Análisis PlayStation 2 XBox

Gauntlet: Seven Sorrows / Análisis (PS2, XBox – 2005)

En 1985 Atari lanzó en recreativas el clásico Gauntlet, un juego fantasía de perspectiva vertical en el que controlábamos a un héroe a través de una serie de niveles cada vez más complicados. Lo mejor del juego era la posibilidad de que hasta 4 jugadores participasen a la vez en modo cooperativo. Básicamente el objetivo era pelear contra todo bicho viviente que se nos apareciese en pantalla para alcanzar la salida del nivel. Pues bien, tras el desastroso Gauntlet: Dark Legacy desarrollado por Midway Games, Gauntlet: Seven Sorrows es la segunda adaptación de este clásico para PlayStation 2 y XBox, también por parte de Midway.

¿De qué va Gauntlet: Seven Sorrows?

En Gauntlet: Seven Sorrows tendremos que hacer lo mismo que en el original y como excusa nos presentan una historia de lo más cutre en la que un emperador de un reino antiguo e imaginario quiere vengarse de sus 6 ex consejeros que según se nos cuenta, corrompieron al propio emperador con veneno para que fuese algo así como el equivalente en maldad a Jofferey Lannister de Juego de Tronos. Entre nivel y nivel el emperador nos hablará acerca de sus -6 pesares- con una voz que en su doblaje al castellano suena de lo más ridícula. Estas introducciones se suceden a base de dibujos superpuestos, sin colorear y sin animación alguna. Podríamos pensar que en la saga Thief también eran así y que su calidad artística era indudable, pero es que en este juego son cortas y a la vez se nos harán de lo más largas mientras las vemos, por lo que preferiremos mirar si tenemos algo en el whatsapp.

Mejores gráficos, mismo juego. Aunque lo cierto es que jugando con amigos, se pasa un buen rato.

Mejores gráficos, mismo juego. Aunque lo cierto es que jugando con amigos, se pasa un buen rato.

Lo primero que me ha llamado la atención del juego es que John Romero aparece el los créditos !! Sí, el tío que diseñaba niveles para Doom en ID Software para luego emprender nuevas aventuras en solitario y terminar creando productos como Daikatana, juegos para teléfonos moviles -de los de antes, cuando estaban de moda los politonos- o en el mejor de los casos, participar en el desarrollo de juegos como el que analizamos. Según parece, dejó el proyecto antes de que éste estuviese finalizado y todo lo que él había aportado fue eliminado del juego… algo que me creo, puesto que chicha, no tiene mucha.

Los héroes del juego

Tendremos a un elenco de 6 héroes entre los que elegir: El guerrero Athalbrandr, el elfo Idain, la valquiria Ragneithur y el mago Madoc. Cada personaje tiene ataques distintos y sus puntos de maná, vida y daño estarán inicialmente repartidos de un modo diferente aunque, según progresemos en el juego, podremos ir asignando los puntos a nuestro antojo. Como ya habréis deducido, iremos acumulando experiencia a medida que avanzamos, aunque no os esperéis algo con la profundidad de Baldur’s Gate o Diablo; aquí es todo muy básico. Lo cierto es que no habría estado de más la inclusión de algún personaje más, sobre todo si tenemos en cuenta que no podemos cambiar de arma y que las opciones a la hora de personalizarlos son nulas. Podría contaros la historia de cada personaje que viene impresa en el manual del juego, pero seamos honestos; ni a vosotros os interesa leerla ni a mí escribirla, así que resumiendo sus características:

La valquiria: Es un personaje rápido y muy equilibrado, lleva una espada y es ideal para encadenar combos y poder cubrirse con rapidez. Está buena y su único punto negativo es que no dispone de demasiados ataques circulares para poder atacar o proteger todos nuestros flancos a la vez. Cuando está quieta nos deleitará con un baile de caderas bastante sexy.

El guerrero: Porta un gran hacha y como no podía ser de otro modo, es el típico rocoso cuyos ataques son lentos pero muy poderosos, destacando su habilidad para realizar ataques circulares y lanzar a los enemigos por los aires a varias alturas.

El mago: Es el clásico mago endeble de barba blanca, útil para atacar a distancia y bueno siempre y cuando no juguemos en solitario, puesto que muchos de sus ataques están pensados para un uso algo más estratégico que los del resto. Sus ataques son casi todos elementales, se defiende bastante bien y de nuevo, es un personaje equilibrado.

