Artículos

Lynx: La mejor portátil que Atari no supo vender…

La Atari Lynx fue una consola adelantada a su tiempo y lo pagó con un cruel y desproporcionado ostracismo: su existencia es para muchos una novedad. Un injusto desconocimiento causado por la fragilidad de Epyx, la compañía fabricante.

Fue concebida originalmente por un grupo de desarrollo de la propia Epyx, en el que se encontraban, entre otros, Dave Needle y R. J. Mical, dos miembros del equipo creador del alabado Commodore Amiga. Corría el año 1987 y el proyecto Lynx era conocido por el nombre de “Handy” (portátil).

atari_lynx_double_1

Lynx y Lynx II con un tamaño algo más reducido.

La poca aceptación que la consola tuvo en el mercado se debió a tres razones de peso: sus dimensiones excesivas, la escasa autonomía de las baterías y el insalvable muro de la Game Boy, una consola sencilla a nivel de hardware, pero ideal para su transporte. Un muro contra el que muchas otras chocaron antes.

Disputas entre Atari y Epyx llevaron a ambas compañías a los tribunales, dichas disputas responden al interés de Atari por hacerse con los derechos absolutos de la consola.

Poco tiempo después de crearse la Lynx de Epyx, Atari llegó a un acuerdo para su distribución mundial. Después de varios años de marcha conjunta, un tribunal dictó la ruptura del contrato entre ambas compañías, por lo que Atari tuvo que abonar una indemnización, así como el dinero estipulado por el valor de royalties que Epyx mantuvo sobre la consola. De esta forma, esta última compañía se desentendió de la consola, pasando a depender sólo de Atari.

Las especificaciones técnicas de la Lynx demuestran que, en muchos aspectos, es muy superior a otras consolas de 16 bits domésticas de un éxito mayor que se presumen más sofisticadas.

lynx03

La media de calidad del escaso catálogo de Atari Lynx es/era excelente.

DIMENSIONES:

  • Lynx I: 273x108x38 mm.
  • Lynx II: 234x108x50 mm.

PANTALLA: 3.5” (82×48 mm) Retroiluminada.

BOTONES: 4 (2 “A” y 2 “B” para diestros y zurdos, 2 botones para opciones (Option 1 y Option 2), botón de Pause. Option 1 + Pause= Reset. Option 2 + Pause= Invierte la pantalla Led de encendido (no en Lynx II). 1 botón de encendido, 1 botón de apagado, 1 botón de apagar retroiluminación (no en Lynx II).

JOYPAD: Ocho direcciones.

CONTROLES: volumen y brillo.

ENTRADA/SALIDA: Auriculares estéreo (mono en Lynx I), ComLynx, alimentación 9V, entrada para cartuchos, alojamiento para seis baterías tipo AA.

PROCESADORES: Mikey (16-bit Custom chip a 16 Mhz 65C02, 8 bits a 4Mhz) y Suzy (16-bit Custom CMOS chip a 16Mhz)

SONIDO: 4 canales de sonido, DAC de 8 bits (Conversor Digital Analógico), 100Hz.

VIDEO: 160×192 pixels. Modo especial de 480×102 pixels, paleta de 4.096 colores, 16 colores simultáneos, ilimitados sprites. Efectos de scaling y deformación. Scroll multidireccional.

COPROCESADOR MATEMÁTICO: Multiplicación y división de 16 bits. Resultados de 32 bits.

 

Vamos a emprender el paseo por el interior de la consola a parir de un aspecto que motivó duras críticas: el procesador 65C02, un chip que, según muchos, habría suplido con mayor efectividad el 68000 también de Motorola. Las razones que exponen sus diseñadores para la toma de esta decisión, tal y como afirma R. J. Mical, estriban en la inutilidad de la sustitución que, según ellos, no habría beneficiado en nada a la consola. Es más, tanto los costes como el tamaño de la unidad, ya excesivo, se habrían disparado considerablemente (ya que el 68000 no se distribuía como componente hasta 1993-1994).

Otra de las razones que se esgrimen es la longitud del código generado entre uno y otro procesador, llegando a alcanzar cifras de un 150 ó 200% más de longitud en el 68000 con respecto al 65C02. Por supuesto, también hay que calibrar la mayor dificultad de programación que encierra un 68000. Una buena elección, si se tiene en cuenta la necesidad de comprimir al máximo la información.

Al igual que la Atari Jaguar con sus Tom y Jerry, la Atari Lynx cuenta con dos chips a los que se bautizó como Mikey y Suzy. El primero es el encargado de la mayor parte del trabajo (incluido el sonido), mientras que el segundo se ocupa del apartado gráfico y sus efectos especiales. Mikey es un Custom CMOS, un chipo de 16 bits a 16 Mhz, en el que nos encontramos con el conocido 65C02 de Motorola, un procesador de 8 bits (con direccionamiento de 16), que corre a una frecuencia de reloj de 4 Mhz. A nivel de audio, Mikey proporciona 4 canales de sonido con conversores digital/analógicos (DAC) de 8 bits, y con un rango de frecuencia, según Atari, de 100Mhz. Es posible conseguir sonido estéreo (con la Lynx II), aunque la Lynx I sólo está preparada para reproducir en mono.

La pantalla de la Atari Lynx, dotada de retroiluminación, puede presentar una resolución de 160×192 pixels, cifra muy inferior, a nivel de scans (líneas), con respecto a su máxima competidora, la Game Gear de Sega. Cada pixel puede tomar 4.096 tonalidades de color distintas, aunque en pantalla sólo se presentan 16 colores de la paleta.

La frecuencia de refresco de la pantalla de cuarzo es de 16 Mhz, una cifra escasa si tenemos en cuenta que existen soluciones para, artesanalmente, sustituirla por una de 24 Mhz. Mikey alberga, además, el controlador de interrupciones y el UART destinado al uso del ComLynx (cable de comunicación de Atari Lynx), así como 512 bytes para la puesta en marcha de la consola y carga de los cartuchos ROM de juegos.

Por otro lado se encuentra Suzy, artífice de las excelencias gráficas de esta consola. En él se alojan el Blitter, encargado de realizar las transferencias de los bloques bit-map, así como todo el hardware necesario para conseguir los efectos.

Mover un número ilimitado de sprites por la pantalla con detección de choque incluido y realizar scrolls multidireccionales son algunos de los efectos que normalmente se encuentran en una consola portátil.

Lo que ya no es tan fácil de lograr es que un procesador gráfico cree con la suficiente velocidad efectos de scaling y distorsión sobre sprites y variación del ratio de refresco de la pantalla gráfica (hasta 75 frames/segundo), además de permitir un modo de alta resolución de 480×102 pixels.

Por último, Suzy también alberga en su interior un pequeño co-procesador matemático capaz de realizar multiplicaciones de 16 bits con resultados de 32 bits.

 

La escasa aceptación con la que Lynx vio recompensada sus excelentes aptitudes, radicó en la poco portabilidad de la carcasa que le da cuerpo. El tamaño de 273x108x38 milímetros es, a todas luces, excesivo.

En cambio, la funcionalidad de su configuración es excelente: se trata de la primera que no discrimina a los zurdos, gracias a la introducción de dos juegos de pulsadores Ay B.

En un lateral de la pantalla nos encontramos con tres botones: Option 1, Option 2 y Pause. Su cometido individual es el que le proporciona el programa del cartucho aunque, con ciertas combinaciones, se tiene acceso a funciones comunes que conciernen al propio hardware de la máquina.

Así, pulsando Option 1 + Pause, se reinicia la consola, mientras que con Option 2 + Pause se invierte la pantalla, lo que permite un mejor control para las personas zurdas. El pad, de 8 direcciones, destaca por su manejabilidad. A nivel de conexiones, además de la de cartuchos, la Lynx cuenta con una salida mono para auriculares de 3.5 mm, salida para el ComLynx, entrada de alimentación de 9V y alojamiento para 6 pilas AA. Por último, nos encontramos con los controles de volumen, brillo, encendido y apagado.

toki-atari-lynx

La conversión del famoso Toki de los arcades era perfecta.

