Real People Gaming

La Paleodieta

Antes de empezar con la entrada, me gustaría aclarar tres cosas:

1. – No soy médico ni nutricionista. Todo lo que voy a contar es la experiencia que he tenido con mi cuerpo en los tres últimos meses, y cualquier persona que desee organizar mejor su alimentación o empezar un determinado tipo de dieta debería, encarecidamente, visitar a un endocrino.

2. – Sé que Jarcors es un blog de videojuegos, pero escribiendo aquí me siento como en casa y nos conocemos todos, por lo que pienso que una entrada que aporte nuestras reflexiones al blog, aunque sea de algo tan poco relacionado con los videojuegos como una dieta saludable y un buen estado de forma, debe ser bienvenido.

3. – No voy a poner demasiadas fuentes: si pincháis en el enlace a la sobresaliente entrada del siguiente párrafo, encontraréis todas las fuentes que queráis: vídeos, entrevistas a médicos, fuentes bibliográficas y debates entre expertos. Por otra parte, Internet está, literalmente, lleno hasta decir basta de información lo suficientemente veraz y contrastada como para decir, sin temor a equivocarnos, que nuestro consumo desorbitado de azúcar contribuye a la progresión de muchos tipos de enfermedades diferentes, muchas de ellas directamente relacionadas con el sobrepeso de la población.

UNA INTRODUCCIÓN.

Para entender lo que es la paleodieta, creo se debería empezar por leer este maravilloso artículo (en inglés, pero se entiende muy bien) del blog Nerd Fitness. La entrada es realmente buena y muy amena, y ahí es donde podréis encontrar los principios básicos de esta dieta y de por qué puede mejorar nuestra calidad de vida. Os la recomiendo de verdad.

El resumen y su principio es el siguiente: llevamos como especie dando vueltas por este pequeño punto azul pálido entre 150.000 y 100.000 años. ¿Cuánto tiempo llevamos consumiendo granos? Pues tan sólo unos 10.000 años. ¿Se ha adaptado nuestro cuerpo a este cambio alimenticio? Puede que se acostumbre en un futuro, pero no por el momento. ¡Llevémoslo a productos más “mainstream”! Si llevamos 100.000 años a nuestras espaldas, evolutivamente hablando, ¿de verdad necesitamos toda esa comida procesada, azúcares y refrescos que llevan tan sólo medio siglo entre nosotros? Parece que el principio de la dieta tiene sentido, ¿verdad?

Es decir, el objetivo de la paleodieta es comer lo más parecido posible a como comían nuestros antepasados. Vuelvo a repetir que aquí contaré mi experiencia personal. Cada cuerpo es un mundo, y habrá personas que no necesiten variar su dieta (al menos no de momento, veremos con 50 años a sus espaldas) o, simplemente, se vean muy bien y estén a gusto con su cuerpo. ¡Perfecto! Aquí contaré mi experiencia, que es solamente mía y de nadie más. En el fondo, todos sabemos perfectamente qué comida es sana y qué comida no es recomendable. Nuestras madres nos lo grabaron a fuego de pequeños, puedes estar seguro. Cada uno es mayorcito para saber qué debe comer y, naturalmente, deberá apechugar con su decisión (como en Fallout: New Vegas, jejeje). Al fin y al cabo, todos vamos a tener que medicarnos tarde o temprano en nuestras vidas, y todos vamos a terminarlas en una residencia (con suerte, si llegamos a una edad longeva). Y no es ningún motivo ni para deprimirse ni para, de la noche a la mañana, volverse hipocondríaco. El hecho de que podamos acabar nuestras vidas meándonos encima en una residencia es, de hecho, lo más solidario que podemos hacer para con nuestros hijos en la vida ajetreada que tendrán y que deberán llevar, y un final más que deseable que nuestros bisabuelos habrían pagado por tener.

LA PALEODIETA.

Paleodieta

¿Cómo comían nuestros ancestros? Muchas verduras, mucha carne y mucha fruta. No comían granos procesados, ni legumbres, ni pan, ni arroz, ni pasta (no existía la agricultura, recuerda). ¿Podemos hacerlo tal cual ahora mismo? ¡No! Es casi imposible en la vida que llevamos hoy en día, por ejemplo, no tomar azúcar refinado.

