Guías Guías de juego

Consejos para Counter Strike: Condition Zero

Resulta que al final Condition Zero viene a ser el Counter Strike de toda la vida, sólo que jugado contra unos bots tremendamente listos. Así que muchos de los consejos que puedan servir en las partidas de Counter Strike pueden aplicarse también aquí.

Dedicación

Debes tener muy claro que no existe una pre­disposición genética para destacar en este juego y que nadie nace sabiendo. Los reflejos y la capacidad de concentración tienen mucho que ver con tus posibilidades de éxito, pero lo que realmente marcará la diferencia será la cantidad de horas que le dediques. Incluso los mejores jugadores desaparecen rápidamente de las primeras posiciones de las clasificacio­nes mundiales cuando descuidan un poco sus entrenamientos.

Vístete para matar

Pasaron los tiempos en los que disponías de cantidades de inicio muy bajas y tenías que ser muy cuidadoso a la hora de invertir tu dinero. Sea cual sea el nivel de dificultad, empezarás con 10.000 dólares, más que suficiente para elegir el arma que más te guste. Lo que no deberías dejarte en tu lista de la compra es la muy útil protección de kevlar. Jugan­do contra bots, las granadas cegadoras son una buena opción, bastante mejor que las de humo. Si tuviéramos que mojarnos y elegir sólo un arma, escogeríamos el rifle Bull­pup para los principiantes y un M4A1 para los jugadores avanzados. El primero tiene un práctico zoom y el segun­do es más ligero y barato.

Los Bots

Cuando juegas contra oponentes humanos, el factor psicológico suele marcar dife­rencias. Sin ir más
lejos, un equipo que se encuen­tre en una posición ventajosa puede caer con estrépito contra rivales inferiores si lleva unas cuantas rondas sin ganar y su moral está por los suelos. Los bots no sufren desplomes psicológicos, lo que les convierten en rivales de aúpa, sobre todo en niveles de dificultad avanzados. Aun así, pue­de cogérseles el truco esperando, por ejem­plo, para ver por qué rutas alternativas optan y tratar de sorprenderlos en algún punto ven­tajoso. Tras unas cuantas partidas, damos por confirmada la teoría de que, donde hay un enemigo, otro anda cerca. Es decir, que si asomas la cabeza por un pasillo y acabas con un enemigo, ponte a cubierto porque no tar­dará en aparecer un compañero.

El arte de la regarga

Dispara siempre el menor número de balas, concentrándote más en apuntar que en llenar el escenario de munición. No recargues nunca tu arma primaria si sabes que hay un enemigo cerca y nunca recargues cuando estés corriendo en direcc­ión a las posiciones enemigas. En caso de llevar un rifle de francotirador, es bueno usar una Desert agle como arma secunda­ia. Tras realizar el disparo con el rifle, cambia rápido a la pistola y luego de nuevo al rifle, una vez ya esté recargado. Así tendrás un arma pesada entre manos cuando la necesites.

A la cabeza

Tienes que acostumbrarte a que tu punto de mira esté a la altura de la cabeza. Un disparo certero en el cogote te permitirá ahorrar munición y dar por zanjado un encuentro potencialmente peligroso para tu salud. El problema que esto plantea es el retroceso de muchas armas. Por ello, con algunas convie­ne apuntar a la altura del pecho y disparar ráfagas cortas: el retroceso hace que las balas suelan dirigirse a la zona del cuello y cabeza. Una de las formas más fáciles de comprobar el comportamiento de tu arma es situarte delante de una pared y disparar algu­nas ráfagas. Así, puedes ver adónde van las balas y el movimiento que debes hacer para corregir la trayectoria ascendente.

El cazador cazado

Uno de los mayores retos es enfrentarse a un buen francotirador. Para empezar, éstos sue­len elegir zonas de difícil acceso y, a ser posi­ble, con una pared que les cubra la espalda. Intenta no dejarte llevar por el instinto cuan­do veas uno. No saltes, porque tu trayectoria será muy predecible; no te agaches, porque tus movimientos serán lentos. Lo mires por donde lo mires, la mejor opción es huir y tra­tar de sorprenderle por los flancos. Para ello, corre. Si dispones de una granada cegadora, úsala. Y no se te ocurra dejarte llevar por la curiosidad poniéndote a cubierto y disparan­do de forma aleatoria: si lo haces, eres suyo.

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 6 =