Análisis PlayStation 2

God of War 2 / Análisis (PS2 – 2007)

Como nuevo dios de la guerra, Kratos es invocado por un general espartano para que le ayude a conquistar toda Grecia y como es algo molesto decirle que no a un camarada, ahora se dedica a hacer acto de presencia en las batallas del ejército espartano en numerosas batallas. El juego comienza en la ciudad de Rodas, justo cuando nuestro dios de la guerra de dantescas proporciones cae del cielo al estilo SonGoku para repartir mamporros y sembrar un poco el caos, tradiciones del oficio.

A Zeus y al resto de los dioses no les va demasiado el rollo del dios de la guerra y comienzan a tenerle miedo, por lo que Atenea le quita parte de sus poderes y da vida al coloso de Rodas de un modo similar al que la mala de los Power Rangers lo hacía con los bichos que creaba, con la diferencia de que no dispondremos de un Super MegaZord debido al poco avance tecnológico de la época, por lo que tocará enfrentarnos a él en el primer y majestuoso nivel del juego. Bien, comencemos por lo más importante; cuando lleguéis a una zona con piscinas en dicho primer nivel, romped los separadores de madera que dan paso a zonas privadas, porque encontraremos otro mini juego en el que podremos follar; aunque desgraciadamente solo obtendremos orbes una vez.

Jugando al escondite con el coloso de Rodas.

Tengo un poco de sueño y no me he ido a beber o a jugar al poker con Vainas (el del anterior y genial artículo) y tampoco he cedido a las peticiones con segundas e interesantes intenciones de mi novia para ir un rato por ahí, así que es completamente cierto que tengo sueño y en base a ello, dedicaré solamente un párrafo a lo que no ha cambiado del juego con respecto a la primera entrega (Podéis leer el análisis aquí: http://jarcors.com/analisis-god-of-war-ps2-2005-2/): Los orbes de salud, de curación y de experiencia, los cofres, las urnas, el sistema de combate, el de salto, el sistema de combos, las secuencias QTE, machacar los botones, la cámara, el 50% de los enemigos y alguna cosillas más.

Los enemigos siguen siendo igual de feos, es mejor hacerles un favor.

En cuanto a jugabilidad, comenzamos con las espadas de Atenea que nos dan al finalizar el primer God of War y que sustituyen a las espadas del caos, de igual manejo. Es una jodienda que el ataque circular no lo podamos obtener hasta más o menos transcurrido el 40% del juego a diferencia de la primera parte, teniendo en su lugar una serie de ataques estilo Jackie Chun que no me han gustado nada. Al final del juego nos daremos cuenta de que disponemos de los ataques de la primera entrega con el añadido de tres o cuatro más. Ahora dispondremos de 2 armas más y será más fácil cambiar de una a otra pulsando el R2, pero lamentablemente ahora no tendremos en nuestro poder la espada de Artemisa, que según las situaciones, resultaba realmente útil. En su lugar, tendremos un devastador martillo pero más lento que mi abuela en bici subiendo en Angliru y una lanza bastante rápida que también nos permitirá atacar a distancia. El martillo lo he utilizado un par de veces y me acabo de enterar de que era posible resucitar almas al igual que hacíamos antes con uno de los 4 poderes disponibles (no disponible en el juego que nos ocupa), de haberlo sabido quizás le hubiese dado una oportunidad. La lanza es muy chula y la única pega es que, no siendo mala, el juego no está diseñado para ser utilizada; tanto a corta distancia como a larga, salvo en contadas ocasiones, serán siempre más efectivas las espadas de Atenea. Los movimientos de Kratos son los mismos salvo que ahora podremos colgarnos de salientes con las espadas para alcanzar ciertos lugares de otro modo inaccesibles.

Es mejor que el titán Tifón no se acatarre.

