Análisis PSP

Bomberman / Análisis (PSP)

Si algo tiende a infinito, son sin duda las entregas de Bomberman, el juego bandera de la mítica desarrolladora nipona Hudson Soft desde que la primera entrega vio la luz en el año 1985. Para los que hayan estado encerrados en el cuarto de curar los chorizos durante años, decir que los juegos de Bomberman tratan básicamente de unos muñecos que ponen bombas para terminar con las malvadas criaturas que pueblan el escenario o para hacer explotar en pedazos al resto de oponentes. Los escenarios pueden ser cuadrados o rectangulares y están formados por bloques no destruibles -blandos- y bloques destruibles -duros-, los cuales podemos hacer desparecer colocando una bomba a su lado. Si ahora aderezamos toda esta simple mecánica de juego con power-ups, tenemos como resultado un juego sencillo pero muy adictivo, como ya demostraron las ventas de los primeros juegos de Bomberman para la NES/Famicom.

Tras una explotación de la saga más allá de sus posibilidades a base de juegos con historia o packs de mini juegos, nos llegaba para PSP en el año 2007 un juego que pretendía volver a los orígenes de la saga. No es el primero juego de Bomberman para PSP, puesto que ya había salido otro de la subserie Bomberman Land que no tuvo demasiado éxito. De todos modos, Bomberman Land salió a la venta en Japón, pero no en el resto del mundo hasta pasado un tiempo de que el juego que analizamos se comenzara a distribuir, por lo que podríamos decir que se trata del primer juego de Bomberman para PSP en Europa y América.

El conservadurismo del juego ya lo podemos percibir en el título del juego, que vuelve a denominarse Bomberman a secas, sin coletillas que puedan dar a entender que nos encontraremos con alguna aberración como Bomberman Act Zero, para muchos considerado como el peor juego de la saga. Por otro lado, las partidas son muy cortas, por lo que ahora mismo, una portátil es sin lugar a dudas la plataforma ideal para este juego.

Sencillo y divertido

Tenemos dos tipos de bloques, que son los destruibles o blandos y los no destruibles o duros. Destruyendo los bloques blandos podremos ir abriéndonos paso por el escenario para obtener los objetos de mejora que habrá ocultos en algunos bloques, siendo así más sencillo alcanzar el objetivo de cada nivel, que no es otro que acabar con los múltiples enemigos que deambulan por el escenario de un lado a otro para activar la salida del nivel.

Cada mundo suele tener su particularidad, como la de resbalar en el mundo de hielo.

Cada mundo suele tener su particularidad, como la de resbalar en el mundo de hielo.

La IA de los enemigos es muy mala, pero en este caso, es algo característico de la saga, por lo que suponemos que los bichos han nacido así. Es un Bomberman bastante complicado en comparación con otras entregas, especialmente los jefes finales, así que no os riáis demasiado de la torpeza de los enemigos. De todos modos y al igual que en las otras entregas, la mayor parte de las veces moriréis por culpa de una bomba que vosotros mismos hayáis puesto.

Los power-ups disponibles son los mismos de antaño:

  • Potencia de fuego: Sirve para que las bombas tengan más alcance o potencia de fuego.
  • Power bomb: La primera bomba que pongamos tendrá la máxima potencia.
  • Clavos: Sirve para que nuestras bombas atraviesen los bloques blandos.
  • Mina: La primera bomba que pongamos será una mina que explotará cuando un enemigo o nosotros pasemos por encima.
  • Más bombas: Sirve para aumentar el número de bombas que podemos llevar al mismo tiempo.
  • Velocidad: Sirve para aumentar nuestra velocidad de movimiento.
  • Patear: Podemos dar patadas a las bombas para desplazarlas.
  • Tiempo: Un minuto de tiempo adicional.
  • Revelar: Veremos lo que hay oculto en los bloques blandos.
  • Preparar bombas: Podemos poner varias bombas a la vez que explotarán al mismo tiempo.
  • Atravesar bloques: Permite atravesar los bloques blandos.
  • Atravesar bombas: Podemos pasar por encima de las bombas por un tiempo limitado.
  • Calavera: El fuego de la siguiente bomba que pongamos explotará con un radio de acción cuadrado.
  • Bombas remotas: Podemos hacer que las bombas exploten cuando queramos.
  • Inmunidad: Seremos inmunes ante las bombas.
  • Invencibilidad: Seremos inmortales por tiempo limitado.
  • Proteger: Podremos evitar la muerte una sola vez.

La salida del nivel es un portal que estará oculto en uno de los bloques blandos, pero aunque la encontremos, tendremos que eliminar a todos los enemigos para activar la salida. Si colocamos una bomba al lado del portal la habremos liado, porque comenzarán a salir continuamente los enemigos más complicados del juego, que tienen forma de píldora anticonceptiva. Si pasa ésto, será vital eliminar a todos los enemigos cuanto antes.

Modo de juego normal (historia)

También llamado modo de juego principal o modo historia. Tenemos 10 mundos que debemos ir desbloqueando uno a uno mediante las correspondientes llaves que nos darán acceso al siguiente mundo. Cada mundo se compone de 10 niveles, habiendo en el último nivel de cada mundo un jefe final al que debemos derrotar. Los mundos disponibles son: Mundo Bomber, Mundo Desierto, Mundo Hielo, Mundo Jungla, Mundo Fantasmal, Mundo Mecánico, Mundo Electro, Mundo Lava y Mundo futuro.

Dentro de su sencillez, cada jefe tiene algún punto débil o modo de matarlo.

Dentro de su sencillez, cada jefe tiene algún punto débil o modo de matarlo.

Vamos ahora con una de las grandes novedades del juego para este modo; los objetos o items o mejoras o como queráis llamarles. En el menú del modo historia veremos un listado de objetos que podremos seleccionar usando los botones L y R. También podremos acceder a dicho menú mientras jugamos si pulsamos START. A diferencia de otros juegos, las mejoras no se aplicarán instantáneamente cuando las recojamos, pudiendo ahora activarlas cuando mejor nos venga. Podemos recoger todas las mejores de un tipo que queramos; no hay límite. Si morimos, además de perder una vida, perderemos también las mejoras de nuestro personaje y tendremos que aplicarlas de nuevo, si es que las tenemos.

Por último, también tendremos fases extra de bonus al completar el nivel cinco de cada mundo. En las fases de bonus seremos inmortales y podremos usar bombas ilimitadas para terminar con la mayor cantidad de enemigos en un tiempo limitado.

Reviviendo la experiencia original

Cuando hayamos terminado el modo normal tras 100 niveles, desbloquearemos el modo de juego clásico en el que reviviremos la experiencia del Bomberman original de NES pero con mejores gráficos. Serán 50 niveles repartidos en 5 zonas, pero en este caso sin jefes finales. Ahora ya no habrá inventario de objetos, por lo que tendremos que comenzar a mejorar nuestro personaje recolectando objetos de cero en caso de morir. La cantidad de objetos por nivel es muy escasa, pero el juego es considerablemente más fácil en este modo.

Es algo personal

Un modo de juego que no puede faltar en todo juego de la saga Bomberman es el modo batalla, en el que competimos contra otros jugadores reales o contra bots controlados por la IA del juego. No habrá enemigos como tal aparte de otros bombermans, pero las batallas son lo suficientemente intensas como para que no sean necesarios. El número máximo de oponentes se reduce a tres, lo cual puede ser algo escaso para los más expertos. Si jugamos contra otros jugadores podemos usar la opción de compartir juego para que solamente un jugador necesite tener el juego, aunque las opciones en este caso son más limitadas. Podemos elegir la dificultad de los bots y lo cierto es que lo hacen bastante bien teniendo en cuenta lo fácil que es suicidarse en este juego.

Cuando alguien muere puede continuar jugando desde el borde del escenario, por donde podrá moverse y lanzar bombas mientras va montado en un vehículo. Si una bomba suya mata a algún oponente, volverá a la vida y el oponente ocupará su lugar en el borde del escenario. Se trata de una idea muy buena para tener siempre en la partida de principio a fin.

Gráficos, música, controles y esas cosas

Los gráficos del juego son sencillos, pero el juego tampoco necesita mucho más y cumplen su cometido. La única pega real en este aspecto es que notaremos algunas ralentizaciones mientras jugamos, cosa que no debería suceder con tan pocos elementos en pantalla. Tras jugar a Wipeout: Pure en PSP, queda claro que la calidad gráfica no va en contra del rendimiento si la optimización es adecuada.

La música es también correcta; melodías electrónicas rápidas, pero quizás algo repetitivas. En el modo multijugador las canciones se van alternando, pero en el modo historia sonará siempre la misma melodía en cada mundo, resultando algo cargantes. Para los efectos de sonido… bomba, explotar… esas cosas, no se necesita demasiado. Hubiese estado bien que los enemigos hiciesen algún sonido al morir en lugar del “pufff” que emiten al desaparecer unos segundos después de haber recibido su ración de TNT.

Comenzamos en el clásico mundo Bomber.

Comenzamos en el clásico mundo Bomber.

Debido a la sencillez de los controles, no nos costará demasiado explorar todas las posibilidades del título. Nos moveremos con la crucera, no siendo posible utilizar el stick, algo que a muchos puede que les moleste debido a una de las mayores cruces de la consola portátil de Sony, que paradójicamente resulta ser la cruceta. Con los botones de la derecha pondremos bombas y activaremos las bombas de detonación remota cuando proceda. Por último, usando L y R seleccionamos los items para utilizarlos cuando queramos.

En resumen

Tenemos el juego de siempre con un lavado de cara y muy pocas novedades como para considerarlo un juego original a estas alturas, siendo la sensación de deja vu inevitable si ya habéis jugado a otro Bomberman. A pesar de contar con 150 niveles incluyendo el modo clásico, todos seréis capaces de terminar el juego en muy poco tiempo, por lo que deberéis refugiaros en su divertido modo batalla. De todos modos, me ha parecido más entretenido que otros juegos de PSP que probablemente tengan un presupuesto muy superior.

Bomberman [2007]
6.5
Bueno
Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

2 Comments

  1. Varok dice:

    Dios… que recuerdos de los Bomberman… que viciadas… yo al que mas jugué fue al Bomberman 64, que era la hostia, sobretodo el modo batalla, donde la calavera te daba la “maldicion”… tenia muchos efectos distintos, como poner bombas que explotaban instantaneamente, o correr a toda velocidad, o que ponia bombas siempre que te movias, hacerte pequeño o gigante… y lo divertido es que si tocabas a otro bomberman, le pasabas la maldicion xDDDD… Y el modo aventura era en plan mapeados grandes, y era chungo de cojones. (no confundir con Bomberman adventure 64 o algo asi, que habia 2)

    ¿El multijugador de este es solo local?

  2. EduZRO dice:

    La verdad es que nunca he probado el multijugador salvo con los bots. Ahora mismo la PSP no me detecta la señal WIFi de mi router, pero hay una opción que aunque no lo pone explícitamente, podría ser…. pero pide que me conecte primero.

    Mi preferido era el Atomic Bomberman de PC, que por lo que cuentas es parecido al de la 64. Con la calavera te pasaban cosas como no dejar de poner bombas y podías contagiar a otros XD Vaya tardes que pasaba con un amigo XD. Pero en éste nada de modo aventura; solamente batallas. Además tenía un editor de niveles. Acabo de probarlo en Windows 7 y funciona! Hoy ya no me acuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − cuatro =