Análisis XBox 360

Fable 2 / Análisis (XBox 360 – 2008)

En octubre del año 2009 nos llegaba la secuela de uno de los juegos más originales del inicio de la década; se trata de la segunda parte de Fable, juego desarrollado por Lionhead Studios, creadores de Black & White. El diseñador del juego, Peter Molyneux, también había creado grandes juegos en el pasado cuando trabajaba en Bullfrog como Dungeon Keeper o Pupulous entre algunos de ellos. Todos estos títulos ponen al jugador en la piel de un dios, de un demonio o de un ser terrenal que actúa como agente entre ambos mundos y que debe tomar decisiones morales para irse posicionando en alguno de los dos bandos, como es el caso de la saga Fable. Desde luego, la obsesión de Peter Molyneux con el bien y el mal está bastante clara.

A diferencia del primer Fable, que había salido tanto para XBox como para PC, Fable 2 solamente vio la luz en XBox 360. Suponemos que ésto se debe a una estrategia de Microsoft para intentar competir con PlayStation 3 a base de lanzamientos exclusivos. Fable fue un buen juego que se quedaba a las puertas de estar entre los más grandes por su corta duración y sobre todo por no ofrecer lo que prometía. Inicialmente controlaríamos a un personaje desde su infancia hasta su muerte mientras vivíamos aventuras que cambiarían el mundo de Albion, mundo imaginario en el que transcurre el juego. El resultado fue una infancia que se resumía en un tutorial bastante corto, una interacción bastante pobre con nuestro entorno y un juego que apenas llegaba a las 8 horas de duración. A pesar de todo, Fable fue un juego con una ambientación de cuento única en su especie que dotaba al título de una belleza y una magia envidiable para la mayoría de juegos de la época.

Centrándonos ahora en Fable 2, todo es ahora incluso más bonito y detallado gracias a la potencia de la segunda maquina de Microsoft y sobre todo, a la imaginación y habilidad de sus diseñadores. La música del juego es también sobresaliente, recordando a la de algunas películas de Tim Burton. El juego está perfectamente doblado al español y no precisamente por malos dobladores, puesto que muchas voces serán fácilmente identificables. La cantidad de cosas que podemos hacer y la duración del juego se han multiplicado, pero la historia principal es bastante descafeinada, algo que puede hacer que algunas personas se cansen del juego. Fable 2 es un buen juego, pero puede que no sea para todo el mundo.

Y así comienza nuestra historia

Comenzando por el menú principal del juego, se respira una gran ambientación de fábula hasta que ponemos punto y final a nuestra aventura. Al comenzar una nueva partida podremos elegir el sexo de nuestro protagonista y, aunque es algo que no tiene impacto alguno en el desarrollo de la aventura, es de agradecer. Han pasado 500 años desde los sucesos del primer Fable y ahora comenzamos controlando a nuestro personaje que, acompañado de su hermana mayor, deberá buscarse la vida para no pasar frío durante la noche en la vieja ciudad de Bowerstone, capital de Albion.

He aquí el Murgo, con el que no volveremos a encontrarnos salvo que hayamos descargado el DLC "Conoce el futuro".

He aquí el Murgo, un extraño personaje que nos vende la caja musical que resulta ser el fruto de todos nuestros problemas. No volveremos a encontrarnos con él salvo que hayamos descargado el DLC “Conoce el futuro”.

Nuestra alineación ética entre el bien y el mal comienza ya en este tutorial compuesto de varias misiones que podremos resolver de diversos modos. ¿Ayudaremos a erradicar la infestación de escarabajos del dueño de un almacén a cambio de unas moneadas de oro o aceptaremos en soborno de otra persona para destrozar el almacén a cambio de más dinero? ¿Buscaremos y entregaremos una botella de licor para un hombre claramente alcohólico o daremos la botella a una señora que intenta ayudarle? Este es el tipo de dilema moral que nos presenta el juego y, aunque al principio se trata de cosas bastante inocentes, durante el transcurso del juego las decisiones que tomemos pueden llevarse a varias vidas por delante o incluso decidir el destino de pueblos enteros.

Mientras realizamos las primeras tareas veremos en la plaza del pueblo a un viajante con pinta de estafador que vende artículos bastante pintorescos. Es aquí donde conseguimos una caja musical con el poder de conceder deseos, siendo el nuestro el de llevar una mejor vida. Al caer la noche unos guardias nos llevan sin motivo aparente ante un hombre muy poderoso cuyo interés es el de resolver unas dudas con nuestra ayuda. Su nombre es Lord Lucien. ¿Qué puede querer un hombre tan rico y poderosos de nosotros? Pues comprobar si somos uno de los 3 héroes legendarios, algo que supondría una amenaza para sus malvados planes. Su descubrimiendo es al parecer aún más sorprendente y tras acabar con la vida de nuestra hermana intenta hacer lo mismo con nosotros. Aunque Lord Lucien nos da por muertos solamente consigue herirnos. Una misteriosa mujer llamada Theresa nos ayudará a curarnos y se hará cargo de nosotros hasta que seamos mayores, momento en el cual volveremos a controlar a nuestro personaje con el objetivo de buscar a los 3 héroes antes mencionados.

La historia principal es muy corta puesto que solamente cuenta con seis o siete misiones. Es en las tareas secundarias en donde deberemos encontrarle el puntillo al juego.

¿Qué podemos hacer en Albion?

Fable 2 es un juego repleto de detalles. Hay que decir que no podremos comunicarnos directamente con ningún habitante, sino que en su lugar contamos con un tipo de sistema de conversación al estilo “Los Sims”. Pulsando un botón desplegamos un menú de expresiones con el que podremos ser graciosos, mostrar enfado, entretener a los que nos rodean, echarnos eructos, tirarnos pedos y algunas cosas más, pero tampoco muchas. Habrá unos libros repartidos por el escenario pero que también podremos comprar en las tiendas para aprender nuevas expresiones o enseñar trucos a nuestra mascota, un perro que nos acompañará durante nuestro paso por Albion.

Atardecer en Oakfield. Cuñaomentario: "Qué bien se vive ehh"

Atardecer en Oakfield. Cuñaomentario: “Qué bien se vive ehh!”

Cada una de las personas que vemos tiene una expresión favorita, un lugar preferido y una wishlist de un artículo que quiere que le regalemos. También tendrán unos medidores con su opinión acerca de nosotros. Si lo hacemos bien y coqueteamos, podemos llevarnos a alguien a la cama y no tardarán demasiado en insistir en que les pidamos matrimonio. En este juego incluso podemos elegir si queremos mantener relaciones sexuales con o sin condón, ideal si queremos contraer alguna enfermedad de transmisión sexual. Es más, podemos llegar a tener relaciones homosexuales y a montarnos un trío.

Tarde o temprano tendremos hijos, aunque nuestro marido/mujer se encargará de cuidarlo. Con pasarnos por casa de vez en cuando y darles algún regalo es suficiente si no os gusta la idea de jugar a las casitas. Si por el contrario es lo que queréis, podéis dedicaros a trabajar en algún lugar por el día, emborracharos en la taberna e ir a casa para dormir… y si caminamos en círculos por la plaza y perseguimos a los héroes que llegan a la ciudad (como nosotros cuando nos cansemos de hacer ésto en unos 15-20 minutos) para acosarlos de un modo muy cansino, ya estaremos plenamente integrados con la sociedad de Albion.

Podemos trabajar en una herrería, servir cañas o cortar leña. Estos empleos se resuelven con un mini juego bastante repetitivo que parece haber sido programado por los becarios en el que hay un multiplicador de dinero que se resetea cuando fallamos. Inexplicablemente lo de servir cañas resulta bastante adictivo debido a la voz del jefe que nos dice “una caña bien tirada”, “la espuma perfecta”. Iremos ganando experiencia representada en un número de hasta 5 estrella. Cuanta más experiencia, más dinero. También hay otros trabajos más marchosos como hacer de cazarrecompensas, trabajar de asesino a sueldo o rescatar/vender esclavos, según prefiramos. Obviamente vender esclavos y asesinar a gente nos dará puntos de maldad.

En el menú de coqueteo podemos seducir, piropear o decirle a alguien que se venga a nuestra casa.

En el menú de coqueteo podemos seducir, piropear o decirle a alguien que se venga a nuestra casa.

Otra cosa que podemos hacer es comprar casi todo lo que veamos. Podemos comprar todas las casas del juego tanto para alquilarlas como para vivir en ellas, pues podemos tener múltiples familias (mientras no se enteren no pasa nada). Lo mismo ocurre con los negocios. Además podemos establecer el precio del alquiler, recibiendo puntos de bondad por bajar los precios y de maldad por subirlos. También podemos ir a una tienda a comprar muebles para luego redecorar la casa. Es recomendable comprarse algo cuanto antes para ir teniendo una renta fija y dejar de estar preocupados por encontrar oro. En mi partida me hice con todo lo que era posible comprar.

A lo largo de Albion también volveremos a encontrarnos con las puertas demoníacas de la primera parte de Fable. Son unas puertas de piedra de las que saldrá una cara cuando nos acerquemos. Nos pedirán que realicemos ciertas cosas para dejarnos ver lo que guardan en su interior. De piedra también son unas gárgolas que, a modo de coleccionable, se encuentran repartidas por todo el mapa. A medida que las vayamos destruyendo iremos desbloqueando tesoros.

Antes de que me olvide, también podemos atascarnos en un montón de esquinas. Dado que no existe botón de salto, será habitual que nos quedemos en una esquina rodeados por varias personas que evitarán que podamos movernos. Si sacamos nuestra espada recibiremos puntos de maldad, así que no queda otra que dar alguna vuelta hasta buscar un hueco en el escaso metro cuadrado en que nos encontramos. Sería de agradecer que en Fable 3 corrigiesen ésto o lo que sería ideal, que nos proporcionen un botón de salto o que al menos al pulsarlo nuestro protagonista diga “aparta ostia” para que no se nos desgaste la voz.

Mejor acompañados

Otra novedad de Fable 2 es el perro que siempre nos acompaña. Es algo así como un tamagotchi al que debemos acariciar, curar, reñir cuando hace algo malo, acariciar cuando se porta bien… etc. Lo cierto es que no nos encontramos con un sistema tan completo como el de las criaturas del Black & White, sino con algo muy simplificado. Cuando estemos en algún lugar nuevo y el pero detecte algún objeto con su olfato, ladrará para llevarnos al lugar en el que debemos excavar con nuestra pala. La verdad es que pocas veces encontraremos cosas interesantes. Podemos enseñarle a encontrar objetos más complicados e incluso a pelear para que remate a los enemigos que hemos tirado al suelo. También nos avisará de los tesoros que haya cerca y nos llevará hasta ellos, algo de agradecer para que no necesitemos volver al lugar una segunda vez.

Sistema de combate

Con un botón atacamos cuerpo a cuerpo, con otro disparamos a distancia y con otro lanzamos hechizos. Esto es todo. También podemos mantener pulsado el botón de ataque para bloquear y soltarlo para dar un golpe fuerte. Si mantenemos pulsado el botón de apuntar entraremos en un modo zoom con el que podremos cambiar de objetivo. Del mismo modo, cuanto más tiempo mantengamos pulsado el botón de la magia, más potente será el conjuro.

El sistema de combate me pareció aceptable la primera vez que jugué a Fable 2, pero lo cierto es que es demasiado simple. Por un lado estás deseando que llegue la acción, pero cuando ésta llega, estás deseado que no aparezcan más enemigos. Hubiese estado bien cierta estrategia o intervención de la habilidad del jugador durante los combates porque la verdad es que aunque el sistema funciona, es bastante descafeinado.

En las tiendas podemos comprar armas más rápidas y que causan más daño, aunque puede que también encontremos alguna cuando no estemos desenterrando las tabletas de chocolate caducado que encuentra nuestro perro.

A la hora de utilizar las magias podemos irnos subiendo cada una de ellas por separado pero dado que solamente podemos utilizarlas con un botón, tendremos que elegir cual se utilizará en base a la cantidad de tiempo que hayamos cargado la magia. Así por ejemplo, podemos invocar muertos en el nivel 1, lanzar una bola de fuego en el nivel 2, electrocutar en el nivel 3 y volver a invocar muertos en el nivel 4 pero, esta vez, a muertos más fuertes.

Los enemigos soltarán orbes de distintos tipos.

Los enemigos soltarán orbes de distintos tipos.

La experiencia se divide en puntos de fuerza, de destreza y de magia. Cuando matemos a un enemigo desprenderá unos orbes que pueden ser azules (fuerza), amarillos (destreza), rojos (magia) o verdes (experiencia general a combinar con cualquier tipo de orbe). Los orbes no estarán ahí para siempre, por lo que debemos recogerlos antes de que desaparezcan, aunque no haya finalizado el combate y parar a recogerlos nos cueste recibir un par de hachazos.

Organizando la despensa

Si hay algo criticable en Fable 2 es el sistema de inventario. Lento, tedioso y desesperante. Si tenemos varias pociones de experiencia acumuladas, tendremos que acceder al inventario, ir a objetos, a pociones y seleccionar la que queramos. Una vez seleccionada, podemos usarla y tras ésto, podemos absorber la experiencia de la poción con nuestro personaje. Deberemos realizar ésto con cada poción individual, algo que hará que comencemos a acumularlas en nuestro inventario hasta que veamos que nos empiezan a quitar bastante vida durante los combates.

Las pociones de curación suelen aparecernos en el menú de acceso rápido de la cruceta cuando las necesitamos, por lo que no suelen ser un problema. Si no tenemos pociones, podemos comer algo pero, habitualmente cuantos más puntos de curación tiene algo, más engorda. Nuestro personaje puede llegar a ponerse como una vaca. Si engordamos, algunos habitantes de Albion se reirán de nosotros y adelgazar no es tarea fácil.

Quizás los hombres huecos sean los enemigos más entretenidos. Es fácil despedazarlos.

