Análisis

God of Blades / Análisis

Vamos a ver de qué va God of Blades, un juego desarrollado por White Whale en el 2012. Pues bien, tras la animación de carga me encuentro con la típica y cansina pantalla de “tap to start”, así que hago lo que me dicen. Desde luego, el fondo en 3D del menú junto con el diseño del menú principal augura cosas buenas y, como estamos haciendo algo más que un unboxing, vamos al grano.

Jugando a God of Blades

God of Blades tiene dos modos de juego, uno es el modo campaña -campaign- y el otro el modo eterno en el que podemos jugar hasta que perdamos -eternal-. Vamos a ver primero el modo campaña, que es el más interesante.

El modo campaña nos muestra un mapa con cuatro localizaciones y en cada una de ellas tenemos de cinco a ocho misiones que no duran más de un par de minutos. Con ésto estoy diciendo que hay un total de 26 escenarios y que el juego nos durará una hora escasa. He leído otros análisis del juego en los que te contarán que el juego dura tres horas, pero o bien el analista en manco o bien han inflado la duración del juego para quedar bien con alguien -¡¡¡ejem!!!-.

Iniciamos la primera partida y vemos una introducción con una gran carga artística en la que se nos hablará de nuestro protagonista, que es un tal Nameless King, que en nuestro idioma vendría siendo el rey sin nombre. Se nos hablará de deidades del más allá, de no muertos, de la infinidad del universo y de la eternidad del alma mientras los textos aparecen en pantalla con un rollo entre lo tétrico y lo raro, aunque más bien raro, porque no conseguí enterarme de nada. De todos modos, la carga artística está ahí y habrá por lo menos un par de estas introducciones en cada localización.

Mecánica de juego

Después de lo que os he contado seguramente estaréis pensando que el juego es algo épico y así lo pensaréis cuando el Nameless King salga del suelo al principio de cada nivel para recoger su espada y dedicarse a cortar cabezas. Así, el rey sin nombre comenzará a correr automáticamente y en línea recta mientras nosotros percibimos todo mediante una cámara de scroll lateral, aunque todo está diseñado en perfecto 3D.

Si deslizamos nuestros dedos por la pantalla de atrás hacia adelante, daremos una estocada circular en línea recta bastante lenta, aunque depende del tipo de espada que portemos. Tendremos que sincronizar los golpes para que la espada impacte contra los múltiples enemigos que se nos acercan corriendo en el momento adecuado. Si movemos el dedo de abajo hacia arriba nuestra espada irá en esa dirección y por último tendremos un tercer tipo de golpe de arria hacia abajo si movemos el dedo en esa dirección. También podremos cubrirnos durante un breve periodo de tiempo si movemos el dedo hacia atrás.

En la imagen, el rey sin nombre parándose a echar un bailecito durante los primero niveles debido a la escasa dificultad del juego.

En la imagen, nuestro guerrero parándose a echar un baile durante los primero niveles debido a la escasa dificultad del juego.

Pues bien, todo lo anterior da más o menos igual, porque habremos superado casi la mitad del juego en pocos minutos con el primer movimiento del que os hablé y, además, es posible hacerlo perfectamente con los ojos cerrados. A partir de entonces podremos usar el mismo golpe salvo con unos enemigos que nos lanzarán un tipo de magia de la que debemos cubrirnos. Un par de misiones más y comenzarán a aparecer ya los enemigos complicados con los que ya debemos tener cuidado.

El juego incluye más o menos siete enemigos distintos y varios jefes finales. Lanzaremos por los aires a los enemigos pequeños con facilidad, pero otros más grandes requerirán varios golpes, aunque no tendremos problemas hasta que aparezcan unos con grandes espadas que ya requieren un poco de cabeza. Pese a todo, se trata de un juego bastante fácil.

¿He dicho jefes finales? En efecto. En God of Blades se incluyen un par de jefes por localización salvo en la parte final, en la que nos enfretaremos a más e incluso a varios en el mismo nivel. Los primeros no suponen ningún reto, pero puede que necesitemos seleccionar la espada más adecuada para matar a cada jefe en concreto y dos o tres intentos para los del final del juego.

Las espadas de God of Blades

Con cada nivel que superemos y con cada enemigo al que matemos obtendremos experiencia con la que podremos obtener o recordar, como se dice en el juego, nuevas espadas. Se incluyen un total de diez espadas y cada una de ellas dispone de un poder especial. Podrán ser ligeras, pesadas o intermedias y, en función de ésto serán más o menos rápidas, pero obviamente las que más daño causarán son las lentas y pesadas. También es importante tener en cuenta su longitud, sobre todo dependiendo del tipo de espada de los jefes del final, ya que lo ideal es no dejarles tiempo para que nos ataquen.

Podemos usar el poder de nuestra espada para mermar la salud de nuestros enemigos.

Podemos usar el poder de nuestra espada para mermar la salud de nuestros enemigos.

