Análisis

Gears of War / Análisis

Hace más de una década que Epic desarrolló Gears of War, juego que además estrenaba su flamante motor gráfico Unreal Engine 3, que sería un referente durante toda la generación. Se trata de un juego que supo adaptar la mecánica de los shooters en tercera persona a las consolas de sobremesa. El espectacular trailer para televisión de Gears of War con el famoso tema de Gary Jules (original de Tears for Fears), Mad World, impactó a más de uno. Teníamos que jugarlo.

El día de la Emergencia

La acción de Gears of War tiene lugar a lo largo de 36 horas en el planeta Sera, antaño un planeta civilizado repleto de lugares de ocio, bares y niños jugando en el parque. Sin embargo, sus habitantes no sabían nada acerca del peligro que acechaba justo debajo de las idílicas ciudades en las que vivían. La Horda Locust estaba escarbando para alcanzar la superficie. Los Locust son criaturas subterráneas de tamaño y fuerza sobrehumana que compiten en fealdad con ese tío tan feo que iba a tu clase del instituto. De repente, los Locust han logrado emerger hasta la superficie. El número de personas que han perdido la vida es catastrófico. Los soldados de la Coalición de Gobiernos Ordenados, también denominados CGO, luchan con valentía, pero no logran detener al invasor.

Entre todo este fregado, el soldado Marcus Fenix decide pasar por completo de las órdenes que se le asignan e intentar rescatar a su padre. El plan le sale rana y es llevado a prisión. Tras catorce años en guerra, los Locust se vuelven aún más poderosos y asaltan la prisión en la que reside Marcus, pero por fortuna, un buen amigo suyo, Dominic Santiago -Dom-, acude al lugar para abrir las puertas de su celda y rescatarlo.

Lo cierto es que en cuanto a la historia del juego no hay mucho más. Eres el típico machacas de gimnasio y tienes miles de enemigos con los que terminar. Apenas se tocará demasiado el tema de Marcus y de su padre, sirviendo como excusa para ir de un lado a otro erradicando enemigos en este original planeta, que es lo que importa. La historia se contará mediante escenas cinemáticas y algunos diálogos entre Marcus y sus Compañeros de equipo del CGO: Dom, Baird y Cole, una estrella de Crashball, el deporte por excelencia del planeta Sera. Desde el principio, Gears of War se había pensado como un trilogía, por lo que apenas se resuelven elementos de la historia, dejando éso para sus continuaciones, que no son pocas.

La atmósfera que envuelve todo conseguirá sumergirnos en el juego e incluso hay momentos que se aproximan al género del survival horror para asustar un rato al jugador, pero estamos definitivamente ante un juego de acción en el que pelearemos tanto en interiores como en campos de batalla al aire libre.

Mecánica de juego: Coberturas, Lancers y Sierras Mecánicas

El arma estrella del juego es el rifle de asalto Lancer, que es sin duda una de las mejores armas de la historia de los videojuegos junto con el BFG 9000 de Doom. Se trata de un arma automática de largo alcance que nos permite partir en dos a los enemigos que tengamos cerca gracias a la moto sierra que incorpora. Para usar este gran arma, debemos pulsar B estando al lado de un enemigo. La sangre salpicará nuestra pantalla en un gran festín de vísceras en el que veremos el espectáculo con todo lujo de detalles.

Cuando digo que el juego es violento me refiero a ésto. Para mi es un gran punto.

Cuando digo que el juego es violento me refiero a ésto. Para mi es un gran punto.

A diferencia de Halo, en donde es posible caminar en círculos a base de “estrafear”, y realizar saltos de nueve metros para seguidamente clavar la espada de energía en la cabeza de cualquier enemigo, no será tan sencillo en Gears of War. El pilar fundamental de la mecánica de juego de Gears of War se basa en el sistema de coberturas. Para cubrirte, deberás correr hasta un muro, un vehículo o lo que sea y pulsar A para que nuestro héroe se cubra por sí solo del fuego enemigo. Desde este punto podrás disparar a ciegas o asomarte a disparar cuando lo prefieras. También podrás desplazarte entre coberturas y lanzar granadas. Este sistema ha sido una gran lacra para los jugadores de PC de la vieja escuela debido a que no era en absoluto necesario este sistema en ordenadores, que pasaría a ser un estándar en años sucesivos, pero tras una década, parece que al fin comienza a decaer.

Existe también otra gran enfermedad que Gears of War puso de moda y se trata de la ausencia de botiquines. Cuando te disparan, la pantalla se irá poniendo en rojo debido a que supuestamente tu vida o tu blindaje están siendo dañados. Cuando nos hagan una cantidad e daño suficiente, moriremos. La novedad es que podremos recargar nuestra vida poniéndonos a cubierto del fuego enemigo y descansando un rato en un lugar en el que no recibamos daño. Como decían en un extinto blog de internet, los soldados de Gears of War llevan mercromina en las venas.

Gears of War es un shooter rápido en el que un gran número de enemigos se estará moviendo a tu alrededor, pero al mismo tiempo, la IA de nuestros enemigos será la suficiente como para rodearte a al vez que se cubren con bastante eficacia. Es más, también es posible que ellos te ataquen cuerpo a cuerpo o que te partan en dos en caso de tener un Lancer, pero en este caso, se iniciará un duelo en el que ganará el más rápido a la hora de pulsar un botón. Gears of War es una inteligente mezcla entre un shooter de los de toda la vida como Doom y un juego de acción táctica como puede ser Rainbow Six.

No todo es perfecto en este juego, ya que la puntería a la hora de disparar sin apuntar es excesivamente mediocre y, en caso de apuntar, se tarda demasiado. El tema de recoger armas del juego tampoco está demasiado bien implementado, ya que en caso de tener varias cerca, terminaremos recogiendo la que no queremos. También hay alguna que otra cosa frustrante, como que el botón de acción -A si jugamos a la versión de XBox 360- sirve tanto para correr como para cubrirnos o saltar. Ésto provocará que en ocasiones saltemos hacia un lado cuando en realidad queríamos cubrirnos. No será un problema demasiado gordo en la campaña, pero sí en el modo multijugador en el que cualquier error supone el fin de la partida para nosotros. De todos modos, estos problemas no es algo que entorpezcan tanto como para no disfrutar del juego salvo cuando lleguemos al jefe del final en la campaña, puesto que querremos tirar la consola por la ventana.

El juego no tiene demasiado factor sorpresa. Sabremos perfectamente los lugares en los que aparecerán enemigos cuando nos fijemos en las coberturas.

El juego no tiene demasiado factor sorpresa. Sabremos perfectamente los lugares en los que aparecerán enemigos cuando nos fijemos en las coberturas.

Las armas disponibles son las estándar en este tipo de juegos con la excepción de algunas de ellas. El rifle de francotirador nos permite reventar la cabeza de nuestros enemigos a base de “headshots” y el lanzagranadas nos permitirá destrozar literalmente a nuestros enemigos. También hay una decente variedad de pistolas entre las que elegir así como granadas explosivas y de humo. Estas granadas no tienen demasiado alcance y tendremos que acostumbrarnos al modo en que se lanzan, pero una vez hayamos practicado, no supone ningún problema. Otra incorporación interesante es un arco Locust que nos permitirá lanzar flechas explosivas. Es bastante complicado utilizarlo, pero es devastador si sabes utilizarlo.

Las armas utilizan un novedoso sistema de recarga activa en el que debemos pulsar un botón justo en el momento adecuado, ya que de lo contrario se supone que el arma se encasquilla y llevará más tiempo. Se trata del típico mini juego de centrar un círculo que se mueve de lado a lado en una barra. Debemos hacer que el círculo se pare en en el centro. A pesar de que estamos un poco cansados de los QTEs, en este juego y precisamente para esto de recargar, funciona.

Siguiendo con las armas, vamos ahora con EL ARMA DE DESTRUCCIÓN MASIVA de Gears of War. Se trata del Martillo del Alba, que permitirá seleccionar un objetivo para que un satélite que orbita alrededor del planeta lance un destructivo haz láser al lugar al que apuntamos. No siempre estará disponible este arma, ya que necesitaremos estar en un espacio abierto y que el satélite esté correctamente alineado. Podrás ir moviendo el arma para dirigir el láser y así eliminar a varios enemigos.

The Next Generation

Gears of War apareció en XBox para ser un antes y un después en esta plataforma, ya que desde su salida fue un referente a nivel gráfico. El estreno del Unreal Engine 3 fue revolucionario, siendo un moto gráfico que aún se seguía utilizando una década después. Los escenarios no eran demasiado repetitivos y eran muy detallados, logrando una buena ambientación al igual que ocurría en Half-Life 2, aunque sin embargo, aquí no tendremos el grado de interacción física que sí habíamos visto en el juego de Valve. La mejor parte se la lleva el original diseño del mundo de Sera, tanto en su superficie como debajo de la tierra. Quizás los personajes estén desproporcionadamente musculados, pero forma parte del encanto del juego.

El rifle de asalto Lancer es el arma más versátil del juego, útil tanto a larga distancia (aunque no tanto como el rifle de francotirador) como a corta distancia (aunque no tanto como la escoepta).

El rifle de asalto Lancer es el arma más versátil del juego, útil tanto a larga distancia (aunque no tanto como el rifle de francotirador) como a corta distancia (aunque no tanto como la escopeta).

La banda sonora es la estándar, con algunas melodías épicas, otras más lentas, otras que inspiran tensión en los combates y otras más adecuadas para esas pequeñas concesiones al género de los survival horror. Son temas adecuados y de calidad pero no nos quedaremos con ninguno en la cabeza. El doblaje de las voces sí es de muy alta calidad desde mi punto de vista y la versión española no se queda atrás. Es de destacar el sonido que emiten nuestros enemigos, que realmente consiguen inspirarnos terror con sus gruñidos e incluso harán que peguemos algún salto en el sillón si nos pillan por sorpresa. Del mismo modo, el sonido de las armas y el de elementos como la sierra mecánica mientras desmembramos a un Locust, es memorable.

La campaña

Gears of War se compone de cinco actos divididos en un total de treinta capítulos. El juego te llevará a través de diversas ambientaciones, como las calles de una ciudad, una mina, un bosque, una ciudad al anochecer o una instalación científica. Hay un nivel en el que nos pondremos a los mandos de un vehículo y que aporta bastante variedad al conjunto, pero en general, todos los actos consisten en una serie de batallas contra los Locust.

El juego tiene una duración estimada de 8 horas en el nivel de dificultad más sencillo, ya que causarás un cantidad considerable de daño, los enemigos no serán muy listos y tu vida se regenerará con rapidez. Si jugamos en difícil, la cosa cambia; los enemigos serán más agresivos e inteligentes, algunos enemigos llevarán diversos tipos de blindaje extra y otros no dudarán a la hora de partirte en dos. Un reto asequible. Si queréis también podéis jugar en Locura e intentar realizar todo a la perfección, pero allá vosotros. De todos modos, sigue siendo posible y así os sacáis unos logros.

Es posible jugar la campaña en cooperativo con algún amigo, tanto en pantalla partida, por XBox Live o mediante interconexión. Se trata del modo en el que Gears fo War debe ser jugado para disfrutar de la experiencia del mejor modo. Es más, el juego ha sido diseñado para ser jugado así y en caso de jugar sólo, será la máquina quien controle a tu compañero. Lo mejor de este modo es la verdadera sensación de que cooperas y te coordinas con otra persona. Resulta muy gratificante flanquear al enemigo mientras tu compañero te proporciona fuego de cobertura. A día de hoy no es ninguna novedad, pero en el año 2006 no era lo típico.

Multijugador

Admito que no he jugado demasiado, pero sí lo suficiente. Cuando un tío me en envió un mensaje por XBox Live y me dijo “man, you are de WORST player I have ever seen, EVER” dejé de jugar para siempre; lo siento, pero las consolas no son lo mío.

Curarle la alopecia a nuestros oponentes en el modo multijugador con el rifle de francotirador no tiene precio.

Curarle la alopecia a nuestros oponentes en el modo multijugador con el rifle de francotirador no tiene precio.

El modo multijugador de este juego es uno de esos que crea escuela. Los escenarios son pequeños y el número máximo de jugadores es de 8, pero el juego tiene otras virtudes. Tenemos modo deathmatch, deathmatch por equipos, último hombre en pie, capturar la bandera… lo típico. Lo más interesante es jugar por equipos, que son de cuatro contra cuatro. Los escenarios están basados en los que nos encontramos en la campaña y son simétricos para evitar dar ventajas a uno de los dos equipos. Nos encontraremos con todas las armas de la campaña, incluyendo el Martillo del Alba. También hay una variación del modo deathmatch en la que nuestro objetivo es eliminar al capitán del equipo contrario.

La única pega es que el juego venía bastante pelado en este aspecto en cuanto a armas y modos de juego. Se hacía casi imprescindible descargarse los DLC de pago para disfrutar del modo multijugador, una moda cada que por desgracia, cada vez es más aceptada..

Gears of War [2006]
9
Obra maestra
Se trata de un must-have que dio lugar a todo un mundo de juegos que copiaron su mecánica de juego. Tanto su modo campaña como su modo multijugador están muy cuidados. Brutal, innovador y gráficamente espectacular.Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + dieciocho =