Guías Guías de juego

Grand Prix 3 / Guía

Grand Prix 3 fue uno de los últimos simuladores de Fórmula 1 exclusivos para PC, puesto que tras una cuarta parte, la quinta sería pospuesta indefinidamente. Este simulador creado por Geoff Cramond en el año 2000 era una nueva demostración del talento de este genio indiscutible de la programación. Todo un clásico de la simulación que sería un referente durante años hasta que varios años más tarde, EA Sports consiguió superar a la serie Grand Prix en algunos aspectos como la inteligencia artificial. Vamos a ver algunos consejos para este juego.

#Tabla de contenidos

1. Configurando el juego

2. Cómo configurar el coche

2.1. Ángulo de los alerones
2.2. Distribución de la frenada
2.3. Relación de marchas
2.4. Neumáticos duros y blandos

3. Los circuitos de Grand Prix 3

3.1. Gran premio de Australia, Melbourne
3.2. Gran premio de España, Barcelona
3.3. Gran premio de Argentina, Buenos Aires
3.4. Gran premio de Brasil, Interlagos
3.5. 3.5. Gran permio de San Marino, Imola
3.6. Gran premio de Mónaco, Montecarlo
3.7. Gran premio de Canadá, Montreal
3.8. Gran premio de Italia, Monza
3.9. Gran premio de Alemania, Hockenheim
3.10. Gran premio de Austria, A1-Ring
3.11. Gran premio de Francia, Magny-Cours
3.12. Gran premio de Hungría, Hungaroring
3.13. Gran premio de Inglaterra, SilverStone
3.14. Gran premio de Bélgica, Spa
3.15. Gran premio de Japón, Suzuka
3.16. Gran premio de Luxemburgo, Nürburgring

 

1. Configurando el juego

EI nivel idóneo para empezar es el semi-profesional, ya que las marchas y la colocación del coche son automáticas y puedes utilizar ayuda de acelerador, ayuda de dirección, marcha sugerida e indestructibilidad. Si te parece muy difícil, juega primero unas partidas en nivel Aficionado o Principiante. Después, en semi-profesional. Acostúmbrate a la conducción de tu coche y desactiva las ayudas a la dirección y aceleración cuando creas que estás preparado. Cuando domines la situación, ya tienes la configuración ideal para jugar.

2. Cómo configurar el coche

Tienes a tu disposición un sinfín de opciones. Puedes adaptar tu coche a las condiciones climáticas, el trazado de la pista o las estrategias de equipo. Todos estos detalles están estupendamente reflejados en el juego, pero, entre nosotros, ¿Estás dispuesto a dedicar más de media hora haciendo ajustes en los menús para ganar unas milésimas de segundo por vuelta?

No se trata de que prescindas de estas opciones, pero sí de que te centres en las cosas esenciales y olvides el resto. Podrías empezar por los siguientes ajustes:

2.1. Ángulo de los alerones

Cuanto mayor sea, mayor será el agarre de los neumáticos. Aumentando el delantero, tomas mejor las curvas pero pierdes velocidad en las rectas, y aumentando el trasero, ganas velocidad punta pero deberás frenar más antes de las curvas.

Si aumentas el ángulo de ambos, controlarás mejor el vehículo pero rozarás con los bajos, por lo que perderás aceleración y velocidad punta. Disminuirlos tiene, por supuesto, el efecto contrario.

2.2. Distribución de la frenada

Haciendo ajustes en este apartado compensas los efectos negativos de la configuración de alerones. Si das prioridad a las ruedas delanteras el coche tenderá a hacer trompos, pero podrás controlarlo si el ángulo trasero es mayor que el delantero. Igualmente, si has decidido aumentar el ángulo delantero, estas ruedas se adherirán bien al asfalto y será más adecuado distribuir la frenada hacia atrás.

Si has decidido aumentar el ángulo de ambos alerones, es mejor que distribuyas la frenada levemente hacia adelante, para que el coche gire mejor. Y lo mismo, pero al revés, si has dado menos ángulo a tus alerones, para estabilizar mejor el peso.

