Análisis XBox

Otogi / Análisis (Xbox – 2003)

Tras el éxito cosechado por Devil May Cry (más en oriente que en occidente) todas las compañías vieron un buen filón en la mecánica del juego: un juego en 3D lleno de acción por los cuatro costados, donde el personaje aumente notoriamente sus habilidades para enfrentarse a todo bicho viviente por metro cuadrado, poniendo a prueba tus habilidades y tus nervios.

Aunque la gente lo clasifica como un Action-RPG, yo más bien lo denominaría Action & Survival game, ya que en cierto modo bebe de los survival games, pero aumentando la acción en todo lo posible.

Así es como From Software, compañía casi desconocida, crea este Otogi. Lo más extraño es que siendo una empresa japonesa se decida a realizarlo para Xbox

En este juego tú eres Raiko, un guerrero japonés experto en espada y brujería. En una tierra donde la oscuridad acecha en todos lados, plagada de monstruos y demonios, tienes que seguir las órdenes de tu superior, esta vez en forma de espíritu que habla directamente a tu corazón. Esta voz te orientará continuamente diciéndote los sellos mágicos que debes romper y los caminos a elegir, así como la forma de derrotar al malo de turno.

otogi02

Gracias a la agilidad del personaje la lucha contra los enemigos es más bien fácil. Raiko tiene como ataque principal una espada, e igual que en Devil May Cry, puedes conseguir un montón de armas (hasta un total de 13), así como conseguir cuatro hechizos llamados Genku, Souryu, Suzaku y Byakko, que puedes potenciar hasta tres niveles. Para quienes conozcan las criaturas místicas, se puede hacer una idea de la habilidad que te ofrecen, Genbu te da el poder del hielo, Souryu el de la luz, Suzaku el del fuego y Byakko el del rayo, cada uno con sus pros y sus contras dependiendo de la situación.

Uno de los puntos negros del juego es la extrema oscuridad reinante. La casi ausencia de luces es desesperante incluso poniendo el brillo del juego a tope.

Las cámaras, que tienen la mala sombra de apuntar al lado contrario de donde quieres mirar. Aunque se puede solucionar con el stick analógico derecho, no deja de ser un fastidio.

otogi14

El sonido es particularmente bueno. La música es una maravilla, con muchos toques orientales y melodías agradables. Podría ser digna de una secuela de Tigre y Dragón, y junto a las misteriosas voces de los personajes el misticismo del juego queda realzado.

Pese a todo lo comentado como aspectos negativos, el juego es tremendamente jugable y muy divertido.

Puedes crear combos entre las distintas armas y ataques mágicos, no paramos de pegar a todo lo que se mueve, de plataformear y de gritar al tiempo que escuchamos explosiones por todos lados.

El juego es bastante lineal y no tiene apenas puzles ni demasiadas cosas raras donde atrancarse.

otogi--screenshot_large

Los decorados, aunque grandes, pecan de pobres en detalle. Las texturas tienen una resolución algo bajas y guardan demasiado parecido entre sí. Al final parece que estás jugando al juego del escondite porque la mayoría de los monstruos se camuflan continuamente entre el fondo. En contraposición a esto, un detalle nada despreciable es la interactividad que existe con el entorno. Casi todo lo que vemos puede acabar destruido a cada golpe.

En definitiva, tenemos uno de los pocos juegos japoneses  y de calidad que dispone la Xbox, y una pequeña joya para todo buen friki.

Otogi [2003]
7
Notable
Analizado por

1 Comment

  1. neeonez dice:

    Pues tiene una pinta muy buena; He estado mirando y no parece que hayan sacado versión HD o versión a secas para la XBox360… porque me da que no es compatible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + siete =