Sí, las hamburguesas y los fiambres que vienen empaquetados del supermercado llevan azúcar. De verdad, las verduras y hortalizas de bote, que parecen tan saludables, llevan azúcar. En serio, te prometo que las salsas, el tomate frito y los cereales de desayuno llevan azúcar -en el caso de los cereales de desayuno, deberías saber que, dependiendo de la marca, la mitad de la caja podría ser azúcar refinado-. Muchas investigaciones dicen que el motivo real por el que engordamos es la acumulación instantánea en forma de grasa de cosas que comemos y no gastamos en el momento. El índice que mide esto se llama índice glucémico. A groso modo, cuanto más alto sea el índice glucémico de un alimento más energía prestará al organismo “de golpe”, y, por lo tanto, más se acumulará en forma de grasa si no lo utilizamos al instante. Dentro vídeo:

Los reyes en cuanto al índice glucémido son los carbohidratos. ¿Y quiénes son los reyes de los carbohidratos? Efectivamente, los productos elaborados procedentes de la agricultura, en especial de los granos. ¿Y por qué el azúcar es sinónimo de michelines? Porque es de los carbohidratos con un mayor índice glucémico y además, como decíamos, el azúcar está en todas partes.*

Es decir, si queremos comer lo más parecido a como se comía aquí hace 50.000 años, deberíamos buscar nuestras fuentes de nutrientes en los hidratos de carbono saludables y en las proteínas. Esto es: fruta, huevos, carne, aves, pescado y, sobre todo, verduras (¡verduras, no legumbres ni granos!). En mi caso, me gusta mucho el arroz integral y no lo voy a sacar de mi dieta, al igual que la leche desnatada o el queso fresco. He reducido la pasta, pero me gusta realmente su sabor y la tomo un día a la semana, más o menos. Me gustan las lentejas y los garbanzos, así que no los voy a quitar. Y, a veces, si veo que voy a estar muchas horas sin comer, tiro de un sandwich hecho con pan de molde integral.

Mis 5 cambios principales han sido:

1. – Adiós a los refrescos de cualquier tipo (o, más aún, adiós al azúcar que no venga en forma de fruta fresca).

2. – Adiós a los productos envasados salvo alguna excepción**.

3. – Adiós a las cosas que lleven harina.

4. – Adiós a las frituras.

5. – No comer nunca ni hidratos de carbono sin acompañar ni proteínas solas. Parece ser que el cuerpo aprovecha mejor la carne si va acompañada de un buen puñado de verduras frescas.

Ejemplos de mis comidas:

– Pechuga de pollo a la plancha con espinacas, berenjenas, zanahorias y guisantes cocidos

– Filete de vacuno con un revuelto de pimientos, espárragos y maíz.

– Salmón al horno con ensalada de lechuga, tomate, cebolla, pimiento y brócoli.

– Para desayunar, o antes de hacer ejercicio intenso, MUCHA FRUTA (me distribuyo 5 piezas de fruta diarias, la mayoría después de levantarme), y tortillas de huevos con patatas y queso fresco, jamón cocido o pavo (estas son algunas de mis cesiones).

LOS RESULTADOS EN ESTOS TRES MESES.

Básicamente, mis resultados se resumen en lo siguiente: haciendo menos ejercicio y de menos duración por sesión que hace un año, pero comiendo MUCHA MÁS CANTIDAD DE COMIDA, pero de forma saludable y poco procesada, mi peso es de 8 kilos más, con un porcentaje de grasa corporal menor. Es decir, he ganado 8 kilos de puro músculo entrenando MENOS pero comiendo MEJOR. El año pasado, matándome en el gimnasio en sesiones de dos horas y siendo muy constante, pero comiendo lo primero que veía por casa o en el restaurante, llegué a pesar 64 kilogramos (mido 1,83 metros). Estaba escuchimizado, estaba en muy baja forma a pesar del entreno. Desde que he dejado de contar calorías para contar nutrientes, he puesto mi peso en 73 kilos, con un menor porcentaje de grasa corporal que cuando pesaba 64, y, repito, todo esto ENTRENANDO MENOS TIEMPO.

