Artículos

Carta de un desarrollador enfadado a sus fans

Echando vistazo a la página de Kotaku, me he encontrado con esta carta, escrita por un desarrollador de videojuegos a sus fans. Según se puede leer en el blog y en la carta, lleva cinco años trabajando en la industria de los videojuegos, y está bastante enfadado. Aquí tenéis la traducción, una buena forma de ver las cosas desde el punto de vista de este desarrollador, que quiso mantener su anonimato.

“Queridos consumidores y fans de los videojuegos,

Vosotros no me conocéis, pero es posible que conozcáis algunos de los juegos que he ayudado a crear. Y como acabamos de terminar otro de los x títulos en los que he trabajado, me siento emocionado por todas las personas que adoran nuestro juego, pero también he empezado a odiar a los lo odian.

Por supuesto, la respuesta puede ser justificada. Si la cagamos y nuestro juego fracasa, vosotros debéis decírnoslo. No quiero volver a enviar un producto malo, pero cosas como “espero que la gente idiota que hizo ésto se suicide después de que maten a su familia”, me dan ganas de dejar mi trabajo y trasladarme a otro sector. Al ver las declaraciones que se lanzan por internet insultando a los desarrolladores que trabajan duro y aman los juegos en los que trabajan, sólo me hace perder la esperanza en la gente.

No soy Cliff Bleszinski ni tampoco Ken Levine. Sólo soy un tipo que ha visto un montón de odio inmerecido para un medio que realmente es sólo una parte dentro del mundo del entretenimiento. Soy relativamente nuevo en este campo. He estado trabajando durante cinco años, pero nunca he visto este nivel de odio en ninguna otra industria. ¿Acaso miles de personas dicen que quieren matar a Tom Cruise si una de sus escenas no les gusta? Puede que lo critiquen, pero no se habla de matarlo porque no les guste. Honestamente, a veces este odio hace que no quiera trabajar en juegos nunca más.

Voy a trabajar todos los días, algunas veces dedicándole casi 80 horas por semana y no tengo por qué hacerlo, pero me encanta mi trabajo. Hay muchos como yo. Algunos sí que lo hacen por dinero, pero para eso somos empleados asalariados. Me gustaría que a mis juegos les fuese bien, que la gente los quiera.

Y si alguien fuera a salir y decir algo horrible, como el tipo de insultos que veo en los foros o en las redes sociales o en las bandejas de entrada de los correos de compañeros… Simplemente me desconcierta que esto se haya convertido en la norma. ¿Cómo puede ser aceptable? La mayoría de los jugadores no tienen ni idea de lo que realmente sucede durante el desarrollo de un juego (o lo difícil que es conseguir que cientos de personas trabajen juntas de forma coordinada en un proyecto), y ver estos mordaces comentarios a veces me vuelve loco.

No es quiera censurar a nadie, sólo quiero que la gente se dé cuenta de las cosas que dice, y tal vez lo piensen dos veces la próxima vez que decidan degradar a personas que dedican su tiempo y energía en la creación de videojuegos, incluso cuando esos juegos no salen tan bien.

No olvidemos nunca que los juegos son hechos por gente que los ama. Yo como, duermo y respiro videojuegos, y siempre serán una parte importante de mi vida.

Es importante recordar que no todos los partidos son en el mismo campo de juego. Los desarrolladores de juegos que no pertenecen a editoriales de primera línea como Sony o Microsoft, tienden a tener menos recursos y carteras más pequeñas. Sin embargo, se les pide a menudo que creen juegos que vayan a la par que los de estas compañías desarrolladoras, cuyos presupuestos se elevan sobre los de sus competidores. Durante la media década que he trabajado en juegos, he tenido la oportunidad de trabajar para un desarrollador de los grandes y un desarrollador independiente. Durante estos cortos cinco años, he visto a la gente poner toda su pasión tanto en productos buenos como malos, y lo que hemos hecho juntos ha sido realmente sorprendente.

Los desarrolladores de juegos no sólo se sientan frente a sus ordenadores dibujando garabatos y tecleando códigos; creamos diversión de la nada. Tomamos cientos de horas de conversaciones, refinamientos y debates, y hacemos que aparezcan en la pantalla. Los desarrolladores de juegos hacen arte.

Así que antes de enviar amenazas de muerte a personas, o dar a conocer ceros en Metracritic, o escribir innecesariamente cosas acerca de un juego con el que has pasado sólo un par de horas, recuerda que lo que estás jugando es la culminación de años de la vida de alguien. Por lo general, no es sólo una vida, sino decenas, o cientos, o incluso miles de personas que se despiertan todos los días por la mañana pensando en las experiencias que van a crear.

La industria de los videojuegos está dominada por los introvertidos, personas creativas y apasionadas que podrían tener problemas depresivos debido a la naturaleza de sus puestos de trabajo, las largas horas, las duras críticas, y los fans más duros. Un comentario que parece insignificante podría cortar la mente de un desarrollador como una cuchilla de afeitar.

Así que si los desarrolladores les mostramos a los aficionados un producto malo, hacédnoslo saber. Si nuestro juego tiene fallos, hablad acerca de ellos. Pero por favor, sed respetuosos. Sed amables con las personas que ayudan a hacer y producir los juegos que más te gustan, y sobretodo con las personas que hacen los juegos que no te gustan. Nadie merece ser tratado como menos que un ser humano.

Recuerda que tus palabras, sí, tus palabras tienen un impacto en la gente que hace videojuegos. No importa quién seas, el tuyo podría ser el comentario de Internet que cambie la vida de un desarrollador.”

Fuente: http://kotaku.com/i-help-make-video-games-and-im-sick-of-the-hatred-fro-1500603631

Noemn

Le encanta el rol y los juegos de estrategia por turnos, pero odia los FPS que son demasiado simples o sin sentido. Cree que todo buen juego debe tener una buena historia o en su defecto, una mecánica de juego innovadora. De vez en cuando al hemos pillado con juegos casuales en su teléfono móvil, pero dice que se instalan solos.

5 Comments

  1. Lechoso dice:

    Amén, y eso que yo sólo desarrollé un videojuego. Puedes criticar aspectos del producto final, pero realmente hoy en día los consumidores obtienen los juegos que buscan (la mayoría claro) y el trabajo de cualquier trabajador es igual de válido y respetable (salvo que sea sicario, asesino a sueldo, traficante, etc… claro está).

    ¡Dios bendiga el octavo arte!

    1. vainas dice:

      De acuerdo al 100%

  2. neeonez dice:

    100% con la carta.

    Estás deseando ver la respuesta de la gente y ver que solamente sacan sus defectos condenándote por ello, dejando de lado todos los aspectos positivos (salvo el caso del Big Rigs, que no los tiene) es algo que puede deprimir bastante ¿Malo? Puede, pero las horas invertidas ahí están y dudo que sea de amenaza de muerte. Es mejor un crítica constructiva que incite e mejorar el producto o a hacerlo mejor para la próxima.

    Recuerdo cuando entregué el jueguecillo en la asignatura de sistemas multimedia; no pensaba en la nota, sino que solamente me imaginaba al profe que lo iba a evaluar probándolo. Quizás los conocimientos o habilidades pueden ser mayores, pero no la pasión ni el esfuerzo, entrando como dice Lechoso en un octavo arte. Cm dije en otro post, mis juegos favoritos están plagados de bugs.

  3. vainas dice:

    Creo que el ser humano, por naturaleza, es algo que merece poco menos que ser erradicado, pero también creo que Internet le ha abierto la puerta a muchos gilipollas cuya única cosa que hacer en su día es aporrear un teclado para insultar a alguien, o criticar algo sin tener ni la más remota idea.

    Y ya sabemos: hace más ruido un tonto que 100 listos…

    La única solución es la ignorancia y el bloqueo total y absoluto. Esta gente son personas sin ocupación ni aficiones “sanas”, y ya bastante tienen con tener que escoger como hobby el insulto y el trolleo malo. Además, ¿qué más da? Si seguramente el niño de 7 años que se puso a insultar ni se habrá comprado el juego, y no creo que haya jugado más que 20 minutos a una copia pirata.

    La vida es así: objetivamente, hay 5 gilipollas por cada 100 personas decentes. El problema es que estos gilipollas, al no tener ocupación ni educación, tienen que llenar su tiempo libre con ruido e insultos. Pero no nos deben afectar: ése es el camino para ganarles.

  4. walkersky dice:

    Totalmente de acuerdo con la carta y con vosotros.

    Hagas lo que hagas, la gente te va a criticar. Hay que aprender de las críticas constructivas, y las que no aportan nada, utilizarlas para buscar con más fuerza alcanzar nuestros objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =