Análisis PlayStation 2

God of War / Análisis (PS2 – 2005)

Cuando consideramos que innovar es poco menos que imposible, cuando una plataforma como Play Station 2 parece que ha dicho ya todo lo que tenía que decir, cuando nos vemos rodeados de juegos fáciles y clónicos, cuando anhelamos la jugabilidad de los juegos de antes, es entonces, cuando aparecen juegos como God of War.

– Oye, ¿Qué juego hacemos?
– Podemos hacer un shooter con 90 armas y 20 tipos de enemigos desarrollado en la segunda guerra mundial.
– ¿No está eso ya muy visto?
– Pues lo ambientaremos en la actualidad.
– No se no se…
– Y podemos meter zombies y la protagonista, como factor innovador en el género de los shooters de la segunda guerra mundial con zombies pero que están ambientados en la actualidad podría ser que el protagonista fuese una tía buena.
– ¡Esperad! Yo lo que quiero es dar leña, repartir estopa y machacar el mando como en los juegos de antes.
– ¿Qué has fumado? – Sí tío, hay que hacer “soters” y lo sabes.
– Me juego la virginidad de mi novi…
– ¿Qué?
– Nada, nada; decía que me juego la virginidad de mi… de mi… aceite de oliva del pueblo a que es un éxito crear un juego como los de antes, en el que te tengas que currar los combates, machacar los botones con un montón de combos y en el que todos los recursos del juego sean algo más que testimoniales. El protagonista podría ser un tipo duro como los de la década pasada de esos que te destrozan el cráneo sin querer mientras aplauden en un concierto de ópera. Lo ambientaremos en la antigua Grecia y tendrá de todo, será como crear un juego de Neo Geo en el 2005. ¿Se os ocurre algo mejor?
– ¿El protagonista podrá follar también con combos?
– Por supuesto.
– Está bien, hagámoslo.

Nos topamos ante un título que en todos sus aspectos es sobresaliente o al menos notable; un juego de esos que será recordado dentro de 20 años como algo grande aunque, eso sí, creado para las masas. ¿Es un lastre para el juego querer contentar al mayor número de personas? No, en absoluto, salvo que seas gafapasta, es todo un reto crear un buen título que satisfaga las expectativas tanto de la crítica especializada como de los jugadores casuales que encienden la consola de mes en mes.

La Hydra será nuestro primer jefe final.

 La historia de God of War nos sitúa en la antigua Grecia, una Grecia oscura plagada de elementos mitológicos en la cual nuestro protagonista, un violento guerrero espartano en su pasado que trabaja para los dioses desde hace 10 años, se sentirá como un pez en el agua mientras desata toda su furia y mala leche contra todo lo que se mueva. Tomando el control de Kratos, deberemos redimir sus pecados para hacer que desaparezcan los recuerdos que le atormentan de su pasado. Tras salir victorioso en numerosas batallas, Kratos se ve obligado a pedir ayuda directamente a Ares, dios de la guerra, el cual se la concede a cambio de su vida, siendo Kratos desde ese instante siervo de un dios cuyos métodos no son demasiado bien vistos en el Olimpo. Varios sucesos posteriores llevarán a Kratos a buscar venganza contra Ares, realizando desde entonces tareas para diversos dioses del Olimpo. El juego comienza con Kratos a punto de suicidarse en un acantilado, pero entonces, a modo de flashback, retrocederemos una semana en el tiempo, con la ciudad de Atenas siendo invadida por Ares junto con sus tropas de seres del inframundo y Atenea pidiéndonos ayuda, proporcionándonos a cambio todo lo necesario para destruir a Ares, nuestro principal enemigo.

Gran parte del juego se desarrolla a lomos de un titán.

 Manejaremos a Kratos en un a perspectiva de tercera persona muy bien conseguida, ya que a pesar de que la cámara es automática siempre suele ofrecer el mejor ángulo. En algunas ocasiones, sobre todo en algunas fases de plataformas del final, la cámara no es la más adecuada, pero serán momentos muy puntuales que no estropean el gran trabajo realizado en este aspecto. Con el stick izquierdo nos moveremos por el escenario y con los botones de la derecha saltaremos y realizaremos infinidad de tipos de ataque y combos. Vuelve al doble salto, aquel elemento olvidado por antojarse irreal; pero… ¿Acaso tiente God of War algo de real? Bienvenido de nuevo, doble salto. La duración del juego se estima en unas 12 horas de tiempo real, que no de juego, ya que salvo que juguemos en fácil, tenderemos a morir en múltiples ocasiones hasta que le pillemos el tranquillo al nuevo tipo de enemigo al que nos enfrentamos o a la sección de plataformas de turno. God of War es 70% combate, 20% plataformas y 10% puzzles; aunque estos últimos son quizás demasiado sencillos, no siendo un inconveniente dicho aspecto, ya que aporta variedad sin distraernos del verdadero propósito del juego ostias del que se trata; y es que Kratos podría rivalizar con el mismísimo Chuck Norris.

 Disponemos de las espadas del caos como arma principal, las cuales podremos subir de nivel obteniendo experiencia, obteniendo nuevos tipos de ataque y mejoras en daño y alcance. Ésto es aplicable al resto de armas, la espada de artemisa, potente a corto alcance pero no demasiado efectiva contra enemigos lejanos. Finalmente obtendremos la espada de los Dioses. Son pocas armas, pero muy bien implementadas y variadas en su control. Además, dispondremos de 4 tipos de poderes que los dioses nos irán dando a lo largo del juego que también podremos mejorar, dichos poderes consumen magia o energía al ser utilizados. Como aún no estaba de moda el tema de la curación automática, nos toparemos en el escenario con cofres cuyo contenido puede ser de varios tipos:

  • Cofres que contienen elementos que mejoran las aptitudes de nuestro héroe: Se tratarán de ojos de águila y plumas de fénix que mejorarán nuestra barra de salud máxima o de energía máxima respectivamente cuando hayamos reunido unas cuantas del mismo tipo.
  • Cofres que contienen orbes de tres tipos: Tendremos orbes verdes que nos curarán, orbes azules que llenarán nuestra barra de energía (maná o cosa azul a secas, no recuerdo) y orbes rojos que nos otorgarán experiencia. Los orbes rojos también son obtenidos al matar a cualquier enemigo, aunque algunos de ellos también nos darán pequeñas cantidades de orbes azules o verdes al ser eliminados o golpeados; principalmente los jefes finales.

Los dioses nos proporcionarán nuevos poderes y justo a continuación, toca probarlos.

La mitología griega ha sido muy estudiada para el desarrollo de la aventura, aunque más bien, la destrozaremos; lucharemos contra la Hydra, mataremos a Medusa, nos subiremos a lomos de un titán que lleva un enorme templo a sus espaldas, lucharemos contra minotauros e infinidad de criaturas mitológicas bajo las órdenes de Ares. Los combates son muy abundantes pero variados, ya que cada tipo de enemigo requiere una táctica distinta; debemos cubrirnos, asestar golpes en los momentos adecuados y en ocasiones, recurrir a las conocidas secuencias pulsaciones de botones para asestar golpes mortales. Los jefes son también variados y muy espectaculares. Dinamismo y brutalidad son las palabras que mejor definen el estilo de lucha que nos brinda este título, superando ampliamente a juegos muy decentes como Devil May Cry o Ninja Gaiden.

Los espacios exteriores están muy logrados.

Gráficamente el juego es muy bonito y detallado; desde nuestro protagonista hasta el más ínfimo de los enemigos gozan de unas texturas, un modelado y unas animaciones impecables. El trabajo realizado en el campo de la iluminación dinámica y las sombras de todos y cada uno de los enemigos es también un elemento a destacar. Los escenarios interiores son complejos en su diseño aunque nos veamos obligados a seguir un camino predefinido y los exteriores ofrecen unas hermosas vistas. Se trata de lo mejor que Play Station 2 ha parido gráficamente, espectacularidad elevada a la máxima potencia sin ralentizaciones ni tiempos de carga que nos distraigan del combate. Las escenas cinemáticas son las justas y están todas diseñadas con el motor del juego.

Los efectos de sonido y la música están también muy cuidados, adaptándose la banda sonora dinámicamente a cada situación para ponernos en tensión o prepararnos para lo que nos vayamos a encontrar tras la esquina. Épicos temas nos acompañarán en nuestra aventura junto a ritmos más lentos o momentos de coral junto con atronadores sonidos de percusión para los combates más complicados. No puede decirse lo mismo del doblaje, ya que aunque las voces de los personajes secundarios son aceptables, la de Kratos no va nada con su rollo de chico malo; decir que no ocurre lo mismo con la versión inglesa del juego.

Se trata de un título sobresaliente que demuestra que un producto orientado a las masas no tiene por qué ser malo; muestra de ello son sus numerosas y exitosas secuelas. Quizás le podemos echar en cara el factor innovación, pero traer de vuelta las mecánicas del pasado del modo en que el juego lo hace, compensa de sobra.

God of War [2005]
9
Obra maestra
Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

10 Comments

  1. Lechoso dice:

    Buen análisis compañero! El juego pinta bien pero seguramente no me lo juegue porque no me atraen mucho los juegos de este estilo 😉

    1. vainas dice:

      ¡Es un juegazo, en serio! Yo soy de juegos de rol, aventuras pausadas, tranquilidad, explorar… y éste y el Devil May Cry me engancharon, son muy divertidos. Recomendable al 100 %.

  2. neeonez dice:

    Sí; yo también era un poco reacio a ellos, pero le di una oportunidad y la verdad es que me enganchó bastante. Mi recuerdo era un poco peor, pero tras rejugarlo hace unos días con mi novia (el juego se presta bastante salvo que luego te pidan que le hagas la ira de los dioses en otro ámbito y no seas capaz) es un juego que ha envejecido muy bien.

  3. vainas dice:

    Todo un clásico, buen análisis y de acuerdo con la nota. Juegos divertidos, ese concepto que parece poco importante, pero lo es y mucho. Y vaya gráficos, podría colar como juego de XBOX 360.

    Entre el 1 y el 2… casi me quedo con el 1, es más “concluyente”, el 2, aunque le gana en todo, acaba con una sensación de ser sólo un puente hasta el 3 que no le sentó nada bien.

  4. Lechoso dice:

    Lo añadiré a mi lista de “hay que jugarlos”… ¡No hago otra cosa que meter juegos en plan add in da FIFO! Pero luego voy bastante despacio jugándomelos jajaja

    1. vainas dice:

      Te va a gustar, ya verás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 12 =