Una mejoría general que he notado ha sido que necesito menos café y estimulantes que antes, ya sea en el trabajo o por haber dormido mal. Simplemente, tengo más energía a lo largo del día. Distribuyo mis comidas menos espaciadas en el tiempo, y eso ha hecho que rara vez me encuentre picoteando cosas sin darme cuenta. No me apetecen, no siento ninguna necesidad de comerme una bolsa de Doritos o patatas fritas (calorías absolutamente VACÍAS, que no aportan NADA). Estoy más despejado y, aunque pueda sonar poco creíble, estoy mucho más despierto y concentrado que antes. Noto que leo más rápido y pienso de forma más ágil. También han mejorado mis ganas de salir de casa, de llamar a los amigos para hacer algo, mi rendimiento general en el trabajo y mi estado de humor y positividad general. Sé a lo que suena esto: a anuncio de teletienda a las 3 de la madrugada, pero insisto en que es lo que he notado desde la primera semana.

“LA VANIDAD ES MI PECADO FAVORITO.”

al pacino devil's advocate

Los que me conocen saben que no soy presumido, saben que no le doy mucha importancia ni a mi propio aspecto físico ni al de los demás, y cosas como la moda y las tendencias de “look” me la traen bastante al pairo. No les dedico tiempo. Sin embargo, todos somos vanidosos. Créeme, verte en el espejo con más músculos que antes y verte marcados, aunque sea un poco, los abdominales, engancha. Y no sólo por la vista: también escucharás droga pura. En cuanto empieces a escuchar cosas como: “¡Te veo genial!”; “¿Estás yendo al gimnasio?”; “Ostrás, ¡estás cachas, eh!”; o “Así que haces mucho deporte.”, sentirás un inevitable sentimiento de bienestar. Todos tenemos ego en mayor o menor medida, y es peligrosamente adictivo. Pienso que hay que saber utilizar lo bueno que pueda haber en esto en forma de motivación, clave, junto con la diligencia, si quieres ser constante y no fracasar en cualquier cosa que hagas en la vida.

Por otra parte, y sé que esto puede sonar a auténtica fantasmada (una vez más, pido perdón si a algún chico o chica que lea esto le parece ofensivo, pero es lo que he vivido en estos tres meses, y me he prometido ceñirme lo más fielmente posible a la experiencia), en cuanto notes que las mujeres te prestan más atención, te rocen, te miren y te sonrían más, tu motivación aumentará sobremanera. No sé explicarlo, y jamás podré hacerlo, pero… ¿sabes esos pequeños detalles en tu físico, humor, vestimenta o aseo que piensas que las mujeres no notan? Pues, créeme, lo notan. Lo saben, no me preguntes por qué, lo repito, jamás ningún hombre sabrá analizarlo, pero cuando cambies a mejor, las mujeres lo sabrán.

APORTANDO NUESTRO GRANITO DE ARENA PARA SALVAR EL PLANETA.

earth

Este tipo de alimentación tiene otra ventaja implícita, y es que, al abandonar los productos procesados y envasados e intentar consumir cosas frescas, del mercado y lo más crudas posibles, tu volumen de basura generada descenderá. Tengo 4 cubos: uno para reciclar vidrios (a veces me compro verdura envasada, aceite de oliva o vinagre), otro para materia orgánica pura (cáscaras, mondas y pieles, que reciclo en mi huerto), otro para papel, cartón o restos de comida que no puedo reciclar y el de plásticos de toda la vida y envases, que es el cubo que estoy llenando cada vez menos desde que he decidido cambiar mi alimentación. Cualquier ayuda es poca en materia de reciclaje, así que lo veo como una ventaja más.

CONCLUSIONES PERSONALES Y QUÉ DEPARARÁ EL FUTURO.

Mi experiencia me ha lanzado un mensaje muy claro: para estar en forma y tener un buen cuerpo, la dieta es el 80% del trabajo, si no más. No sólo es que la dieta sea la clave para perder los michelines (recuerda: los abdominales se trabajan en la cocina, no en el gimnasio), sino que estar bien nutrido y con energía aumentará nuestro rendimiento cuando hagamos deporte o entrenemos. Doble Win!

También he llegado a la conclusión de que lo realmente sacrificado es ir al gimnasio o hacer deporte. Comer bien es un placer, puedes comer hasta reventar, porque sabes que estás comiendo cosas que te harán bien y no te harán engordar. Pereza me da levantarme, preparar la mochila y acercarme al gimnasio o a la piscina. Sin embargo, hacer la compra con cabeza y cocinar ni es aburrido (lo tenemos que hacer igualmente, de todos modos) ni lleva más tiempo: sólo hay que saber organizarse. Puedes dejar comida preparada para tres días sin demasiado esfuerzo. Aunque repito que cada cuerpo es un mundo con diferentes reglas, estoy absolutamente convencido de que una persona que haga una vida con una actividad normal, esto es; que trabaje -muy importante, si estás leyendo esto y eres un zángano, BÚSCATE UN PUTO TRABAJO, PARÁSITO, aunque sean 10 horas a la semana, y aprenderás cómo funciona el mundo de verdad-, que haga sus gestiones diarias, compras de casa y limpieza y que coma como es debido, aumentará su masa muscular y perderá grasa sin ir al gimnasio ni hacer deporte.

Mis próximos objetivos serán sólo consumir pescados frescos y no congelados, y comprar cada vez más fruta en el mercado, aunque sea un poco menos económico. Me gustaría lanzarme a cultivar en mi huerto mis propias hortalizas, aunque no tengo mucho tiempo libre para ello, y quiero variar un poco mi rutina de ejercicios para lanzarme a intentar correr una media maratón, a sabiendas de que perderé muchísima masa muscular y puede que no lo consiga, y hasta que sea perjudicial para mi físico llevar el cuerpo a esos límites.

Otra reflexión que resume las cosas que se me pasan por la cabeza ahora mismo es la siguiente: cada vez percibimos más, antes de consumir un producto de ocio o cultura (por ejemplo, antes de escoger un libro para leer), cómo la gente busca un montón de críticas y opiniones, en busca de la seguridad de que ese libro/película/viaje aportará algo a sus vidas, se llevarán algo consigo tras la experiencia y no será tiempo malgastado. ¿No deberíamos empezar a pensar si no sería bueno aplicar este mismo pensamiento, el de priorizar cosas que nos enrriquezcan y nos aporten algo también en lo que comemos? ¿No deberíamos, en el mundo de nuestra alimentación, usar los mismos principios que usamos en el mundo de nuestro consumo de cultura y ocio, esto es, huir de lo rápido y poco trabajado y abrazar algo rico; algo que, por aportar más, nos haga escogerlo por delante de sus alternativas?

Y ahora os dejaré algunos blogs de los que he sacado muhca información y me han dado motivación para cambiar. Son estos:

Vitónica: Blog de nutrición y deporte en general.

Nerd Fitness: excelso blog de nutrición y deporte súperrecomendable, en el que trata todos los temas con humor, frikadas y piezas de Lego.  🙂

Transformer: Un Blog de QUO realmente eficaz en hablar claro, motivar y proponer pequeños cambios fáciles en nuestras rutinas diarias para conseguir estar mucho más sanos y en forma.

La mayoría de las imágenes están sacadas de http://www.sxc.hu/

 

 

_______________________

*¡Ojo! Hay alimentos que a primera vista pueden parecer muy grandes y que poseen un alto valor glucémico, como la sandía, pero es necesario comparar los carbohidratos que poseen por gramo con su índice glucémico para ver cómo harán aumentar nuestras lorzas.

**Me gusta el queso fresco y la pechuga de pavo para sándwiches, que vienen, evidentemente, envasados. También la leche viene envasada, y voy a seguir tomándola. Se trata, más bien, de priorizar lo crudo.

vainas

Con un pasado y presente consolero, actualmente disfruta también de las viejas glorias de PC. Un analista implacable que juega a todo lo que se le cruza, da igual el género, puede con todo.

15 Comments

  1. Lechoso dice:

    Realmente está muy relacionada la alimentación con ser un buen jarcor. Hay que cuidarse y tanto sedentarismo no ayuda la verdad.

    Independientemente de la “paleodieta”, está claro que comer productos naturales dejando de lado los alterados y procesados es lo mejor. Y más si se acompaña de actividad física regular.

    Muy bueno el artículo, para que luego digan que los Jarcors no nos preocupamos de otra cosa que no sean videojuegos xD

    1. vainas dice:

      Es verdad, es una entrada descongestionadora jajajaja. ¡¡La número 100 del blog ya!!