2.3. Relación de marchas

Ya sabes cómo funciona ésto. Marchas largas si predominan las rectas en el circuito y cortas si hay muchas curvas. El problema es qué hacer en un circuito con muchas curvas y, al mismo tiempo, rectas muy largas. En ese caso, tendrás que jugar con los alerones: si has optado por disminuir los ángulos, tu aerodinámica en rectas será mejor y podrás utilizar una relación de marchas corta o media. En cambio, si tus alerones están muy virados para adherirte bien a la pista, no tendrás más remedio que aumentar la relación de marchas para tomar algo de velocidad en las rectas. Es preferible la primera de estas dos opciones, pero lo mejor es que pruebes las dos y compares los resultados.

2.4. Neumáticos duros y blandos

Una vez en carrera, debes usar los mismos que en las pruebas de clasificación, así que asegúrate de probarlos antes.

Los neumáticos duros agarran se mejor y son ideales para un pista en mal estado, pero en una lisa te harán resbalar como si el suelo estuviese enjabonado. Los blandos se desgastan fácilmente, en especial si las temperaturas son altas. Así pues, antes de la carrera presta atención al clima y el estado del asfalto. Haz los cambios pertinentes en Cambios de Última Hora y adelante.

3. Los circuitos de Grand Prix 3

Grand Prix 3 es un juego muy exigente. Puede que te sientas muy cómodo con la configuración elegida y aun así no obtengas buenos resultados. ¿Serán los alerones o quizás los neumáticos? Puede que también se deba a que cada circuito tiene ciertas particularidades que debes tener en cuenta. Vamos a ver una serie de recomendaciones para cada circuito.

3.1. Gran premio de Australia, Melbourne

Se trata de un circuito muy completo: una recta muy larga, y muchas rectas pequeñas, con curvas muy abiertas o muy cerradas. Para colmo, el asfalto no está en condiciones óptimas y degrada los neumáticos con rapidez. Puedes estar seguro de que te juegas la victoria en la configuración del monoplaza. Las pequeñas rectas y curvas abiertas abundan, por lo que es imprescindible que optes por una relación de marchas más bien corta, pero tampoco demasiado. Pero claro, eso será un problema para la recta de boxes. Así pues, para obtener una velocidad aceptable aquí, sin renunciar a las marchas cortas, debes disminuir el ángulo de los alerones (el trasero más que el delantero).

Otro problema: con tan poco ángulo, corres muchos riesgos en las curvas cerradas. Solución: como has disminuido menos el ángulo delantero, transfiere mayor frenada a las ruedas traseras. Tendrás que frenar con mucha antelación en las curvas, pero merecerá la pena.

3.2. Gran premio de España, Barcelona

El de Montmeló es un circuito para auténticos profesionales: curvas lentas, curvas rapidísimas y una recta muy larga. Una enorme me variedad de trazados que debes conocerte al dedillo.

Juega tanto como sea necesario con la opción “F5” del nivel Aficionado, hasta ser capaz de conducir con los ojos cerrados. Usa alerones con poco ángulo para obtener una gran velocidad en la recta, marchas medias para no perder demasiada aceleración en ningún caso, frenos bien equilibrados para todas las ruedas y neumáticos blandos si el tiempo lo permite. Dos consejos útiles: no pierdas de vista los retrovisores (pueden adelantarte casi en cualquier sitio) y evita los pianos.

3.3. Gran premio de Argentina, Buenos Aires

Este circuito es un infierno en el que no hay casualidades: gana quien mejor conduce. Da igual cómo hayas configurado tu monoplaza. Empieza por recorrer el circuito en el nivel Aficionado con la opción “F5” activada. Así descubrirás cuál es la mejor trazada. Una vez la conozcas, intenta seguirla siempre y déjala sólo para adelantar. Todo el circuito es una sucesión de curvas más bien cortas aunque no demasiado, así que es importante contar con una buena aceleración (marchas ligeramente cortas) y aumentar el ángulo de ambos alerones por el tema de los baches. Si quieres ganar, necesitas neumáticos blandos, por mucho que se vayan a desgastar.

