Artículos

¿Por qué Return to Castle Wolfenstein es un juegazo?

Estos días he tenido que aguantar que un colaborador, Vainas, haya puesto a parir sin cesar a este juego cuyo análisis publiqué hace dos años y podéis consultar aquí.

En el análisis intento ser imparcial y le otorgo al juego la nota de un 8.5 a pesar de ser el segundo juego que más veces me he terminado en toda mi vida. Cuando hablas de un producto y no sabes quiénes serán tus lectores, no te queda otra que intentar se objetivo y dejar a un lado tus sentimientos y sueños de la niñez cuya influencia sigue siendo extrema a la hora de buscar diversión en mundos ficticios a día de hoy con alguna década más tachada en el calendario.

Volviendo a leer mi análisis, creo que no puedo cambiar ni una sola línea de él, puesto que de lo contrario no estaría reflejando la realidad, pero sí me gustaría analizar el modo de pensar de Vainas, un “hater” que de un año para otro te dice que engancharte a una serie “es tontería y perder el tiempo”, pero cuando él se engancha a una serie resulta ser el formato idóneo, junto con los libros, para contar una historia, pronosticando además el fin del buen cine tal y como lo conocemos.

Durante días, WalkerSky y yo hemos tratado de hacer entrar en razón a Vainas, pero ha sido inútil… han sido horas de rayadas por el whatsapp que podrían ir directamente a cualquier programa de basura de televisiva actual y pasar desapercibidas.

Bien, dejando Vainas de lado y centrándonos en el colectivo “hater” general, he aquí unas consideraciones para intentar hacerlo reflexionar junto con mis impresiones de juego no reflejadas en el análisis.

Return to Castle Wolfenstein es un juego del 2001, momento en el que muchos “haters” estaban aún ultimando su catálogo de juegos de la primera PlayStation y, los más afortunados, disfrutando de su DreamCast. Se dice que DreamCast fue una consola avanzada a su tiempo y lo ratifico, pero más avanzado era aún el PC. En PC disfrutábamos de la última moda en gráficos sin las limitaciones de una plataforma de 6 o 7 años de vida a sus espaldas, aunque eso sí, con un coste económico considerablemente superior que se llevaba nuestros ahorros como el viento. RTCW hace un excepcional uso del motor de Quake 3, mostrándonos casi por primera vez unos rostros que intentan ser realistas y de apariencia fotográfica, o, al menos, fotográfica desde el punto de vista de un jugador del 2001, pero…

“Mi primer contacto con Return to Castle Wolfenstein fue nefasto”

Corría el verano del 2001, y poco antes de que dos de los símbolos más emblemáticos de la cultura Yanki se viniese abajo, me encontraba en un ciber dándolo todo jugando a Counter Strike mientras intentaba “pillar algo” entre partida y partida. Fue entonces cuando vi el icono de RTCW en el escritorio y probé el juego a ver qué tal era. Lo que vi fue desastroso… sin configurar el juego, inicié el primer nivel y tras saltarme la escena de introducción, aparecí en una sala con un cuchillo cuya animación haría sonrojar hoy en día a los pobladores del mundo de minecraft. Corrí hacia adelante y tras hacer sonar la alarma me moví por un soso castillo típico de cualquier juego de hace 10 años sin darme cuenta del gran homenaje que le estaban haciendo a Wolfenstein 3D, mientras me cargaba a todo lo que tenía delante. Salí del juego y este fue todo mi contacto hasta que me hice con él y le di una nueva oportunidad.

Un año después la bandeja del lector de CDs de mi Pentium 3 700MHZ se cerraba con el juego en su interior, dando paso al menú de instalación. Durante la instalación se mostraban imágenes del juego realmente tétricas junto con una música que incitaba enormemente a jugar al juego. Todavía siento la necesidad de jugarlo si pienso en el tema que suena de fondo durante la instalación.

La introducción del juego, cierto es que no es muy afortunada y, aunque su calidad técnica es notable, parece un fragmento de las cinemáticas de Diablo. Junto en el jefe del final, es quizás lo más inapropiado del juego, pero viendo los planteamientos jugables y desarrollos de otros juegos más actuales, hacen que la premisa de Return to Castle Wolfenstein sea buena.

En el menú nos encontramos con la cara cuadrada de Blazkowicz intentando parecer duro tras la “inminente” llegada de Duke Nukem Forever  a las tiendas. Al iniciar partida, vemos de fondo a un científico nazi y a un looper que hizo que pasase gran parte del juego acojonado esperando no encontrarme con ellos.

Esta vez, vi la introducción y tras configurar debidamente los gráficos, me topé con unos entornos alucinantes, unos efectos de iluminación que hacía que sí o sí te sumergieses en los escenarios y un sistema de control clásico que siempre ha sido efectivo para el género. La banda sonora y los sonidos de fondo del castillo me pareciendo también excepcionales.

Temiendo el momento de usar el cuchillo, me hice con una pistola y disparé el primer científico que aparece, tras lo cual sonó el alarma y aniquilé a los soldados de medio nivel, pero…

F6, cargando…

Me acerco al primer científico mientras camino sigilosamente intentando que no me vea y le atizo con el cuchillo… o no! que viene un soldado a ver qué ha pasado! me meto en la celda en de enfrente y cuando pasa, le doy también por la espalda (no lo interpretéis mal, me refiero a que se lo clavo… el cuchillo!). Uno a uno, eliminé a los soldados del 70% del nivel sin hacer sonar la alarma. Parándome a analizar de nuevo la animación del cuchillo en relación con su utilidad y aportes jugables, ha pasado de ser un motivo para no jugar al juego a ser un gran motivo para sí hacerlo. Jamás había visto algo similar si no tenemos en cuenta la regular-rarita-única-en-su-especie primera entrega de Hitman unos meses antes.

El juego pronto da paso a la acción y salvo en algunas misiones, el cuchillo pierde utilidad en muchos niveles, pero sepamos que, es posible iniciar gran parte de los niveles sin hacer sonar la alarma y que es la principal arma en muchos excelentes niveles del juego como la misión en la que debemos eliminar a una serie de generales nazis. En esta misión recorremos un pueblo durante la noche intentando no ser vistos y al menos yo, pongo este momento en uno de los “top experiencias” que he jugado.

La variedad de escenarios es tremenda, no limitándonos a una sola localización y sus alrededores como sí ocurre habitualmente en los juegos de ahora. Campos franceses, cumbres heladas, tétricos castillos, un laboratorio en la antártida, bases de experimentación robótica secretas… la variedad es más que obvia.

“Dicen que es que en el juego hay zombies; que es un juego de nazis en el que aparecen zombies”

No, RTCW es un juego de temática sobrenatural que se desarrolla en la época de dominación nazi, teniendo en cuenta las premisas que el cultismo nazi ofrecía, tema no tratado en otros juegos de acción basados en esta época. RTCW no competiría con Medal of Honor meses después, sino que se trata de juegos totalmente distintos, que proporcionan experiencias distintas y que se juegan de un modo distinto.

Cuando me adentré en las catacumbas tras el excelente nivel del pueblo en el primer acto del juego, escuché los aterradores gritos de los nazis atrapados, que, al parecer, habían encontrado algo extraño. Nuestro protagonista parece ser también la primera vez que se enfrenta a estas cosas y, aunque haya sido el encargado de matar a Hitler en la entrega de 1993, no está acostumbrado a estas cosas al igual que Indiana Jones no lo estaba. Decirle a Vainas que si quiere en juego de acción nazi que pretenda ser realista en cuanto a su planteamianto, tiene los primeros Call of Duty, el World at War, Medal of Honor e infinidad de clones… por lo que veo una estupidez buscar aquí lo contrario. No puedes instalarte un jugo de piratas orientado a la simulación y basado en una época de hace 4 siglos pensando que controlarás a Luke Skywalker y destruirás la estrella de la muerte; no… antes de comprar, mira la parte trasera de la carátula y verás de qué va RTCW.

El acto de las catacumbas es, en mi opinión, para quitarse el sombrero. Creo que quizás la combinación de la música, la iluminación y los efectos de sonido de fondo que sonaban mientras escudriñaba lentamente las esquinas del nivel, me pusieron ante una de las mejores experiencias de inmersión de mi vida junto con Thief. Tras salir de las catacumbas, no volveremos a encontrarnos con estos seres hasta cerca del fin del juego, pero sí nos adentraremos en laboratorios secretos alemanes en los que “Calavera” nos obligará a demostrarle la “superioridad del hombre frente a la máquina” mientras aniquilamos al primer Supersoldado. No me creo que al primera aparición de esta enorme montaña de vísceras y metal no pueda resultar sobrecogedora a algunas personas.

He visto cómo un amigo “entendido del mundillo” criticaba a Half-Life, diciendo que “era una mierda” porque matas a bichitos. ¿Qué quiere que le diga? Que si yo viese capturas de pantalla de los enemigos por sí solas y fuera del juego, pensaría lo mismo? Pero de nuevo, Half-Life no es una mierda y está a años luz de los shooters que salen al mercado 15 años después. Su segunda parte fue motivo más que suficiente para que millones de jugadores instalasen Steam en sus ordenadores.

“Dicen que es un juego muy difícil”

Realmente no se qué decir ni en qué condiciones se dice ésto, pero me lo he terminado en los 3 primeros niveles de dificultad sin problemas. Cuando digo sin problemas, me refiero a los esperados para el nivel de dificultad seleccionado. Si no soy un jugador habitual de shooters o no se me dan bien estos juegos, obviamente me iría a por el nivel fácil. De todos modos, yo tampoco me pongo a jugar con un simulador de vuelo de esos que requieren 2 teclados si lo que busco es acción directa.

“Dicen que es que no hay por donde cogerlo”

Me lo dice el que hace unos años me recomendó encarecidamente Final Fantasy X, en el que aparece un tío que lucha contra pulpos gigantes debajo del mar a varios metros de profundidad lanzándoles una pelota con la mano. Sin embargo no me atrevo a criticar a este juego que dejé a medias… sencillamente lo dejo caer y, si tantos fans tiene, creo que por algo será.