  2. Lechoso dice:

    Se me olvidaba comentar una cosa… El mono de la cabecera salta debido a la fustración que supone haber llegado al mundo antes que Jarcors.com y no de alegría por llevar a rajatabla su paleontodieta xD

  3. Drochi G. dice:

    Interesante y muy buen artículo! Pero algo que me pregunto, Álvaro, aparte de dejar los refrescos… tb has dejado la cerveza?? Dime que no, por favor!!

    1. vainas dice:

      Bueno, realmente sólo la tomaba al salir, una vez cada 15 días aprox. Puede que ahora salga un poco menos, así que quedará reservada para días especiales. xD

  4. neenez dice:

    Comentario troll: Y todo esto para decirnos que has follado?

    Comentario troll 2 (lo siento, pero de no llevarte la contraria, sería aburrido):
    Pero vamos a ver… todos hemos tenido épocas como la tuya y, al menos en mi caso, le prestaba poca o ninguna atención a la alimentación.

    En mi caso, noté el cambio que comentas con as mujeres precisamente tras haber engordado… y pocas veces he estado tan gordo en toda mi vida, aunque conste que me veía a mi mismo mucho más atractivo que antes. Lo que hace que las mujeres se fijen en ti es la confianza en ti mismo y no tu físico.

    Aclaro: El tema del gordito feliz… el 95% de los gorditos felices no son felices pero sin embargo intentan aparentar serlo… obviamente apenas ligan salvo ese 5% que sí son felices.

    Te diré que he tenido 3 cambios y puede que se deba a temas hormonales, a la intención de cambiar tu vida en general, a cambiar tu modo de vida y sin querer verte distinto…. lo que sea, pero lo que las mujeres huelen es la seguridad en uno mismo.

    Tu dieta está bien; no lo voy a negar, pero no creo que sea necesario ceñirse al 100% a eso. Que sí, que no lo necesitamos, que seré más listo…. pues te diré que he tenido una época en la que me sentía tremendamente listo y con una concentración endiablada. No sabía lo que me pasaba, pero al salir de clase me dolía la cabeza, cosa que nunca antes me había pasado. Tras unos días pensé en ir al médico hasta que di con lo que me pasaba: La diferencia era que había aprendido, me había metido todo el rollo que me habían soltado en la cabeza sin darme cuenta, mientras que antes, me entraba por un oído y me salía por el otro. Disfruté de dicha capacidad incrementada durante 6 meses y puedo decirte que no fue provocada por ninguna dieta ni cambio en mi alimentación.

    Qué es lo que sí considero necesario? He de ser capaz de tener en casa, a tiro de mano, chocolate, doritos, helados… y saber suministrarlos; algo que nuestra mente nos dicta innatamente…. pero nuestros vicios nos la juegan; es como el porno cuando te haces una paja… al terminar te sientes mal por no haber dedicado tus esfuerzos a follar o a cualquier otra cosa más productiva para nuestras vidas. Eso no quita que cascársela de vez en cuando esté bien. Lo de siempre, el vicio nos puede y lo sabemos.

    Por mi parte, cuando el cuerpo me pida lentejas o garbanzos o verdura aunque no me gusten demasiado, las seguiré comiendo. Además, SE PUEDE tener un buen físico sin prohibirse a rajatabla hamburguesas o pizzas… y si el deporte es insuficiente, pues el día que hacer más, te comes la pizza y te bebes 1 litro de coca-cola.

    1. vainas dice:

      Bien, como digo en el post, en ningún caso estoy diciendo que esto funcione para todos y que sea el incrementador universal de calidad de vida. Solamente he contado mi experiencia.

      Sobre la mejora de la confianza en uno mismo, pues todo suma. Evidentemente, verme con más energía, mejor condición física, abdomen duro y que la ropa me siente un poco mejor, me ha dado un pelín más de esto. Pero puede subir por otros factores, claro.

      Sobre lo que no estoy de acuerdo es sobre la comida basura, bajo ningún concepto. Seguimos estancados en contar calorías en lugar de contar salud, tenemos la cabeza absolutamente comida por la mercadotecnia.

      Hacer deporte no es un cheque en blanco para comer mierda. Vuelvo al ejemplo: el día que tengamos un hijo y lo sentemos a comer a la mesa, nuestro deber como padres es evitar soltarle una cena basura sólo por el hecho de que ese día se haya ido a nadar una hora.