Los poderes de Kratos son cambiados parcialmente por otros, todo un acierto para dar variedad y no sacrificar la rejugabilidad de ningún título; son los siguientes:

  • Perdición de Tifón: Nos lo da el titán Tifón al que dejaremos medio tuerto y es un arco que dispara ráfagas de aire pero que cuando es subido de nivel, dichas ráfagas se distribuyen por el suelo, generando un torbellino que afecta a los enemigos cercanos. Podríamos decir que reemplaza a la furia de Zeus de God of War por tratarse de un arma de largo alzance. Es tremendamente útil cuando el juego nos pide a gritos que lo utilicemos pero totalmente inútil en el resto de ocasiones, como ocurría con su predecesora.
  • Furia de Cronos: Nos lo da el titán Cronos y creará un campo eléctrico que afecta a los enemigos cercanos, como ocurría con la furia de Poseidón.
  • Cabeza de Euryale: La obtenemos al arrancarle la cabeza a la gorgona gigante Euryale (y colega de la difunta Medusa, que me acabo de enterar). Gracias a ella, podremos convertir en piedra a nuestros enemigos.
  • Temblor de Atlas: Poder entregado por Atlas; daremos sacudidas en el suelo y levantaremos rocas que destrozarán a nuestros enemigos. Es muy efectivo y será el que más utilizaremos. Atlas también concedió el poder al capitán Kirk, pero no resultaba igual de efectivo tal y como podemos ver en el minuto 1 de este vídeo:

Como vemos, en donde antes había un dios, ahora hay un titán y es que es aquí en donde reside la chica de la historia. Volviendo al coloso, solamente podremos derrotarlo utilizando la espada del olimpo, en poder de Zeus… que además dicha espada tiene la peculiaridad de que necesita que un dios le ceda sus poderes para ser efectiva. Es así como Kratos, traicionado por Zeus, perderá todos sus poderes, se pondrá a caminar mosqueado por el escenario como un niñato y definitivamente morirá. No haré más spoilers y lo dejaré en que en el inframundo, alguien le ayudará a volver a la vida como humano y le contará el único modo de derrotar a Zeus: Encontrar el templo de las hermanas del destino para volver al pasado. Decir que Kratos comienza cayendo rematadamente mal por pedir a gritos un par de ostias y que Zeus parece un julandrón con su lustrosa melena blanca tapando parte de sus voluminosos pectorales.

¿Os suena de algo el barbas éste?

El juego es jugablemente más variado e incluso más espectacular que el primero, ya que también podremos manejar y luchar a lomos de Pegaso (caballo blanco con alas). Los jefes finales, escasos en God of War, son mucho más abundantes en God of War 2: Perseo, el coloso de Rodas, Euryale, Ícaro, las hermanas del destino, una especia de Kraken y así hasta un total de 14. También dispondremos del vellocino de oro que nos permitirá devolver y repeler ataques, de las alas que arrancaremos al malogrado Ícaro para poder planear una vez hayamos saltado, del amuleto de Hados para para ralentizar el tiempo y del ya conocido tridente de Poseidón que nos permitirá respirar bajo el agua. Todo esto otorga al juego muchísimas posibilidades; desde parar el tiempo para poder completar ciertos puzzles, ascender por corrientes de vapor gracias a las alas o dar variedad a los combates gracias al vellocino de oro. Como no podía ser de otro modo, disponemos de más y mejores viscerales modos de asestar el golpe final a nuestros enemigos, por no hablar de la ira de los diosos, ahora apodada furia de los titanes.

Gráficamente se trata de un juego espectacular que aprovecha al 200% el hardware de PlayStation 2; sin ralentizaciones, con suavizado de dientes de sierra y ofreciendo entornos inmensos y visualmente espectaculares. Es un juego ideal para finalizar nuestra cruzada de viciadas con esta consola. La calidad de las texturas, de la iluminación y del modelado es exactamente la misma que al del primero, pero se han intentado acentuar ciertos matices para crear por ejemplo, geniales momentos en los que nos movemos cruzando los restos de un enorme puente colgándonos a toda velocidad de los salientes que encontramos mientras las columnas se derrumban.

