Análisis PC

Papers, please / Análisis (PC – 2013)

28 de noviembre de 1982

Hoy ha sido mi primer día de trabajo en el puesto fronterizo que divide la ciudad. La guerra contra Kolechia ha sido reciente, y todavía quedan secuelas visibles. Mi amada República de Arstotzka me designó por sorteo para este trabajo, y estoy muy motivado para hacerlo de la mejor forma posible, trayendo dinero a casa y siendo leal a mi gran país. Ha sido bastante fácil: la mayoría de personas que querían cruzar tenían los papeles en regla y, por el momento, nuestro amado gobierno mantiene el acceso únicamente a nuestros compatriotas de Arstotzka, por lo que nos es muy fácil hacer las comprobaciones de la documentación. De todos modos, no me puedo despistar y he de trabajar duro, pues mi salario va en función de la gente a la que consiga atender en mi turno, así que he de trabajar eficientemente para poder atender al máximo de personas posible y, de ese modo, llevar dinero a casa y pagar nuestro piso estatal, nuestra calefacción, la comida y las medicinas para mi familia. Todo buen ciudadano de Arstotzka tiene que ser capaz de mantener a su familia.

papers please 1

29 de noviembre de 1982

Hoy me ha llegado un memorándum del inspector de inmigración. A partir de hoy, nuestra amada República de Arstotzka permitirá la entrada de extranjeros. Me alegra que la gente de nuestros países próximos puedan entrar a ver las maravillas de Arstotzka con sus propios ojos, aunque este cambio en el trabajo me ha supuesto más esfuerzo a la hora de comprobar que los pasaportes estuviesen en regla. He atendido a varios despistados (o eso es lo que quiero creer) que tenían los pasaportes caducados y sin foto. Cometí el error de validar la documentación de un ciudadano de Kolechia con el pasaporte caducado, y me llegó un aviso de infracción. Si cometo 2 infracciones más por turno,  éstas se me empezarán a descontar del salario, por lo que tendré que estar más concentrado para llevar el máximo dinero a mi familia. ¡Viva la Gran República de Arstotzka!

30 de noviembre de 1982

Hoy no ha sido un buen día. La persona a la que validé la documentación ayer resultó ser un terrorista, por lo que, a partir del día de hoy, todo extranjero que quiera entrar a nuestra amada república tiene que acompañar su pasaporte con un visado sellado y en regla de su propio país. Entiendo que la gente que quiere atacar a nuestro envidiable país nos exija medidas de seguridad más completas, pero ha sido agotador tener que denegar la entrada a ancianos y familiares que no sabían de la existencia de estas medidas de seguridad. No puedo dejar de pensar en que, hoy mismo, he separado a un matrimonio de refugiados sellando la entrada del marido y denegando la entrada a su mujer. Todavía le doy vueltas, pero, ¿qué podía hacer? Un buen ciudadano cumple con su deber, es lo que he dicho siempre, y no tengo la culpa de que sus papeles no estuviesen en regla. Siempre me han enseñado a mantenerme FUERTE, y eso es lo que voy a hacer.

papers please 2

01 de diciembre de 1982

El día de hoy ha sido agotador. Mi hijo ha enfermado, por lo que tengo que mejorar mi ratio de personas atendidas en el turno. Ahora, además, toda persona que venga a trabajar tiene que presentar un permiso de trabajo en regla, por lo que aumentan los datos que tengo que comprobar. Una persona me quitó medio turno intentando sobornarme para que le sellara el visado, ¿qué se ha creído? Soy un ciudadano honrado… quizá demasiado, porque no lo denuncié al guardia de seguridad. En fin, me voy a dormir.

02 de diciembre de 1982

He tenido que echar mano de mis ahorros para pagar la comida, así que no me puedo despistar y he de trabajar más duro por el bien de mi país y de mi familia. Me pregunto si habrá gente tan miserable como para aceptar sobornos en los puestos fronterizos. Reconozco que se me pasó por la cabeza dejar pasar a aquel anciano, ¡me ofrecía mil créditos, mil! ¡Con eso mi familia tendría para un año entero! Al fin y al cabo… siempre cometo algún error en el trabajo con alguien, y la multa hubiese sido asumible… No, no puedo caer tan bajo como para siquiera pensar en ello; al contrario, he de trabajar más duro y atender a más personas. ¡Por Arstotzka!

03 de diciembre de 1982

Hoy he llegado a casa antes de acabar el turno. Un terrorista cuya documentación estaba totalmente en regla se inmoló al poco de cruzar la frontera, matando a 3 compatriotas. Yo sellé el paso de aquel hombre. ¡Tenía todo en regla, joder!  No sé ni qué decir, estoy desolado… No puedo continuar.