3.4. Gran premio de Brasil, Interlagos

Abundan las rectas y curvas muy abiertas, por lo que la velocidad punta es fundamental. Reduce el ángulo de los alerones, escoge una relación de marchas más bien larga pero no demasiado y utiliza neumáticos duros. Es muy útil distribuir la trenada un poco hacia adelante en las curvas cerradas, aunque lo que de verdad ayuda es entrar en la opción de prácticas y aprenderte en qué curvas debes frenar a tope para no salirte de la pista. Con neumáticos duros y una conducción conservadora en las curvas más cerradas, irás muy rápido y no tendrás ningún problema.

3.5. Gran permio de San marino, Imola

Largas rectas y curvas de más de 90°; una combinación bastante curiosa. Frenar adecuadamente es fundamental, así que distribuye la frenada hacia adelante y aumenta un poco el ángulo del alerón delantero. Escoge los neumáticos en función de la temperatura ambiente, teniendo en cuenta que derraparás en casi todas las curvas y los neumáticos se calentarán muchísimo. O sea: si el suelo está seco, aunque no haga mucho calor, deberán ser duros. En cuanto a la mejor trazada, es posible que tengas que ignorarla en las curvas más cerradas y repentinas si tu coche tiende a irse un poco. Además, es mejor que ni se te ocurra acercarte al exterior.

3.6. Gran premio de Mónaco, Montecarlo

Más te vale tener la opción “F4”, o no durarás ni dos vueltas. Claro que, si lo prefieres, puedes ir con cuidado para no chocar nunca y así conseguir un récord histórico en lentitud. No se pueden hacer milagros en Mónaco: O conduces bien o te empotras contra las vallas laterales en cada curva. Naturalmente, todo depende de si te sabes o no la trazada buena del circuito.

Vamos con la configuración. Máximo ángulo delantero, ángulo más bien alto atrás, frenos equilibrados, relación de marchas corta-media, neumáticos blandos y sobre todo, mucho cuidado durante la carrera.

3.7. Gran premio de Canadá, Montreal

Rectas enormes, chicanes lentas y curvas muy cerradas. Necesitas correr como un demonio y sobrevivir como si condujeses un coche de rally, así que: relacion de marchas larga, frenada adelante, alerones con un efecto mínimo, reducciones de velocidad anticipadas y un par de oraciones.

Los baches y los pianos de las chicanes harán que te zarandees como una coctelera, pero tendrás que soportarlo. Si usas neumáticos duros, ten cuidado con los trompos involuntarios.

3.8. Gran premio de Italia, Monza

La licencia de Grand Prix 3 es del año 1998, así que no existen algunas chicanes que sí están actualmente presentes en el circuito, lo que nos facilitará bastante la vida. Aún así, Monza es un circuito bastante exigente. Sus largas rectas requieren un ángulo mínimo en los alerones y eso supone un problema en las curvas cerradas. Frena con antelación en estas curvas sin perder de vista los retrovisores. Usa marchas largas y frenada trasera para evitar hacer trompos.

3.9. Gran premio de Alemania, Hockenheim

En circuitos como éste, sencillamente gana el que tenga más caballos encerrados en el motor. Ángulo cero para los alerones, la relación de marchas más larga posible, frenada equilibrada entre todas las ruedas y, si quieres entrar en las opciones avanzadas, un aumento de la distancia respecto al piso de unos veinte milímetros. En las chicanes de este circuito te parecerás más a Carlos Sainz en el Dakar con su Peugeot 2008 DKR que a un piloto de Fórmula 1.

3.10. Gran premio de Austria, A1-Ring

En el año 2010 se cambió el nombre de este circuito por el de Red Bull Ring. Es más bien sencillo. No obstante, tampoco hay que confiarse: las pendientes reducen la visibilidad, y es indispensable saberse el trazado y conducir siempre con la marcha adecuada para cada tramo. Asegúrate de tener activada la opción “F6” y aprende a utilizarla si todavia no lo has hecho. Alerones medios para no perder demasiada adherencia en los cambios de rasante, frenada equilibrada o levemente delantera, marchas muy largas y neumáticos preferiblemente duros.

