Artículos

D.E.P. Playstation 2

Bueno, hoy ha sido un día bastante triste para mí: mi querida Playstation 2, la gordita, ha decidido dejar de vivir. Ha sido bastante de golpe y porrazo, apenas hace 4 meses me terminé el Viewtiful Joe perfectamente y hace mucho menos tiempo estuve jugando al GTA Vice City Stories y a algún otro más. Precisamente ha sucedido en esta semana, en la que me he comprado una Playstation 3 que he colocado justo a su derecha en la mesa, cuando la consola más vendida de la historia, dato al cual he contribuido, ha decidido poner punto y final a su vida.

Me siento bastante triste, como digo, no sólo por el cariño que le tengo, cariño irremplazable por cualquier Playstation 2 Slim que me compre para sustituirla, sino por la cantidad de juegazos que me han quedado sin jugar en la estantería y con los que seguro que habríamos disfrutado, ella y yo, juntos en mi salón.

Como dicen que cuando un ser querido se nos va lo que hay que hacer es recordar sus cosas buenas, me he decidido a hablaros un poco sobre los juegos con los que mi pequeña gordita y yo mejor nos lo hemos pasado en estos ya (¡no puede ser!) 11 años.

Aviso que muchos de estos juegos son lo que, coloquialmente, cualquiera definiría como “truños”, o “truñacos”, pero me los jugaría de nuevo antes que a muchos juegos “triple A” con los que nos bombardean las grandes compañías a través de su cuidada mercadotecnia en muchas ocasiones. Ahí va…

The Getaway

The Getaway salió al mercado cuando el rey absoluto era el GTA 3, el GTA Vice City ya había salido en consola y los jugadores de PC se mordían las uñas contando los días para que saliese e instalarlo. The Getaway es un juego de acción adulto ubicado en la ciudad de Londres, en el que una mezcla de tiroteos y fases de conducción forman su estilo de juego. A pesar de tener apariencia “a lo GTA”, el juego se divide por misiones y éstas, por capítulos. No vamos buscando misiones de un lugar a otro del mapa, sino que saltamos de misión en misión y, si no la superamos, tendremos que reintentarla. Mucha gente se alejó del juego debido a que no era el GTA que se esperaban, se quedaron sin jugarlo… y ellos se lo perdieron.

The Getaway nos cuenta probablemente una de las historias más maduras de los videojuegos, con un estilo que recuerda mucho al del cine británico, particularmente a las películas de gángsters, con tipos rudos, feos, lenguaje soez, mucho alcohol, marihuana, violencia y policías corruptos. Las fases de conducción están bastante bien, aunque los coches se conducen de una forma muy arcade, algunas no son nada fáciles de superar, y la policía, los jamaicanos o los del Soho nos van a poner las cosas complicadas en muchas ocasiones. Las fases de tiros… regular. Algunas están muy bien y son muy dinámicas, mientras que otras son muy mejorables, sino directamente aburridas. Uno de los mejores aciertos del juego es que no tiene “hud”, es decir, en la pantalla no vemos más que las cosas estrictamente reales que podrías esperar ver en un juego “realista”: no hay mapa, no hay contador de balas ni medidor de vida, y la pantalla se muestra limpia, sin indicadores de ningún tipo. Nuestra única pista para saber si vamos en la dirección correcta en las fases de conducción será seguir la dirección que nos indiquen los intermitentes del coche, y en las fases de tiros según como camine nuestro ex-mafioso arrepentido o nuestro policía honrado (hay dos personajes en la aventura, y sus vivencias se entrelazan en muchas ocasiones, a lo Pulp Fiction), sabremos si está bien o mal de salud. Como anécdota, existe la curación automática en el juego, que funciona cuando nos apoyamos con nuestro personaje en una pared. Lamentablemente, no lo descubrimos hasta una tarde de viciada con más de la mitad del juego ya superado (y no es un juego demasiado fácil). Si fuese ahora, mínimo 300 puntos de logros/trofeos asegurados.

Como colofón a la historia, el doblaje al español del juego es uno de los mejores que se han hecho jamás, con actores duros y muy bien escogidos, y la ciudad de Londres (sus áreas metropolitanas más céntricas) está recreada calle por calle. Al pasarte el juego, desbloqueas como extra un “modo libre”, para darte vueltas por la ciudad. Si has viajado a Londres, podrás darte un paseo por los sitios que visitaste.

El juego tiene una segunda parte, titulada The Getaway: Black Monday, pero apenas lo probé de alquiler un día y no puedo opinar sobre él.

Metal Gear Solid 2 y Metal Gear Solid 3

Dos juegos que merece la pena haber probado al menos una vez en la vida. Si bien el Metal Gear 2 tiene momentos muy flojos, el 3 es una auténtica gozada que puedes encontrar por 6 euros en cualquier Game o de segunda mano y que debería formar parte de cualquier colección de juegos.