Kratos parece que no se entera del defecto de fabricación de las alas de Ícaro.

Los puzzles del juego son bastantes, pero los del inicio son tremendamente sencillos y del resto, solamente uno o dos supondrán un reto. Lo habitual será dar con la solución sin explorar demasiado al darnos cuanta de que “ésto” encaja a la perfección con “esto otro”; nada que ver con los de juegos como ICO en los que “ésto” encaja “más o menos o quizás encaje” con “esto otro”. Otra cosa que me hubiese gustado es que en en algún momento nos privase del uso de las espadas de Atenea para quitar un poco de óxido a las otras dos, explotando así algo más algunas posibilidades del juego que se quedan en nada si no lo juegas de nuevo. Las secuencias de plataformas son ahora algo menores y se han solucionado algunos problemas con el ángulo de la cámara (muy pocos) que sí existían en la primera entrega. Se mantienen los cuatro modos de dificultad (Mortal, Espartano, Dios y Titán), aunque he de decir que solamente me lo he terminado en Espartano.

En los juegos olímpicos de Grecia no era un martillo lo que lanzaban.

Las composiciones musicales son nuevamente muy buenas, acompañando en todo momento tanto en los combates como cuando tenemos el presentimiento de que algo sucederá. Como punto negativo, si bien el resto son más que aceptables, la voz de Kratos en el idioma de Cervantes sigue siendo inapropiada.

En otra época, el juego se hubiese llevado una nota menor por el mero hecho de reutilizar un montón de elementos de su primera entrega, pero los tiempos han cambiado y me alegra que se aproveche lo ya creado para expandirlo y mejorarlo siempre que ello conlleve una cuantiosa mejora de la experiencia de juego. A pesar de ser superior en todo a su predecesor, que es lo esperado, le bajo 3 décimas la nota por dar la sensación de ser un sencillo puente entre el inicio y la futura conclusión de la historia; pues los acontecimientos reales son mínimos por el tema de los viajes en el tiempo. Decir que me gustaba más el Delorean que la hermana del destino encargada de los menesteres temporales por muchas tetas que tenga.

God of War 2 [2007]
8.7
Excelente
Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

6 Comments

  1. vainas dice:

    El análisis es genial, has clavado el juego, en mi opinión.

    La parte de saltar por las columnas que se derrumbaban a cámara lenta la aborrecí, me pareció una parte que le baja puntos al juego. Tampoco me gustaron nada algunas zonas como la que tienes que nadar apara activar unos ojos (o algo así). En cambio las zonas en las que estás escalando una zona gigantesca o la de los caballos me encantaron, así como el primer nivel, que es para salir en los libros de historia de los videojuegos sobre cómo darle al jugador un buen primer nivel para mantenerlo a la espera de más así. Me costó un huevo matar a un gólem de piedra casi en la parte final del juego, ¿a ti?

    P.D.: Vamos liquidando géneros en los vídeos. En la próxima “póker night” hay que traer unos cuchillos de plástico atados a unas cuerdas y hacemos un vídeo de “hack ‘n slash”.

  2. neeonez dice:

    Pues la parte de las columnas no estuvo nada mal… aunque quizás porque me la pasé a la primera de casualidad y en realidad se trataba de la típica zona asquerosa del juego que repites 20 veces.

    Soy Acalcran Fundador
    Que tal Alvarito. Siemto interrumpir la comunicación. Ayer se te echó en falta vaijnas!!

  3. neeone dice:

    Pero tenéis vídeos? A qué género le disteis?

  4. vainas dice:

    TPS, FPS, Bullet Time…

    Emoecé el God of War 3. Resumen: si te gustaron los otros 2, éste te va a gustar. Lo malo es que, como siempre, empiezas siendo tocho y te quitan todos lo poderes y armas.

  5. neeonez dice:

    Pobrecillo… lo van a deprimir para futuras entregas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 1 =