El elfo: En teoría debería ser bueno atacando cuerpo a cuerpo, pero he de decir que este tío creo que es un infiltrado de los enemigos para sabotear la misión de los héroes debido a lo malo que es. No es que sea un personaje poco equilibrado; es que se trata un completo aborto de personaje que en la escala de aptitud como forma de vida se habría extinguido a comienzos del arqueozoico; poco después de la aparición de las primeras algas submarinas. Jugando de 3 con unos amigos, el elfo no paraba de morir y habiendo llegado ya al 70% del juego, el personaje apenas había evolucionado un tercio de lo que nosotros en cuanto a experiencia obtenida; vamos, lo único en lo que es posible sacar algo de ventaja. Certifico que no era culpa del jugador, pues se le dan bastante bien este tipo de juegos. Es más, un amigo que apenas juega se nos unió más tarde con la valquiria y en cuestión de minutos duplicaba su experiencia.

Enemigos, niveles y desarrollo

Nuestro objetivo será llegar al final de cada nivel y cuando toque, enfrentarnos a uno de los 6 consejeros enemigos del emperador y que no se muy bien por qué, han mutado en cosas horribles como golems, bichos hechos a base paja u otro tipo de cosas feas. Los enemigos no pararán de acosarnos y la mayor parte de las veces saldrán de unos generadores de enemigos representados por unas pequeñas pirámides verdes que deberemos destruir lo antes posible. Además, también recogeremos algunas llaves y activaremos alguna que otra palanca, consistiendo el resto del juego en repartir estopa a diestro y siniestro.

La calidad artística y gráfica de algunos niveles está bastante trabajada.

La calidad artística y gráfica de algunos niveles está bastante trabajada.

El sistema de curación consiste en recolectar una serie de trozos de queso, pollos o filetes de pavo que encontraremos dentro de algunas cajas o que nuestros enemigos decidirán regalarnos de vez en cuando una vez muertos. En caso de que nos maten, no hay problema; disponemos de 5 vidas por nivel y cuando nuestra barra de vida llegue a cero, reapareceremos en uno de los muchos puntos de control que hay repartidos por el mapa. Muy curiosa la elección del sonido de un mordisco para sonar cuando pasamos por encima de uno de estos objetos curativos; no podía ser más retro.

Además de comida, también encontraremos oro dentro de los cofres que nos servirá para poder comprar nuevos combos que en general, son todos bastante sencillos se realizar. Ir de cabrones y coger el oro antes que nuestros compañeros es una prioridad cuando jugamos acompañados. Como extra, también podremos realizar un ataque especial que eliminará o aturdirá a todos los enemigos que tengamos en pantalla cuando tengamos la barra de maná llena aunque, tranquilos, que el juego se encargará de reponer a los caídos en pocos segundos.

Deberemos romper los escudos de algunos enemigos antes de poder causarles daño; de todos modos, todo se resumen en machacar los botones, que siempre es divertido.

Deberemos romper los escudos de algunos enemigos antes de poder causarles daño; de todos modos, todo se resumen en machacar los botones, que siempre es divertido.

El inventario… ah no, espera, que no hay inventario porque solamente podremos llevar un arma y una armadura a la vez, las cuales por cierto, no podremos elegir. En todo caso, en ocasiones nos encontraremos con unas grandes cajas que tras abrirlas, proporcionarán una mejoría de armadura o de arma a todos los miembros de nuestro equipo. Estas mejorías implican que el arma será más grande o que estará tuneada con luces fluorescentes. Vamos, que si esperáis algo similar al notable Baldur’s Gate: Dark Alliance, mejor será que busquéis en otro lado, puesto que a pesar de que el primer Baldur’s Gate de PlayStation 2 es del 2001 y el juego que nos ocupa es de finales del 2005, el primero está a años luz de éste en todos los aspectos.

He de decir que los enemigos son moderadamente variados y que su diseño es bastante decente, aunque tampoco nada del otro mundo. Tendremos guerreros, no muertos, trolls, pequeños dragones de piedra y, en fin, tampoco nada nuevo. Los jefes finales pues… no es que requieran ninguna estrategia con la que nos tengamos que comer la olla, siendo en general un tanto decepcionantes salvo el que nos espera al final del juego. Sin duda, el mejor enemigo es un invitado especial: LA MUERTE! Habéis oído bien; un par de veces por nivel abriremos de incautos algún cofre inadecuado y la LA MUERTE hará acto de presencia para acosarnos mientras la mismo voz que dobla al emperador dice: HA APARECIDO LA MUERTE!. ¿No es la caña? Momentazos para el recuerdo son los que viviremos con este juego (¬¬’)… repito (¬¬’).  Esa misma voz será también la encargada de repetirnos: El elfo necesita curación!; El elfo necesita curación urgente! … El elfo ha muerto… y todo eso en apenas 5 segundos.

Una habilidad del mago permite evitar que los enemigos se nos acerquen a la vez que hacemos daño; muy útil combinado con otro personaje repartiendo leña.

Una habilidad del mago permite evitar que los enemigos se nos acerquen a la vez que hacemos daño; muy útil combinado con otro personaje repartiendo leña.