Como decía, cada espada tiene un poder diferente. Los ataques pueden ir desde una bola de fuego para quitar gran cantidad de vida a los enemigos hasta provocar un terremoto o invocar a tres pájaros de fuego que te siguen para atacar a los enemigos con los que te encuentras. Tendremos un indicador que se irá rellenando y nos dirá cuándo podemos utilizar el poder. Hasta la mitad del juego no sabía que existía esta funcionalidad, pero luego comencé a usarla y en los último niveles, la verdad es que se hace imprescindible.

Modo infinito

En este modo también podemos conseguir puntos para desbloquear nuevas espadas. Tenemos tres escenarios para elegir y los enemigos aparecerán infinitamente, alternándose con jefes finales. Solamente recuperaremos algo de vida al matar a los jefes, aunque no mucha. El juego insiste con que conectemos el juego con nuestra cuenta de Facebook y de Twitter, así que no le hacemos canso al mensaje y ya, aunque resulta engorroso.

En este modo podemos jugar con dos personajes, que son el Nameless King y una tal Whispering Lady, aunque los cambios son solamente estéticos.

Arte gráfica y sonora

Sin duda es lo mejor del juego, pero de lejos. Los escenarios están muy bien realizados y podremos ver volcanes, edificios derrumbándose e incluso batallas. Nuestros enemigos también están muy bien hechos y aún más si tenemos en cuenta que es un juego para dispositivos móviles que salió a la venta hace años.

La banda sonora se mueve entre lo épico y lo tétrico y no se conforma con ser aceptable o cumplir, sino que es muy atmosférica; vamos, que se lo han currado. Los mismo ocurre con los efectos de sonidos, que parecen propios de una producción de más presupuesto.

Las animaciones que se muestran entre algunos niveles están también muy cuidadas. Por ese misterio que desprenden me han recordado a las intros de Thief: The Dark Project, aunque salvando las distancias, claro.

Los escenarios y los fondos están muy trabajados.

Los escenarios y los fondos están muy trabajados. La ambientación está muy por encima de esa imitación infantil de Minecraft de la que tanto se abusa en otros juegos.

La historia de almas torturadas que vagan en pena por lugares que a nadie le importan es una escusa en la que profundizan en vano, porque estamos deseando que terminen para continuar, pero es que tampoco sabemos muy bien por qué, dado que la jugabilidad del título es muy discutible.

En resumen

La mecánica de juego de God of Blades es demasiado sencilla y aún por encima se ve rodeado de un argumento que intenta ser importante, pero que se queda en un chiste cuando ambos elementos confluyen. Creo que los diseñadores del juego y los diseñadores del argumento no iban muy de la mano y, la verdad es que hubiesen podido crear un buen juego de acción y plataformas con algo más de esfuerzo (aunque su precio fuese obviamente superior), pero no ha sido el caso

Dentro de su simplicidad, es también un juego demasiado corto que se queda a medias por intentar atraer tanto a los jugadores más casuales como a los que buscan algún tipo de experiencia más profunda.

Sigo sin entender los nueves y dices de este juego en tantas publicaciones, porque aunque con los recursos invertidos podían haber creado algo mucho mejor, el resultado es bastante mediocre a nivel jugable. El juego cuesta poco más de 3 €, así que con esta información, de vosotros depende.

God of Blades [2012]
5
Aceptable
Un juego con potencial en el que la faceta artística está muy trabajada, pero resulta una experiencia demasiado simple a la hora de jugar que dura poco más de una hora. Salvo que te interese su ambientación, hay opciones mucho mejores.Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

2 Comments

  1. Varok dice:

    Pa juegos un poco mas complejos, creo que los moviles aun no estan suficientemente preparados. al menos a mi me pone de los nervios los controles tactiles. Si, se pueden jugar, pero bueno… no al mismo nivel que con un controlador. Al menos a mi me pasa con Garou: Mark of the Wolves, un juego de peleas de neogeo, que salio para moviles, pero no se da jugado bien sin controlador, no es preciso.

    Yo por el momento, me quedo con una portatil xD

    1. EduZRO dice:

      Muy cierto. Los teléfonos aún están muy lejos de ofrecer una experiencia como es debido. Tienen su mercado y tal, pero no hay demasiados juegos que merezcan la pena. Si miras análisis en algunas páginas te encuentras con notazas para juegos que van muy justos. Para mi que les pagan XD. Es que el juego dura solamente una hora y la primera mitad te la haces con los ojos cerrados, pero cerrados de verdad; no es un decir, comprobado por mi mismo. Lo mejor que he jugado ha sido el Carmageddon y el Karateka, juegos de hace muchos años adaptados a teléfonos. De lo que se hace en exclusiva, pues… me quedaría con el Star Command y bueno, las rarezas como el Little Inferno, aunque estén bien, no se si cuentan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 8 =