3.11. Gran premio de Francia, Magny-Cours

Rectas y curvas cerradas a partes iguales. Sin embargo, un coche configurado para rectas gana más tiempo que uno configurado para curvas en los giros, así que pierdes un poco en agarre y de maniobrabilidad en pro de una mayor velocidad. Utiliza ángulos medios para ambos alerones, una frenada equilibrada, una relación de marchas largas y, si te atreves, usa las opciones de configuración avanzada sobre amortiguación independiente. Si observas el circuito, verás que todas las curvas cerradas son hacia la derecha: si endureces los amortiguadores izquierdos, las cuatro ruedas se adherirán mejor y obtendrás un mejor control y velocidad.

3.12. Gran premio de Hungría, Hungaroring

Al igual que en Montecarlo e Interlagos, en Hungaroring adelantar es algo extremadamente complicado. Salirse de la trazada buena sólo puede servirte para una cosa: arar la tierra con tu monoplaza como si fueras un tractor. Adelantar es poco menos que imposible y casi todo se decide en pruebas de clasificación, así que intenta no cometer errores. La configuración es fácil: todo a la mitad, con los frenos levemente desplazados a las ruedas traseras para evitar trompos y neumáticos duros.

3.13. Gran premio de Inglaterra, SilverStone

Dos curvas muy difíciles; una a la izquierda y otra a la derecha, las dos seguidas y, el resto, un circuito de gran velocidad. Irás a toda velocidad durante la mayoría del tiempo, pero necesitarás reducciones fáciles y rápidas cuando sea necesario. Usa ángulos medios para ambos alerones a menos que llueva a cántaros, marchas largas y una frenada distribuida hacia las ruedas traseras. Eso sí, deberás reducir mucho en las dos curvas cerradas para no salirte. Consejo útil: toma la aspiración de tus adversarios siempre que sea posible y sal de ella para adelantar al llegar a un giro pronunciado.

3.14. Gran premio de Bélgica, Spa

El circuito belga está lleno de peculiaridades. Quizás la más importante sea el clima. Todos los años pasa lo mismo: llueve en una parte del circuito y en otra no y como te puedes imaginar se forma un auténtico caos en los boxes, donde todo el mundo se pasa media carrera cambiando de neumáticos. Afortunadamente ésto no pasa en Grand Prix 3: si está lloviendo en una parte del circuito, terminará por llover en todo el trazado.

La configuración ideal de los alerones es de ángulo medio atrás y algo adelante, para tomar las curvas sin problemas y alcanzar una velocidad aceptable en rectas. Velocidades de longitud media y frenada ligeramente delantera; siempre y cuando tengamos en cuenta que lloverá.

3.15. Gran premio de Japón, Suzuka

Más vale haberlo hecho bien en Mónaco porque, de lo contrario, no tendremos ninguna posibilidad en Suzuca. El retorcimiento de las curvas y chicanes de este circuito hacen casi imposible memorizar la mejor trazada. Lo que pasa si no te la memorizas, es que te la pegarás cuando te salgas de ella. Necesitarás mucha memoria y habilidad al volante para ganar, además de una configuración mecánica aceptable. Aquí te mostramos la configuración ideal, pero la habilidad tendrás que ponerla de tu parte. Alerones medio, neumáticos duros, relación de marchas media-larga y frenada algo desplazada a las ruedas delanteras. Pero en cualquier caso, necesitarás conocerte el circuito y creer en ti mismo como creía Luck Skywalker propinando el disparo definitivo que acabó con la Estrella de la Muerte.

3.16. Gran premio de Luxemburgo, Nürburgring

EI de Luxemburgo es un fantástico circuito para familiarizarse con el juego o para probar diferentes configuraciones mecánicas, ya que no es excesivamente difícil y cuenta con una amplia gama de curvas. Ideal para pasar un buen rato, aunque terrible cuando uno corre en serio. Sus numerosas y variadas curvas, junto con sus pequeñas pero también abundantes rectas, te obligan a optar por ángulos medios en los alerones y una relación de marchas media-corta. No correrás tanto como te gustaría en la recta de boxes, pero es lo que hay. Equilibra los frenos o aumenta un poco más el alerón delantero y traspasa algo de frenada a las ruedas traseras.

JCDenton

Le encantan las conspiraciones y sus nano-aumentos le permiten pasarse los juegos en el máximo nivel de dificultad sin demasiadas complicaciones. Lo más curioso de todo es que aún no ha nacido.

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =