Artículos

MIDI: 30 Aniversario

MIDI, las iniciales de las palabras inglesas Musical Instrument Digital Interface (interfaz digital para instrumentos musicales), no es sino un sistema de comunicaciones específicamente diseñado para su empleo en el entorno musical. Sus orígenes se remontan al año 1981, periodo en el que a instancia de Dave Smith, ingeniero de la firma Secuential, se iniciaron las conversaciones entre distintos fabricantes de instrumentos musicales electrónicos, para adoptar una normativa común al objeto de conseguir una total compatibilidad en la interconexión de aparatos de distintas marcas, lo que desembocó en la publicación de la norma MIDI versión 1.0 a comienzos de 1983.

Funcionalmente, el MIDI emplea un sistema de comunicación serie en lazo cerrado de corriente, lo que permite longitudes de cable superiores a las transmisiones serie convencionales.

Más de uno se preguntará sobre la utilidad que tenía/tiene el MIDI para el usuario normal. En principio, para todo aquel con inquietudes musicales, ya sea como diversión, por vocación artística o porque la música pueda suponer para ellos una posible fuente de ingresos, su utilidad es enorme, pero también lo era/es para educadores, creadores de juegos y para todo aquel que sienta curiosidad por saber lo que puede hacer su ordenador.

El uso del MIDI en los ordenadores no fue algo nuevo. Comenzó a utilizarse en equipos personales de 8 bits, como en el entrañable Commodore 64, con el que alcanzó una notable profusión, el Apple II (al que le guste el Funky y el Jazz-Rock que escuche grabaciones de hace algunos años de Herbie Hancock, músico que utilizaba ese ordenador), algunos equipos MSX e incluso el archiconocido Spectrum, también tuvo su aplicación en el mundo MIDI; Posteriormente aparecieron los primeros ordenadores de 16 bits, PC, Apple Macintosh, Atari ST y Commodore Amiga. Al principio los más utilizados en el ámbito MIDI eran Atari ST (el primero que incorporaba el interfaz MIDI) y el Apple Macintosh.

Desde la aparición de los PC Multimedia, la cosa ya no era así, puesto que estos equipos también incorporaron el MIDI de origen. La diferencia entre ambos estribaba en que en el caso de Atari solo era necesario cargar el programa y conectar los cables, pero en los Multimedia, era necesario procurarse un adaptador que en programas secuenciadores como el VOYETRA SEQUENCER PLUS JUNIOR, venía como accesorio, junto con los disquetes y el manual.

DIFERENTES APLICACIONES EN EL USO DEL MIDI:

  • CREATIVAS: como aplicación creativa principal de la informática MIDI está/estaba la composición musical, normalmente basados en programas secuenciadores, que registran lo que se denomina eventos. Genéricamente se entiende por este término cualquier dato que se produce en un sistema MIDI, dichos eventos son almacenados en la memoria del ordenador y una vez allí, corren la misma suerte que cualquier otro tipo de dato. Se podían/pueden archivar en cualquier soporte de aquellos tiempos (floppy, disco duro, etc…), editar y reproducir.

Existen dos formas de generar los datos: producirlos desde un dispositivo externo, generalmente un sintetizador, o bien escribirlos directamente en el ordenador. En el primer caso, el equipo registra todo lo que manda el sintetizador, las notas que se tocan, su duración, el compás, la fuerza con que se presionan las teclas y muchos otros datos.

 

  • EDUCATIVAS: ya que el ordenador es capaz de monitorizar con precisión cuanto hacemos y de comparar unos datos con otros previamente introducidos, nos da la posibilidad de ejercer un seguimiento del trabajo mediante el que se indica si hacemos bien o mal las operaciones.

Existen programas de educación musical en los cuales, el usuario elige que tipo de ejercicio de aprendizaje desea realizar (acordes, escalas, etc…) y el ordenador genera el ejercicio, de esta forma podemos aprender repitiendo las piezas musicales siguiendo una directriz y de una forma divertida y eficiente.

 

  • LUDICAS:  esta es con toda seguridad la faceta menos explotada del MIDI: Su capacidad para aplicaciones recreativas, y no solamente en el ámbito musical, sino también en el mundo de los juegos de ordenador, dos tipos, las que aprovechan las características musicales del MIDI, y las que aprovechan las propiedades del interfaz. En el primer apartado, existían/existen juegos con la posibilidad de reproducir la música que les acompaña mediante un sintetizador externo conectado al puerto MIDI, aunque dichos juegos eran escasos hasta el presente.

Otra aplicación de este tipo la constituían/constituyen algunos programas, mitad juego, mitad experimento, como KANDINSKY, que permite dibujar en la pantalla una serie de líneas, círculos, cuadrados, etc…, que luego son traducidos a música.

En el segundo apartado existían/existen algunos juegos que se aprovechan de las características del MIDI para permitir que varias personas estén jugando a la vez con el mismo programa. De este tipo era el denominado KILL A HAPPY FACE, en el que distintos jugadores, cada uno con su propio ordenador, conectados todos ellos, tratan de cazar una especie de Pac-Man sonriente.

 

NOTA: el artículo está escrito como si estuviéramos en el pasado, lógicamente, hoy en día, existen muchos avances, aplicaciones y juegos sobre el mundo MIDI.

1 Comment

  1. neeonez dice:

    Desde las dos primeras entregas de Doom a Age of Empires, uno de los últimos juegos en utilizar composiciones MIDI para su banda sonora. La verdad es que resultaba un poco cargante con el paso de las horas.

    Personalmente siempre le he tenido un poco de manía a este formato; pero vamos, todo un fenómeno entre finales de los 80 y principios de los 90.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − 1 =