Quizás los hombres huecos sean los enemigos más entretenidos. Es fácil despedazarlos.

He dicho que no puedes morir y es cierto. Cuando nuestra barra de vida se agote nos tomaremos una poción de resurrección en caso de tenerla y si no la tenemos nos volveremos a poner en pié igualmente aunque, eso sí, perderemos una importante cantidad de experiencia y en nuestra cara aparecerán nuevas cicatrices que jamás se irán. Hay una sola ranura de guardado por partida y tampoco podemos guardar o cargar cuando queramos, por lo que cualquier cosa que ocurra será permanente.

Consecuencias

El primer Fable no cumplió lo prometido con respecto a a las consecuencias de nuestras acciones. Ahora podemos cambiar el destino de personas, familias o pueblos y en base a ello habrá cosas que podremos o no podremos hacer en el futuro. De todos modos los cambios son contados, por lo que no esperéis un sistema de redes neuronales inteligente que modifique el entorno… no, aquí hacemos algo o no lo hacemos, sin puntos intermedios. Si somos malos nos saldrán cuernos y si somos buenos una aureola. Podríamos decir que el sistema está lo suficientemente disimulado para jugar a Fable 2 una vez, pero el juego no aguanta una segunda partida sin sacar a la luz sus entrañas.

¿Es Fable 2 un buen juego?

Todo depende de cómo te lo tomes. Si tu intención es terminar cuanto antes la campaña principal esperando algo épico, te vas a llevar un gran ostiazo. Si te pones a buscar sistemáticamente todos los pequeños secretos del juego tirando de guías, pues lo mismo. Fable 2 se disfruta cuando ocurren cosas como:

Compras una mansión y el mayordomo te dice que deberías probar a echarte una siesta. Mientras duermes, te despiertan diciéndote que están atacando la mansión, que los asesinos están entrando por la bodega. Una vez limpias tu mansión llegas a las bodegas, pero das con una puerta que va a dar a las alcantarillas. Te metes y te encuentras con dos tíos haciendo experimientos. Acaban de crear una poción que te cambiará de sexo si la tomas; ¿Qué consecuencias tendrá sobre tus esposas?. Pasas de tomarla y llegas al cementerio y, tras activar una puerta terminas en una gruta con unas voces de ultratumba diciéndote que no entres. Como en el juego no puedes morir, vas igual. Terminas robando una reliquia y tras matar a un montón de muertos vivientes intentando escapar se te presenta la decisión moral de devolvérsela a sus dueños para que descansen en paz o condenarlos para siempre. Como hace mucho que no pasas por casa, al regresar tu hija es ya mayor y te dice que está encantada de conocerte.

¿Qué otro juego nos ofrece una vistas así?

¿Qué otro juego nos ofrece unas vistas así?

La verdad es que aunque el juego no os llame demasiado la atención, el hecho de que juegue sus propias cartas y de que tenga una ambientación de cuento tan lograda serían motivos suficientes para darle una oportunidad y tener un motivo para explorar sus escenarios.

Fable 2 [2008]
7.5
Notable
Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

4 Comments

  1. Varok dice:

    Gran analisis! Siempre me llamaron los fable, aunque nunca los jugue. Y despues de leer tu analisis creo q tampoco son exactamente lo que me esperaba (cosa que no tiene por que ser mala). La verdad es que los entornos son geniales, y bueno… las misiones secundarias tienen pinta de ser lo principal del titulo, ¿cuantas horas sube el titulo si te dedicas a darle caña a estas?

    Pero bueno, si es la mitad de entretenido que era Black and White, merece la pena (solo lo de abofetear y hacer tropezar a las criaturas ya valia todo el oro del mundo xD).

  2. EduZRO dice:

    Pues el Fable 2 dura unas 20 horas (es algo estimado). Lamento decirte que no se parece mucho al Black & White salvo por el tema del bien y del mal o la ambientación de cuento. El Black & White lo recuerdo como un juego difícil pero éste es todo lo contrario.

  3. Varok dice:

    Si, B&W era chungo de cojones… el 2 no tanto por la inclusion de ganar pacificamente, que teoricamente tambien podias en el 1, pero en el 2 era mas sencillo, porque dependia de los edificios q ibas construyendo que daban puntos y tal, y era mas facil asi expandir tu influencia. Dios (jaja chistaco), que ganas de rejugarlo xDDDD

  4. EduZRO dice:

    Yo en el B&W empezaba a lanzar bolas de fuego a los pueblos vecinos no creyentes… y cuando ya no quedaban muchos habitantes y el enemigo apenas tenía influencia, pues ya iba de buen rollo XD. Sí, tengo que rejugarlo también… y el 2 lo tengo pero lo dejé pasar y ni lo probé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − seis =