04 de diciembre de 1982

Nuestro gobierno ha tomado medidas. A partir de hoy y en adelante, tengo que comprobar no sólo la foto, el número de pasaporte y su validez y el nombre de la persona, sino que he de comprobar su peso y escanear a posibles sospechosos. ¡Hasta puedo ordenar que detengan a quien tenga alguna infracción grave! Me siento con muchísima responsabilidad, y cada vez me asaltan más dudas… alguna gente se queja, me dicen que no entienden unos controles tan exhaustivos, y cada vez más gente intenta chantajearme… ¡cada vez tengo más estrés y me replanteo cosas! Una persona, hoy, se ha dejado, aparentemente olvidado en el mostrador, un documento cifrado. Lo he leído pero no comprendo nada de lo que pone, ¿qué debería hacer?

papers please 3

05 de diciembre de 1982

Estoy agotado. He conseguido atender a un número altísimo de personas, por lo que, de momento, mi familia está bien, pero a pesar del duro trabajo no paro de cuestionarme cosas. Una persona extranjera me ha explicado en el puesto que nuestro amado país nos explota, que sus dirigentes viven bien a costa de la represión contra los ciudadanos, que controlan los medios de comunicación y que también nos controlan a nosotros, y que mañana un espía acudirá al puesto para organizar una lucha armada desde dentro. ¿Será verdad lo que dice? ¿Y si todo es una trampa para detener a espías y colaboradores de Kolechia? ¿Es seguro escribir esto? Me ha dicho que me pagaría  200 créditos si ayudo a su compañero a cruzar la frontera mañana, y no me vendrían nada mal… cada día trabajo más duro, ¿y qué obtengo a cambio? Me han subido el alquiler del piso, y cualquier interrupción o error en mi trabajo me crea un problema, pues si pierdo demasiado tiempo en atender a la gente o lo hago mal, no conseguiré llevar el dinero suficiente a casa. ¿Qué puedo hacer? ¿Sería mejor mi situación actual si hubiera aceptado sobornos? ¿Me veré obligado a hacerlo? ¿Me pillarán si lo hago? Cada vez tengo más poder en mi trabajo, no puedo evitar pensar que tengo margen para hacer cosas.

 

          06 de diciembre de 1982

He decidido ser leal a mi país. Descubrí inmediatamente al agente secreto cuya misión era sabotear a Arstotzka desde dentro, y le impedí el paso. No sé cuáles serán las consecuencias de mi decisión, pero sí sé que podría ser una trampa. No tengo ganas de pasar el resto de mis días en una cárcel bajo cero y, por otra parte, esta gran República me lo ha dado todo hasta hoy: mi casa, mi trabajo, la posibilidad de mantener a mi familia, pertenecer a una comunidad y un ideal de vida por el que luchar. Seguiré haciendo lo que hasta ahora: trabajar cada día más duro, sin cuestionar demasiado lo que mi gobierno hace o deja de hacer. ¿Quién soy yo para cuestionar nada o para mejorar las cosas? Bastante tengo con lo mío.

        06 de diciembre de 1982

Lo he hecho: he permitido el paso del espía de la organización y he cogido su dinero. Estoy tan nervioso que no puedo pensar con claridad. Cuando vi el dinero encima de la mesa me bloqueé, no sabía si llamar a los guardias y cerrar la persiana… madre mía, no sé aún cómo lo he hecho ni por qué he decidido ayudar al sabotaje. ¿Y si esto es sólo el principio? ¿Y si he de dejar pasar a más espías por la frontera? ¿Y si el gobierno descubre que tengo este dinero y me pregunta que de dónde lo he sacado? ¿Y SI AHORA YA NO HAY VUELTA ATRÁS? Espero haber tomado la mejor decisión posible, y sólo espero que las inevitables consecuencias de lo que he hecho en el día de hoy sean mejores que las consecuencias de no haber hecho nada contra este gobierno, en el que cada vez confío menos. Oh, por favor, que el destino me asista…

Papers, Please [2013]
8.5
Excelente
Analizado por

vainas

Con un pasado y presente consolero, actualmente disfruta también de las viejas glorias de PC. Un analista implacable que juega a todo lo que se le cruza, da igual el género, puede con todo.

3 Comments

  1. Varok dice:

    Con algo tan sencillo se puede crear tanta diversión… deberían aprender las grandes compañias…

    Un análisis muy original!

  2. neeonez dice:

    jaja, parece el típico juego malo tras la primera impresión pero con e que te pasas toda la tarde y parte de la noche sin darte cuenta para luego contárselo a todos tus amigos. Tendré que probarlo cuando tenga tiempo.

  3. Lechoso dice:

    LOL, por lo visto el papeleo nunca ha sido tan divertido jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + diecinueve =