El primer Metal Gear de PS2 tenía una gran tostada encima de la mesa, que era igualar la calidad y el impacto que provocó el Metal Gear Solid de PSX. No lo cumplió (la gente se esperaba algo histórico), pero esas expectativas no cumplidas no lo convierten en un mal juego. Entre las cosas que no terminaron de gustar fueron su abigarrada historia, con un guión algo flojo y personajes mucho menos carismáticos que los de la primera entrega; y la elección de un nuevo protagonista, Raiden, con el que jugaremos más de la mitad de la aventura. Sin entrar mucho en spoilers, el guión intenta ir llenando el juego, cada poco tiempo, de explicaciones no pedidas, farragosas, y su historia trata de abarcar unos temas tan grandilocuentes que no puede con ellos. En su lado bueno, el juego pone ante nuestros mandos una aventura de acción muy entretenida, con auténticos momentazos en muchas ocasiones, y con algunos tramos muy divertidos con las típicas cosas extrañas “made in Kojima”, del estilo de las que pudimos ver en el 1: autorreferencias, momentos de humor o diálogos ocultos si hacemos tal o cual cosa, y alguna rotura de la cuarta pared.

Metal Gear Solid 3 cambia por completo la ubicación temporal del juego. Somos Big Boss (el juego nos cuenta el origen de su nombre), y jugaremos en la década de los 60, en plena Guerra Fría. Coherentemente con la época en la que jugamos, el sistema de juego cambia completamente: no hay radar, no tendremos nanomáquinas ni péptidos anticongelantes y la clave del juego, en lugar de caminar por un sitio cuando vemos que el enemigo no está mirando, es camuflarse con el ambiente para tratar de pasar lo más desapercibido posible. Los escenarios están muy bien hechos, dejando de lado tantas bases secretas e interiores, y estaremos en cuevas, oficinas, junglas… los personajes están muy cuidados y las referencias a películas y sucesos de actualidad en la época, así como a otros juegos de la saga, serán constantes y nos harán sonreír a menudo.

El sistema de juego es más variado que en su antecesor, mucho más dinámico y también más divertido (generalmente, tendremos más alternativas para superar niveles). Al exigirnos escoger el traje y la pintura facial o máscara más adecuada para cada situación, el juego también incentivará a probar combinaciones de pinturas y atuendos, y a intentar hacer todo lo posible por explorar y buscar más uniformes.

No voy a hablar mucho más de él. Tan sólo recomendar probarlo, ¡a la de ya!

Ico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una aventura de plataformas bastante antigua de la consola, a la que mucha gente llegó por su sucesor espiritual, el genial Shadow of the Colossus. Ico nos pone en la piel de un chico encerrado en un gigantesco castillo, que deberá enfrentarse a algunos puzzles y plataformas con la compañía de Yorda, una chica a la que rescatamos al inicio del juego y que deberemos proteger a cambio de su ayuda.

Hay otro protagonista en Ico: su gigantesco castillo. Está tan bien construido que esa obra de arte del diseño de escenarios llamada Dark Souls recuerda a la inspiración de los diseñadores de Ico.

Un juego diferente, de autor, que si fuese sacado hoy no sería ni producido en formato físico, sino puesto a la venta en modo descargable o como juego indie. Tierno, inteligente, inolvidable. ¡Viva Ico!

Final Fantasy X

Poco que añadir a un juego con tanta fama sobre sus espaldas. A pesar de la HORROROSA conversión a formato PAL, denunciable ante cualquier asociación de consumidores, al primer Final Fantasy X no le faltó su legión de fans, que supieron perdonar su simplicidad, linealidad y facilidad a cambio de un montón de extras para descubrir, combates ocultos y una historia épica, aunque con algún protagonista para dar de comer aparte…

Baldur’s Gate Dark Alliance y Baldur’s Gate Dark Alliance 2

Dos juegos que no tienen nada que ver con sus tocayos peceros, ya que cambiaron personajes trabajados, rol estilo Dungeons & Dragons y una épica historia de estos últimos por una historia simple, personajes planos y rol del tipo “mata-mata”.

A pesar de ello, dos juegos muy recomendables para unas partidas con un amigo o con una novia, con la posibilidad de importar personajes y desbloquearlos en la segunda entrega. Coca-cola, rizos del Mercadona y un juego de estos con un amigo se convierten en una apuesta segura para echarse unos agradables vicios.

Gauntlet: Seven Sorrows

Un juego del estilo de los anteriores, aventura de “mata-mata”, mejorado con unos gráficos muy decentes, un combate mucho más trabajado, un modo para 4 jugadores a la vez vía multitap (quedada para viciar: uno lleva la Coca-cola, otro los aperitivos salados, otro el multitap y el juego y otro pone la casa, la televisión y la consola).

Como curiosidad, este juego tiene el sello de John Romero, mítico extrabajador de ID Software e Ion Storm, creador del hypeado, ríos de tinta vertidos, Daikatana.

Pro Evolution Soccer 4

Valdría casi cualquier “Pro”, pero el 4 tenía algo que provocaba insaciables ganas de echar otro partidito: su ritmo y variedad de opciones para arrasar al rival/colega. Goles de todos los colores: centros largos, cortos y rasos con remate del que más se lo peleaba; jugadas imposibles yéndose de 5 rivales y el portero; tiros desde cualquier sitio, jugadas en profundidad; faltas, balones largos… en el juego todo funcionaba a las mil maravillas, y defender bien exigía tensión y concentración constantes. Tiene un punto arcade que le sentó tremendamente bien, y a pesar de ello, conseguía que los resultados no terminasen siendo “de patio de colegio”. Divertidísimo, imprescindible en quedadas y JUEGAZO.

Buzzes

Inexplicable que los muchos Buzz que aparecieron en PS2 no tuviesen demasiada repercusión y fuesen relegados, en partidas con la masa de colegas y en reuniones, por otros juegos de Wii incapaces de sacar lo mejor de nosotros en cuanto a habilidad y concentración… y lo peor de nosotros en cuanto a fastidiar al que consideremos que sea rival más fuerte de la partida y hacerle todo tipo de faenas posibles, o pactos de no agresión con el más débil para rebajarle su puntuación al mínimo. Unas tandas al Buzz y rematar con una partida al Risk puede acabar con algún amigo en urgencias… o durmiendo en tu casa por terminar de jugar a las 7 de la madrugada.

Como no quiero que el artículo se alargue hasta el infinito, me dejo en solamente mención a juegazos como el Track and Field, los God of War, Resident Evil 4, Devil May Cry, Final Fantasy XII, Gran Turismo 4, Katamary Damacy, Gradius V, Zone of the Enders 2, Shadow of the Colossus, Onimusha 3, Killer 7… gracias. También me lamento por los juegos que se me han quedado pendientes: los Silent Hill, los Yakuza, Jak and Daxter, Canis Canem Edit, Star Ocean, Suikodens… habrá que echar mano del emulador en PC.

¡¡ GRACIAS POR TODO, PLAYSTATION 2 !!

vainas

Con un pasado y presente consolero, actualmente disfruta también de las viejas glorias de PC. Un analista implacable que juega a todo lo que se le cruza, da igual el género, puede con todo.

6 Comments

  1. neeonez dice:

    En efecto, no son los mejores juegos de la consola, pero es un inmejorable modo de plasmar las sensaciones y los buenos y malos momentos que se pasan con una compañera durante tantos y tantos años… a diferencia de los humanos, cuando se van, no se le echan cosas en cara.

    ¿Qué último juego le hubieses pedido? ¿La incineramos y te haces un colgante? Oye… que lo he dicho de coña pero es un modo de llevar algo con verdadero significado.

    1. vainas dice:

      Creo que la consola echó mucho en falta un Final Fantasy como los de PSX, donde tuvieses un vehículo con el que moverte por el mundo de verdad y que diese esa sensación (un poco falsa por otro lado) de libertad y de mundo abierto. De todas formas el catálogo de la consola es tremendo, pueden estar contentos los de Sony.

  2. Lechoso dice:

    Mi más sentido pésame compañero. Es una triste noticia la cual dá que pensar. Yo nunca fui partidario de la PS, fui jarcor de N64 y luego de la DC, la cual necesita una restauración y una puesta a punto en estos momentos xD

    Suponía que, al igual que las antiguas, las consolas recientes durarían de media tanto o más, pero no es cierto. Cada vez el consumismo electrónico deriva en productos con menor vida útil por muy bien que se cuiden.

    Mira el lado positivo, puedes hacerte con una PS3 de las nuevas para jugar todos esos juegos de la estantería. Yo estoy pensándolo muy seriamente en comprarme una sólo por hacerme con juegos que nunca he podido jugar. Eso o emularlo en PC xD

    1. Lechoso dice:

      Por cierto, me olvidaba: totalmente de acuerdo: MGS3 es muchísimo mejor que MGS2, aunque lo malo: las cinemáticas molan pero es que algunas joder duran tanto que es en plan… ¡quiero jugar joder! Miedo me da el próximo xD

  3. vainas dice:

    ¡Qué va tío! Las nuevas PS3 ya no tienen compatibilidad con juegos de Play 2, sólo la primera hornada de PS3 lo hacía… le van quitando cosas con cada rediseño.

    La N64 y la DC, ¡qué míticas! La DC la pongo de vez en cuando para rejugar los Shenmue o el Code Veronica, pero le tengo que poner un peso encima para que no se pare el CD (debe estar floja la tapa). La Nintendo 64 sigue como una roca desde el año 98, y no será por la cantidad brutal de horas que le metí a Zelda, Smash Bros, Goldeneye…

  4. neeonez dice:

    Hay tanto por jugar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez − uno =