Análisis XBox 360

Red Faction: Guerrilla / Análisis (XBOX 360 – 2009)

La saga Red Faction se remonta al año 2001, en el cual Volition, desarrolladora reconocida por juegos como Descent: FreeSpace o Summoner nos presentaba su primer shooter en primer persona. La gran baza del primer Red Faction era su aclamado motor gráfico GeoMod, con la novedad de poder destruir prácticamente todo el escenario, pero… esa es otra historia que dejaremos para otro momento. Tras una pasable segunda parte, llegó a nosotros el juego que hoy nos toca, Red Faction: Guerrilla, un juego sandbox o de mundo abierto que transcurre también en Marte varios años después de la primera parte.

La historia de esta nueva entraga es otra vuelta de tuerca a la del original, el EDF, grupo con el que habíamos colaborado estrechamente en el juego original en la primera revolución obrera marciana, tiene ahora el doble de oprimidos a los pobres mineros. Con el planeta ahora terraformado, disponemos de un extenso escenario por el que desplazarnos mediante una cámara en tercera persona y utilizando todo tipo de vehículos terrestres. Digo terrestres por la gran decepción que me llevé al saber que no había tuneladoras o vehículos aéreos pilotables por nosotros, pero tendremos todo tipo de todoterrenos, camiones, turismos futuristas, tanques, robots de combate…. y muchos de ellos cuentan con armas, ya sean ametralladoras o lanzacohetes. El cambio en la perspectiva de la cámara ha sido apropiado debido al cambio de concepto de juego, pues tenemos ante nuestros ojos a algo más parecido a un GTA que a su primera parte. Como iba diciendo, el EDF secuestra a civiles continuamente para interrogarlos o encerrarlos en campos de trabajo para maximizar sus ingresos, pero aquí está Alec Mason, nuestro protagonista, para solucionarlo todo. Alec llega a marte para encontrarse con su hermano, que colabora con la facción de los rebeldes, pero tras un tiroteo en nuestra primera misión con la consecuente muerte de su hermano, no dudará en aliarse con ellos para vengarse.

– Disponemos de varios tipos de vehículos para desplazarnos por la superficie marciana.

El mapa del juego se divide en seis sectores de dominio del EDF que deberemos liberar haciendo, tal y como indica la coletilla del juego, acciones de guerrilla. En este nuevo Red Faction lamentablemente no podremos modificar el terreno, cavar túneles… pero sí podremos destruir todo edificio al alcance de nuestra vista. Cada edificio, como si de la realidad se tratase, dispone de ciertos puntos débiles que propician su más rápida demolición. Todo el mapa está plagado de tropas enemigas, patrullas, construcciones y comboys de tanques o suministros que transportan objetos o vehículos valiosos de un lado a otro del mapa. Cuantos más edificios del EDF destruyamos más disminuirá la presión que ejerza sobre un sector. Las misiones del juego consisten en acciones de guerrilla que pueden implicar desde el rescate de rehenes, apropiarse de vehículos enemigos, destruir carteles de propaganda enemiga, robar suministros, capturar a mensajeros o traidores, defender bases rebeldes del EDF, hasta, sobre todo, destruir estructuras enemigas. Para ello dispondremos de un completo arsenal de armas, desde sencillas pistolas o ametralladoras hasta granadas, minas que podemos colocar estratégicamente, bombas con detonación remota, lanzacohetes, un nano rifle de destrucción de partículas, lanzacohetes con detección térmica, armas de rayos que electrocutarán a nuestros enemigos haciendo que salgan a toda prisa de sus vehículos y, en especial, nuestro querido martillo con el que sembrar el caos cuerpo a cuerpo o contra estructuras. Además, podemos realizar interesantes tácticas como llenar un vehículo de cargas de detonación remota, llevarlo a una base enemiga a toda velocidad y saltar del vehículo mientras éste rompe la pared para penetrar en el interior; solamente deberemos detonar las cargas para contemplar el espectáculo y habremos ganado unos valiosos segundos para escapar. Todas nuestras armas disponen de mejoras que iremos comprando con chatarra, principal recurso del juego junto con las ubicaciones de mineral que deberemos recoger para llevarlas a nuestra base y permitir a nuestros compañeros investigar nuevas armas o mejoras de las mismas. Es posible recoger tanto la chatarra de los vehículos que destrocemos, la que nos encontremos espontáneamente o la de las estructuras que destruyamos.

– Así de intenso es el modo multijugador.

Decir que todo el escenario está medianamente vivo, veremos a los mineros llevar piedras de un lado a otro, eventos que suceden espontáneamente… pero quizás se antoje poco. Mason puede correr, llevar hasta cuatro armas y cubrirse, pero es en los combates cuando notaremos que las coberturas del juego son completamente inútiles, siendo mucho más efectivo el tema de ir a saco. Si te cubres, las tropas enemigas no dejarán de llegar, destrozarán la cobertura o te arrollarán y no durarás demasiado. Lo más práctico en Red Faction: Guerrilla es pensarse un poco el mejor modo de ir a saco, terminándose ahí toda posible planificación estratégica. En ocasiones, aliados se unirán de repente a nuestra causa mientras ralizamos ciertas acciones, pero morirán con demasiada facilidad e incluso puede que nosotros los matemos sin querer, molestando más que ayudando. Para más inri, si los matan, disminuirá la moral de los mineros y el EDF se verá beneficiado.