Su respuesta será que Final Fantasy es un juego de fantasía y RTCW no… estás seguro de que no ???  No hace ni 2 minutos que has criticado el hecho de que aparezcan zombies y sigues empeñándote en obtener la experiencia de simulación bélica definitiva ??

La variedad de enemigos de RTCW es muy amplia, teniendo a los típicos soldados nazi, los guardias negros, las brujas, soldados con lanzallamas, extrañas creaciones nazi y un pequeño pero suficiente abanico de enemigos resucitados de las tinieblas.  Todos se comportan de un modo distinto y aumentan de dificultad según avanzamos en el juego.

La primera vez que nos envíen a la guardia negra en paracaídas veremos cómo corren desesperadamente hacia nosotros con un arma que hace sonrojar a nuestra ametralladora… menos mal que desde ahora podremos utilizar la suya.

Y nada más que añadir; decir que estoy jugando por primera vez a Assassins Creed y que me parece la cosa más repetitiva que he visto en los últimos años, realizando los mismos 6 tipos misión cientos de veces, siendo los diálogos exactamente los mismos. Me parece que tiene unos escenarios geniales; la ambientación y la calidad de diseño es soberbia, pero da la impresión de que se han puesto con el tema de las mecánicas jugables a última hora. Dicen que a partir del 2 (inclusive) la cosa cambia.

Vainas, me paso tu opinión del juego por el forro de los calzoncillos y no, no tienes razón.

Si WalkerSky me deja subo su vídeo en el que dice desde el corazón que el juego, definitivamente, no es una mierda.

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

6 Comments

  1. Lechoso dice:

    Jajajajaja yo no he jugado aún al RTCW pero está en mi lista de “must be played” como otros tantos. Por esto mismo no puedo opinar, pero independientemente de los gustos de cada uno hay que saber discernir cuando un juego es bueno o no y este dudo que defraude en cuanto a calidad.

    Un saludo.

    PD Me recordaste lo afortunado que fui con mi consola blanca de SEGA y me entró una morriña tremenda 😀

  2. vainas dice:

    XD

    Ya he pasado la mitad del juego, y mis impresiones han cambiado un poco.

    ME MOLA MUCHO:

    – Los escenarios están diseñados de forma sobresaliente. Alturas, zonas secretas, grandes espacios para luchar, acertada decoración. Sólo un pero: la fase del bosque. Muy “sosa”.

    – Gran arsenal de armas (aunque sólo uso el rifle con silenciador).

    – Es divertido.

    – Puedes ir sigilosamente con silenciadores y a cuchillo, y funciona bien.

    NO ME MOLA NADA:

    – Cada vez que aparece un muerto viviente, me saca del juego. Sus escudos rebotan las balas y te dañan, y, cuando los matas, explotan (WHY, GRAY MATTER??).

    – Las puertas se cierran solas, y hay muchos enfrentamientos de los de ponerse dentro de la sala y luchas con “lo del exterior”. La puerta se cierra y toca los huevos bastante.

    – Es MUY DIFÍCIL. En algunas ocasiones, el juego puede conmigo y tengo la sensación de que es injusto.

  3. TROLLAZO DEL SIGLO dice:

    valla puta mierda de juebo o sea aparecen nazis con muertos vivientes xdxdxd y stas medio juebo para salir del castillo y ties que volber luego xdxdxd

    el gta eso si que es un juebo bueno y si es de tiros el Goldeneye o el Medal of Honour de la pley

  4. neeonez dice:

    Te recuerdo que dichos zombies son sobrenaturales y que no tienen ninguna infección. Cuando los matas, se deshacen en pedazos, pero no explotan. Si te hace más gracia decir que explotan, pues adelante. Sus escudos me encantan, puesto que hacen que haya que aplicar una táctica distinta que con el resto de enemigos. Como ya te dije, tiene miles de juegos para matar al nazi estándar, que aquí también está presente.

    Si el juego te parece difícil, quizás no tienes la habilidad suficiente para jugar en normal. Prueba en fácil. Antes los juegos eran más difíciles que ahora e incluso en nivel fácil te encontrabas un pequeño reto en lugar del paseo que ahora esperabas incluso en normal.

    Lo de al puertas no lo recuerdo; ¿Dices al cambiar de nivel? En general no recuerdo mucha privación de libertad, pero igual me confundo. En los jefes, por ejemplo, si que no te dejan salir de las salas… como suele ser habitual con los jefes.

    Trollazo, fuera de aquí! XD

  5. vainas dice:

    Querría reivindicar que al final me lo pasé y lo disfruté mucho, es decir, soy hater pero es hateo sano e ilustrado, porque me paso los juegos (aunque después de hatearlos).

    Al llegar a la catedral y matar a las comandos negras (que me costaron), ya pillé bien el estilo de juego y en la última mitad apenas me mataron. Juegazo. 🙂

  6. EduZRO dice:

    Menos mal… pero a los zombies aún no les has pillado el truco, porque a mi los del principio del juego ni me rozan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + seis =