Recorreremos un total de 16 niveles bastante variados: Una ciudad en medio de un asedio que nos recordará un poco a God of War, extensos jardines, campos de cultivos, ciudades de estética oriental, mazmorras… vamos que en este aspecto se lo han currado. El mayor pero del juego reside en que su duración a duras penas llegará a las 6 horas, por lo que si sumamos a ésto que probablemente también habremos explorado todas las posibilidades del juego y que ya habremos obtenido todas las mejoras, no tendremos entretenimiento para mucho rato. Existe también un modo online para exprimir un poco más el juego, pero no da para mucho.

Gráficos, sonido y esas cosas

Los gráficos he de admitir que son bastante resultones y coloridos; ideales para este tipo de juegos. Aunque la carga poligonal no sea excesiva, el juego es capaz de mostrar una gran cantidad de enemigos en pantalla sin problemas. Las mayor parte de las capturas de pantalla que he adjuntado las he hecho con una cámara de fotos porque resulta que he tenido ciertas limitaciones técnicas, por lo que sí, el juego se ve bastante mejor que en las mismas y pido perdón por ser tan cutre. Si bien hay algunos fallos de popping debido a objetos que aparecen de repente no muy lejos de nosotros, no es algo que entorpezca demasiado. Los efectos de sonido son escasos, por lo que casi todos los tipos de golpe sonarán igual. Lo que sí me ha sorprendido es la banda sonora, que, aunque también tiene sus altibajos, es adecuada en casi todos los niveles y en ocasiones, despunta con temas instrumentales bastante buenos.

Diversión en grupo

Gauntlet: Seven Sorrows cumple sin embargo un requisito del que otros muchos juegos carecen: Es divertido. Quizás no lo sea tanto a solas, pero si os reunís 3 amigos con unas coca colas y unas bolsas de patatas, tenéis diversión asegurada; diversión de esa sin complicaciones pero diversión al fin y al cabo. Si tienes también el típico amigo al que siempre dudas si llamar o no porque en el fondo no te llevas demasiado bien con él, aprovecha; llámalo y que juegue con el elfo.

Es difícil suspender a un juego con el que te lo has pasado bien, que es rejugable cada vez que cambias de novia y que además, permite que por primera vez juegues con un trol como personaje, aunque no sea verde y tenga forma de elfo.

Gauntlet: Seven Sorrows [2005]
5
Aceptable
Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

6 Comments

  1. Varok dice:

    Buen análisis! que risas lo del elfo…

    Pues si, es como dices tu, diversión sin complicaciones, aveces presta jugar uno de esos, sobretodo si es multi y te haces un maratoncillo…

    Lo del online siempre es interesante, aunque almenos en PS2 creo que era bastante coñazo conectarla… bueno, necesitabas un cable, vamos.

    Hace mucho q no juego a ninguno de estos la verdad, y tengo mono xD

    1. Vainas dice:

      Tenemos que retomar el Champions!

  2. EduZRO dice:

    Ya; hay veces que entra el mono de esos juegos. Pues podemos darle a alguno en cooperativo. Tenemos abandonado el Torchlight 2 y podríamos darle otra oportunidad, aunque tiene algo más de roleo y esas cosas. De todos modos no es lo mismo que en persona… ains… el modo cooperativo mató a las viciadas en grupo. O el Magicka 2! Que está a punto de salir. A mi el primero me encantó y me da que a ti te gustaría.

    1. Varok dice:

      Tanto el tochlight como el magicka tienen buena pinta, aunque el magicka tiene pinta de ser muy perro xD por lo del daño amigo y tal, y el tono humoristico parodico le da el toque, tiene buena pinta si… yo esque de esta clase de juegos, el ultimo q jugue fue el Heroes of Ruin que analice aqui, y el Sacred… y el Sacred ya esta un poquillo desfasado xD

  3. EduZRO dice:

    De desfasado nada, que el Sacred aún lo tengo en la lista de pendientes junto a su expansión… y pienso jugarlo tarde o temprano XD. El Torchlight es un poco lo de siempre, pero la verdad es que pegas no se le pueden sacar muchas porque todo funciona muy bien y todo lo que te gustaría que se pudiese hacer porque así ocurre en otros juegos, se puede hacer. De todos modos me lo pasé mucho mejor con el Magicka que lo que jugué del Torchlight 2.

  4. Vainas dice:

    El horrible era el mago, no el elfo jajaja. Era Lucas el sufridor que llevaba al mago… (o eso creo).

    Buen análisis. Estoy seguro de que nos lo rejugaremos algún día, aunque sea en el asilo con unas aguas y unas pastillas mientras comentamos lo buenorra que está la auxiliar. xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece − siete =