Análisis

Tom Clancy´s Splinter Cell Pandora Tomorrow / Análisis

Ubisoft renovaba su compromiso con la acción táctica sin arriezgar nada: tan excitante y frustrante como el Splinter Cell original, Pandora Tomorrow presenta una historia mucho más sólida que su predecesor y agrega unos cuantos elementos, algunos de ellos más cosméticos que prácticos.

Igual que la bebida refrescante más vendida en el planeta, Splinter Cell puede cambiar de embase y someterse a un pequeño “lifting” para adoptar el apellido de Pandora Tomorrow, aunque no deja de ser prácticamente lo mismo que era hace poco más de un año. El juego apenas presentaba fisuras, así que los desarrolladores han optado por una política continuista.

De hecho, la gran aportación de Pandora Tomorrow  es el modo multijugador. Consiste en un enfrentamiento por equipos de dos contra dos: uno de ellos juega como espías de Shadownet en tercera persona y el otro como mercenarios de AGRUS en primera persona. Las tres modalidades enfrentan a ambos equipos por la posesión de los contenedores  del letal virus entorno al cual gira el guión, con diferentes reglas y condiciones de victoria en cada caso. La experiencia es muy diferente a la que ofrecen otros juegos y ése es uno de sus puntos fuertes.

En lo que al apartado en solitario se refiere, Sam Fisher vuelve a protagonizar toda la acción. Esta vez le ha tocado seguir el rastro de un terrorista que se ha hecho con una peligrosa arma biológica. La investigación le lleva de Indonesia a Estados Unidos, pasando por Francia e Israel.

Nos pasaremos el juego haciendo el vago por las esquinas.

Su extenso repertorio de movimientos es herencia del juego original y presenta pocas novedades: la posibilidad de apoyarse sobre una u otra pierna tras un salto, un giro SWAT para pasar rápidamente de un flanco a otro de un pasillo, la opción de entrar por trampillas y poco más. En total, disponibles de 27 movimientos diferentes a los que hay que sumar una notable cantidad de acciones y varias velocidades de desplazamiento. Es una suerte que no haya aún más opciones, porque íbamos a hacernos un lío tremendo con el teclado. Además, este amplio registro es sumamente eficaz para el trabajo que debe realizar.

Sin miedo a la oscuridad

La iluminación dinámica en tiempo real vuelve a jugar un papel fundamental, ya que Fhiser debe esforzarse en pasar desapercibido y recurrir a la violencia sólo en situaciones extremas. Vamos, que no puede ir matando a todo bicho viviente, sino que debe conformarse con noquear a guardias, terroristas, militares, mercenarios y policías para esconder los cuerpos inconscientes en el mejor sitio posible, de forma que nadie los encuentre.

Tanto los escenarios exteriores como los interiores están repletos de oscuros rincones y zonas perfectamente iluminadas, lo que obliga a ir apagando luces como sea a medida que avanzas. A veces puedes usar el interruptor, pero las más tienes que hacer uso de un arma con silenciador, aunque te arriesgas a ser descubierto si lo haces.

A ver tú, mindungui; ¿cual es la contraseña de la secadora?

Un indicador que muestra en todo momento el nivel de visibilidad de nuestro agente encubierto es una de las principales herramientas para sobrevivir. Fhisher puede ser totalmente invisible a los personajes de juego en las condiciones adecuadas y puede pasar a menos de un metro de ellos sin que adviertan su presencia. En ello influye también la velocidad de movimiento, que va desde pasos lentos y firmes a la más apresurada carrera. cuando te mueves muy despacio, tanto que puedes engañar a los detectores de movimiento, descubres un pequeño fallo de la animación del personaje: a esa velocidad, se desliza literalmente sobre el suelo.

Sorpresas de todo tipo

 

Este leve defecto no es único: no todos los cristales y espejos reflejan la imagen del protagonista, los cuerpos inconscientes o muertos atraviesan paredes y objetos del escenario, hay problemas con las colisiones 3D entre el personaje y elementos de los escenarios… También hay alguna pifia más llamativa que se produce cuando el juego carga una nueva zona del nivel en que te encuentras.

¡Oh, no se avecina un túnel!

Por ejemplo, en Jerusalén, hay un  momento en el que tienes que reunirte con un personaje junto a una iglesia. A punto de llegar al lugar en cuestión, ves una guardia bajo una farola encendida. Evidentemente, disparas a la farola para poder avanzar al abrigo de las sombras. Instantes más tardes, se produce una carga de la nueva zona del mapa y … ¡milagro! La farola está intacta. Pero la bala que has gastado en destrozarla segundos antes no está en el cargador de tu arma.

Pese a estos errores, el motor gráfico de Pandora Tomorrow es muy detallista y ofrece gran cantidad de efectos recreados de forma sobresaliente gracias, por otro lado, a la elevada exigencia en cuanto a tarjeta gráfica se refiere. Los escenarios son impresionantes y la niebla, el vapor, el humo, las nubes y otros muchos elementos que sustentan la ambientación visual están realizados con gran destreza.

En el apartado sonoro, cabe destacar que el dinamismo de la música juega a tu favor. Cuando un potencial enemigo está alerta porque ha visto u oído algo, la banda sonora refleja este cambio de actitud. En ese momento, lo único que tienes que hacer es quedarte quieto en la oscuridad y, aunque hayas perdido de vista al guardia, no moverte hasta que la música vuelva  a su ritmo habitual. Entonces sabrás que el peligro ha pasado.

Las misiones son variadas en cuanto a escenarios y objetivos, si bien la mecánica de todas ellas es repetitiva y termina convirtiendo Pandora Tomorrow en un ejercicio de ensayo y error: avanzas, ves el guardia, guardas la partida, intentas noquear al guardia y ocultar el cuerpo. si lo consigues, vuelves a guardar. Si fracasas y disparas la alarma, cargas la partida y vuelta a empezar.

Los efectos de luces y sombras estaban muy logrados.

En definitiva, el apartado para un jugador de Pandora Tomorrow no va mucho más allá de lo que llegara Splinter Cell, aunque la narrativa es mucho más sólida y cinematográfica que en el juego original. El modo multijugador es una novedad evidente dentro de la serie y da mucho juego. A pesar de la ausencia de grandes novedades, entre ambos te engacharán y tendrán en vilo durante bastante tiempo. Y al final, eso es lo que importa, ¿no?

JUGUETES DE ESPÍA

Sam Fisher dispone de numerosos dispositivos que le facilitan notablemente el trabajo. Cada situación requiere del uso de distintos apartados, si bien cada uno de ellos conlleva ciertos riesgos.

  • HÁGASE LA LUZ: En las zonas más oscuras, tendrás que confiar en las gafas de visión nocturna, aunque una iluminación excesiva puede cegarte por un momento.
  • CUERPOS CALIENTES: En ocasiones, distinguir a los enemigos puede ser imposible a menos que utilices el visor térmico, dispositivo que puede resultar inútil ante la presencia, por ejemplo, de un fuego.
  • EL OJO QUE TODO LO VE: una pequeña cámara de fibra óptica te permite descubrir qué hay al otro lado de cualquier puerta que vayas a cruzar.
Tom Clancy's Splinter Cell: Pandora Tomorrow [2004]
8
Excelente
En lugar de crear un juego nuevo a partir de cero, los desarrolladores han optado por pulir los robustos cimientos del original y añadir un modo multijugador. Por ello, Pandora Tomorrow se queda a medio camino entre la expansión y la secuela. En cualquier caso, es un buen juego.Analizado por

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =