Análisis

Starfleet Command 2: Empires At War / Análisis

Acabas de llegar a una hermosa constelación llena de hexágonos. Te pasarías el resto de la tarde reflexionando sobre la inmensidad del cosmos, pero esas naves alienígenas interrumpen el flujo de tu mente con su fuego cruzado.

Aunque el Enterprise seguro que ya ni supera la ITV, lo cierto es que aún a día de hoy no pasan tres meses sin que se edite un juego sobre el universo trekkie. En el 2001 le tocaba el turno a la versión virtual del famoso juego Starfleet Battles. De hecho, ésta es la segunda vez que Interplay intenta adaptar este juego, aunque la primera entrega pasó sin pena ni gloria por nuestros PC. Lógico, su jugabilidad se limitaba a apuntar a las naves enemigas y disparar en el momento en que las armas podían hacer más daño. Quicksilver no se lució demasiado con esta visión tan pedestre de lo que debe ser un combate interestelar. Esa vez, la licencia ha caído en manos de un desarrollador nuevo, Taldren, que sí ha demostrado ciertas ganas de hacer los deberes.

El universo Star Trek ha crecido y ahora alberga campañas dinámicas. Te moverás como si estuvieras en un tablero, ya que el espacio se ha dividido en hexágonos (cada uno de ellos corresponde a un sector y a una de las facciones de litigio). a medida que ganes sectores a tus enemigos, éstos verán más limitada su capacidad de producción. Las misiones son bastante más variadas y ahora incluyen operaciones de captura, rescate o suministro.

Sobre las razas, dispones de dos más que en el original: Los Interestelar Concordium y la Mirak Star League. con esto ya serán ocho los bandos en litigio, con más campañas y más naves que manejar.

Tú, sal de mi hexágono

Al principio del juego dispondrás de una fragata y de cierto prestigio. A medida que salgas airoso de las misiones, ganarás prestigio y tendrás acceso  a nuevas naves y a mayor potencial bélico. Si tu nave se convierte en unua pila de escombros intergalácticos, se te asignará una más modesta y deberás recuperar la confianza de tus gerifaltes.

Pero los buenos trekkies disfrutarán especialmente con las novedades en las naves. En el primer Starfleet no se podían disparar los cañones desde la parte posterior, así que no te quedaba más remedio que jugarte los bigotes en maniobras de alto riesgo o volverte loco para encontrar la posición de disparo más adecuada. Esta vez basta con que localices los puntos débiles de las naves enemigas, con lo que el número de maniobras complejas y más bien inútiles que debes realizar se reduce muchísimo. En esta entrega, dispondrás de cañones posteriores y de armas de mayor alcance, como los misiles, así como de sistemas para protegerte de ellos.

Entre las nuevas naves hay que destacar la posibilidad de emplear transportes y cazas. También se ha mejorado el sistema para crear formaciones y es mucho más sencillo cambiar de nave. Controlarlas sigue siendo un trabajo complejo, aunque la IA se ha mejorado considerablemente y muchas de las opciones pueden automatizarse.

Los nuevos invitados

El universo trekkie cada vez está más concurrido. Aquí tienes una breve descripción de las nuevas razas que lo aprueban:

  • Interestelar Concurdium: Si no vas a elegirlos, no te acerques a ellos. Son muy poderosos y, aunque creen en la paz y armonía, disponen de la tecnología militar más avanzada del universo
  • Mirak Star League: No, no es el nombre de una liga de fútbol alienígena. LosMirak son parientes de los Lyran y los Klingon , destacan por su agresividad y son adictos a la carne. También se les conoce como Kzinti y tienen poderosos misiles y cazas ligeros.

Como en el cine

Si jugaste al primer Starfleet, verás que en éste han mejorado substancialmente los gráficos y sonidos. En el primer caso se han incorporado luces dinámicas que afectan a naves y planetas, texturas que reflejan los daños recibidos por las naves y una excelente sensación de velocidad cuando tu nave desplaza. En el apartado sonoro, los efectos de la versión anterior se han pulido y se han incorporado nuevos. También se ha aumentado la oferta musical con pistas grabadas por la orquesta de la ciudad de Salt Lake y con voces de actores profesionales, lo que confirma que la compañía de desarrollo no ha reparado en gastos para reproducir en lo posible la atmósfera de los Star Trek de celuloide.

Las diferencias con la versión anterior son más que notables y enriquecen al juego al máximo. Pero el tipo de simulación que emplea es mucho menos dinámico que el de los juegos como Homeworld Cataclysm y no se aprovechan suficientemente los entornos en 3D. SFC 2 sigue desarrollando las batallas en un sólo plano, pero también hay que reconocer que es otro concepto de combate interestelar, más parecido al combate por turnos que al frenesí de la estrategia en tiempo real.

Starfleet Command 2: Empires At War [2000]
6.5
Bueno
¿Verdad que ya ni te acuerdas de la primera vez que mataste un marciano? Menos mal que aquí vienen el nuevo Starfleet, dispuesto a refrescarte la memoria. Si eres un trekkie, un exterminador de alienígenas y un pasable estratega, éste es, sin duda, tu juego.Analizado por

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 10 =