero las animaciones son sencillamente perfectas, en especial las animaciones de muerte de  los enemigos, que son bastante gore. La música que nos acompaña en los niveles cumple su cometido, con elementos de música tradicional y electrónicos según  la ambientación del nivel. Los efectos de sonido están bien también y poco más que añadir.

En resumen, Shadow Blade es una mezcla de acción y plataformas ideal para pasar un buen rato. Corre, esquiva trampas y mata brutalmente a tus enemigos en esta experiencia breve pero intensa. Eso sí, no esperéis la experiencia de vuestra vida porque el juego carece de historia, tratándose de una experiencia bastante casual. Podéis adquirirlo por menos de 2€, un precio más que adecuado para lo que se ofrece. No os penséis que un 6.5 es poco para un juego. Tal y como reza nuestro sistema de puntuación, es un buen juego, aunque quizás no sea innovador ni el colmo de la originalidad.

 

Shadow Blade [2014]
6.5
Bueno
Shadow Blade es una mezcla de acción y plataformas ideal para pasar un buen rato. Corre, esquiva trampas y mata brutalmente a tus enemigos en esta experiencia breve pero intensa. Eso sí, no esperéis la experiencia de vuestra vida porque el juego carece de una historia que hile sus niveles.Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

2 Comments

  1. Varok dice:

    Pues no pinta mal, aunque a mi lo de jugar en movil no me acaba de convencer xD

    1. EduZRO dice:

      Éste se deja jugar bastante bien. No es un mando real, pero los controles responden muy bien. Tampoco es el típico juego en que responden bien pero va de pulsar en la pantalla con un solo dedo XD. Tampoco soy de usar el teléfono para jugar, pero… últimamente me tiro mucho en la cama a descansar y es lo que tengo a mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 3 =