La gran diferencia entre la primera y la segunda Lynx radica en su tamaño. Las dimensiones de esta segunda consola son de 234x108x50 mm (se reduce la longitud, pero se aumenta la profundidad). Se incorpora también un nuevo led que indica si la consola está conectada o no.

Pero la principal mejora que se observa en esta Atar Lynx II es la que permite aumentar la autonomía de las baterías hasta las 5 horas de duración, gracias sobre todo a la posibilidad de desconectar temporalmente la pantalla de retroiluminación que, según la información proporcionada por la propia Atari, consume dos terceras partes de la energía total de las baterías. A nivel interno, sólo se aprecia un pequeño defecto sin importancia y que responde al nombre de “blinking pixel síndrome”, que consiste en la aparición de un pixel estático en la pantalla que cambia continuamente de color. Un pequeño defecto que se debe mencionar, pero que no causa molestia alguna.

El mencionado ComLynx permite la conexión simultánea con otras 18 Atari Lynx. Este sistema de comunicación se produce de una manera, digamos, subterránea, ya que se realiza de forma independiente, evitando así que el procesador se vea obligado a dejar el proceso en curso para atender la comunicación. El ratio de transferencia a través del ComLynx es de 62.5K, baudios, una velocidad más que suficiente para el tipo de información que debe enviarse a través de esta pequeña red.

 s_NinjaGaiden_5

CUADRO COMPARATIVO

 

LYNX

GAMEBOY

GAME GEAR

Procesador:                      

65C02 6Mhz.

80 2.2Mhz.

80 3.6Mhz.

Resolución:                      

160×192 pixels

160×144 pixels

160×144 pixels

Colores:

16

4

16

Paleta:

4096

4 tonos gris

4096

Retroiluminación:

Si

No

Si

Sonido:

4 canales estéreo

4 canales estéreo

4 canales estéreo

Sprites:

ilimitados

8 de 8×8 pixels

64 de 8×8 pixels

Scaling:

Si

No

No

Cap. Matemática:

Si

No

No

Memoria:

64K

16K

24K

Cartuchos:

Max 8 Mb

4 Mb

4 Mb

Autonomía:

5 horas

35 horas

4 horas

3 Comments

  1. neeonez dice:

    Excelente retro artículo!

    Impresionante que fuese capaz de mantener esa tasa de FPS y que una consola de esas características y en dicha época soporte efectos de scaling. Parece algo así como la Neo-Geo de las portátiles. Si Game-Gear ya supuso un relativo fracaso no me quiero imaginar el de la Lynx. Toda la década fue dominada por la Game Boy; y es que más que nada se trataba de un mercado dominado por niños por aquel entonces, por lo que pocos padres se podrían permitir dicha consola.

  2. vainas dice:

    ¡¡Enhorabuena por el artículo, de lo mejor del blog!!

    Es curioso como Nintendo venció varias veces a sus rivales con consolas bastante inferiores. Muy grande que ella sola, con la calidad de sus juegos, fuese capaz aguantar a sus consolas tantas y tantas veces (la Cube y Wii U, además del Virtual Boy, van a ser sus mayores decepciones).

    Yo era uno de los pringados poseedores de una Game Gear… la consola no tenía nada de portátil porque no había dónde meterla, y las 6 pilas que no duraban casi nada eran otro problema gordo. Funcionó mucho por el adaptador para ver TV, pero quitando que el invento no era nada del otro mundo, el adaptador era caro y la calidad bastante mala. Siempre quise haber elegido la Game Boy el día que me la compraron, pero el dueño de la tienda nos la coló a base de bien.

    Lo único que recuerdo de la Lynx de aquella época era algún análisis en la Hobby Consolas, pero no le daban apenas espacio. No sé si es que Atari tomó decisiones muy equivocadas o no supieron encontrar su consumidor, pero ésta y la Jaguar parecía que tenían posibilidades. Enhorabuena por el artículo una vez más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + diecisiete =