– Mason, en plena evasión tras destruir una estructura del EDF.

Las misiones del juego se dividen en misiones principales y secundarias, siendo necesario realizar varias secundarias para subir la moral de los mineros o disminuir la presencia del EDF, de modo que podamos desbloquear y realizar las primarias. Decir que el número de misiones que aportan algo a la historia es muy escaso, estando la misma muy poco cuidada, ya que en apenas 3 cinemáticas de no demasiada calidad nos pretenderán contar todo lo que pasa en el juego. El desarrollo de la historia es más bien pobre y en ocasiones carente de sentido. Además, es en algunos tipos de misiones secundarias podremos manejar a los poderosos Walkers (como los de la figurita articulada que viene con la edición coleccionista), robots mecánicos con una gran resistencia y fuerza… tal es la resistencia de éstos, que podremos encadenar misiones y completarlas sin despeinarnos cuando demos con uno de ellos. Son vehículos muy desequilibrados y, a pesar de que hay varios tipos (algunos pueden volar por un corto periodo de tiempo), están metidos con calzador, ya que no los manejaremos en las situaciones más importantes y su presencia se reduce a misiones secundarias sin sentido. Pese a todo, sus movimientos y animaciones están muy logradas, siendo totalmente fluidas y creíbles, mucho quejor que los Mechs de Lost Planet.

– Los Walkers o andadores son así de espectaculares, todo un placer manejarlos.

Existen dos tipos de misiones muy especiales: El transporte de vehículos y las misiones de demolición, en las que deberemos llevar un vehículo de A a B en X tiempo o destruir estructuras con recursos limitados en X tiempo respectivamente. Para ambas existen tiempos que nos permitirán completarlas y tiempos profesionales, los cuales son una auténtica locura. Imaginad conducir 10 minutos para completar la misión sobrando solamente una décimas… pues es lo que nos espera si queremos los tan ansiados logros. Por mis cojones los he conseguido y por mis cojones desperdicié un par de tardes que pude haber dedicado a cosas más útiles como la cría de palomas mensajeras. En cambio, las misiones de demolición harán que nos rompamos la cabeza para dar con el método más adecuado de demolición, asemejándose más a la resolución de puzzles y aportando variedad al juego.

– El juego va más o menos de ésto, arrasa todo a tu paso.

La ambientación del planeta está muy lograda gracias a los efectos de niebla o de luz y gráficamente el juego se encuentra por encima de la media. Quizás el diseño de los interiores se podría haber mejorado en gran media, siento todos bastante similares, sencillos y poco detallados, pero no durarán demasiado en pie, por lo que con la mecánica de ir a todo trapo que ofrece el juego, no importará demasiado. El tema de ir a todo trapo es lo que estropea el juego, los enemigos no te dan ni un respiro y todo intento táctico posible suele quedar frustrado, rompiendo en gran medida la ambientación de la historia (que no la del planeta). Los más destacable es la física, ver como se destruyen los edificios dependiendo de los puntos críticos con los que terminemos primero, siempre teniendo en cuenta la gravedad marciana; todo un lujo.

Los efectos de sonido están también por encima de la media, destacando sobre todo la banda sonora, muy similar a las sobresalientes composiciones de su primera parte, pero sin igualarlas. De todos modos, siguen siendo sobresalientes y puede que todo se compense con los sonidos ambientales, los ciclos temporales… además el juego viene completamente doblado al castellano.

– Ops, yo solamente pasaba por aquí. ¿He shiiidoooo yoooo?

Por cierto: Si buscamos bien, podemos encontrar a Parker, protagonista de la primera entrega, ya hecho todo un anciano, chocheando en una solitaria casa, todo un detalle!

El apartado multijugador del juego he de decir que es muy completo y original. A parte de las armas del juego, existen diversos tipos de mochilas que nos otorgarán diferentes habilidades, la de romper paredes violentamente con nuestro cuerpo, la de volar con un jet-pack, la de localizar enemigos a través de las paredes… todo ello en mapas con hasta 16 jugadores. Los modos son: Anarchy, Team Anarchy, Capturar la bandera, Objetivo del equipo, Siege, Mezclador grande, Damage control o Demolition; cada uno con sus propias características y variables, pero todos altamente divertidos y explotando el potencial del juego con mucho acierto.

Sin duda nos encontramos con un gran producto que aunque no debería llamarse Red Faction debido al gran cambio de género, explota muy bien sus posibilidades, mereciéndose un notable alto, pero eso sí, no alcanza el grado de obra maestra. Mejorando el tema de las coberturas, las expresiones faciales, los combates y haciendo más énfasis en la historia, podría haberse llevado un sobresaliente.

Red Faction: Guerrilla [2009]
7.5
Notable
Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

2 Comments

  1. vainas dice:

    Lo empecé, liberé el primer sector, empecé con el Mass Effect 2 y lo dejé. Lo tengo que retomar, el juego es muy divertido, algo que a veces parece que está en desuso en muchos juegos. xD ¡Buen análisis!

  2. neeonez dice:

    Es divertido pero le falta profundidad en el argumento. Con su DLC hubo un momento en el que sentí que estaba haciendo algo importante y que daría un giro radical a la historia mientras me lo estaba pasando en grande… lamentablemente y debido a mi ignorancia se trataba de la última misión… con el que analizo, ni siquiera llegamos a sentir esa sensación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × tres =