      Pero bueno, oye, que es mi punto de vista, y creo que lo mejor será que los resultados hablen. 😛

  5. neeonez dice:

    Fotos pre/post dieta o reporte.

    1. vainas dice:

      Pídeselas a Lucas, Tommy, Manu, José… les tengo aburridos con las fotos jajaja.

      De todas maneras, empiezo a comprender que la decisión de cuidar mi alimentación es sólo una pequeña consecuencia de haber madurado en estos meses. Temas familiares, nos hacemos mayores, el valor del trabajo… un largo etc. que creo que ha calado definitivamente en mí. Ya voy pillando de qué va esto de la vida. Pero eso lo dejaremos para otra entrada.

  6. neeonez dice:

    Mi madurez es la misma que la de hace 10 años y me temo que no voy a cambiar ¬¬’

    Me había olvidado…. cómo compensas el tema de correr detrás de los leones, salir a cazar 6 horas al día… etc? El tema de “búscate un trabajo, parásito”, relacionado con la quema de calorías y hablando de dietas no es para nada válido actualmente y menos en nuestro caso, que curramos sentados.

    1. vainas dice:

      Ahora también salimos a cazar: salimos a cazar clientes, negocios, sustento. No gastamos tanta energía, pero vaya si gastamos. Al menos en mi caso, de estar en el curro a estar en casa no hay mucha diferencia: es pasar de un trabajo a otro. Que se lo digan a unos padres con tres críos si gastan energía o no.

      Lo de currar sentados todos los médicos dicen que es malo, pero podemos combatirlo en la medida de lo posible, haciendo estiramientos, usando las escaleras… mira esta infografía:

      http://www.ticbeat.com/tecnologias/riesgos-estar-sentado-todo-dia-infografia/

      No tengo mucha credibilidad, pero lamento decirte que sí has madurado aunque pienses que no. Maduramos cada día en cada cosa que hacemos. Y me temo que sí vas a cambiar. Y si no me crees, mantegamos de nuevo esta conversación cuando tengamos 50 años.

  7. neeonez dice:

    De todos modos te diré que sí has inducido en mi algo; y es el hecho de cortar con la coca-cola normal…. dichas cantidades eran una diabetes futura con casi total seguridad. Que sí, que la coca cola light también será mala, pero admite que no es al mismo hablando de azúcar.

    1. vainas dice:

      Por lo menos no lleva azúcar. ya es algo.

      Azúcar refinado = michelines.

      Michelines = mayor probabilidad de sufrir enfermedades de muchísimos tipos.

  8. neeonez dice:

    “Necesito tomar menos cafés”… luego tomas café!

    He comenzado hoy mismo con una dieta no demasiado jarcor: para cenar, pollo, ensalada y un melocotón… demasiado, pero era la primera comida del día. Te hago caso por este motivo; en el curro me comía una mierda de sandwich a los que les pillé asco y me comía la lechuga para tirar el resto… vamos, que no comía.

    Que nadie se vena a UK pensando que como la comida es una mierda, comerán poco y adelgazarán. Comerán poco y además engordarán. Además aquí la buena comida es un lujo; tengo un sueldo algo por debajo de la media general y la verdad es que comer carne que no sea pollo y buena fruta es bastante más caro que en España con un sueldo medio. Del pescado fresco ya ni hablo… nunca lo he comprado, pero por 20 gambas enanas peladas te clavan 6 libras, cuando ahí por 5 € tienes una buena caja de langostinos, que por cierto, entra en la paleodieta ? Ahí me jodería que no, pero aquí me da un poco igual.

    1. vainas dice:

      Tengo bastante adicción al café, me tomo uno al día 5 días a la semana (turno de noche). Voy a intentar bajarlo, pero sí, tomo demasiado.

      Sí tío, debe ser de las pocas cosas que España es competente: la comida, jajaja. Y seguramente en Galicia, mejor todavía, cada uno tiene su finca con sus cositas plantadas. Que sepas que me has dejado alucinado con lo de una comida diaria. ¡Claro que entran! Carnes, las que quieras, y si son pescados y mariscos, mejor que mejor (bien cocinados).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cinco =