Análisis

Crazy Taxi 3: High Roller / Análisis

La ciudad está llena de oportunidades. Será que hay una huelga de taxis, porque cientos de clientes potenciales se agolpan por las aceras reclamando tus servicios. Pero esta vez, derrapar por el asfalto no es suficiente. El cielo es el límite.

Crazy Taxi llegó a los PC algo tarde, pero faltos como estábamos de juegos sencillos y con un concepto brillante, lo recibimos con los brazos abiertos. Así nos ahorrábamos cientos de monedas en la recreativa y nos desquitábamos de la sana envidia que sentimos, años atrás, al ver su versión de consola. Crazy Taxi 2 no asomó a compatibles, pero lo cierto es que era un programa mejorable que hacía añorar a su predecesor.

Ahora llega la tercera entrega, un intento de mejorar la fórmula multiplicando por tres los coches, los taxistas y entornos en los que movernos, y añadiendo ambientes nocturnos y fases de fantasía. Por desgracia, tras la nueva capa de pintura se esconde el juego de siempre con huellas de óxido cada vez más visibles. Además si levantas el capó, descubres un motor que se ha quedado viejo.

El caso es que los taxis amarillos vuelven por sus fueros. Al mando de 12 conductores muy suyos, aspiran a convertirse en el servicio público más veloz y espectacular de West Coast, Small Apple y New Glitter Oasis ( ciudades virtuales claramente inspiradas en San Francisco, Los Ángeles y Las Vegas). La fórmula no ha cambiado: se trata de recoger clientes y dejarlos cuanto antes en sus puntos de destino para ganar tiempo de juego y jugosas propinas. Y si en la carrera sorprendes con tu pericia al pasajero, te lloverán dólares en el taxímetro.

A lo loco

Presta atención a tu auto, porque es bastante especial. Acelera de 0 a 100 en instantes y puede realizar giros imposibles de 90º. Pero hay más, porque no se estropea y no necesita taller. Además, un botón le permite desplegar sus nuevos cohetes verticales, el sueño de todo conductor en pleno atasco. A partir de allí, todo se basa en obtener el mejor carné de conducir de la ciudad, tomar los mejores atajos o encarar las 25 minipruebas.

En ellas no sólo se viven emociones diversas, sino que te ves las caras con desafíos tan logrados como la conducción contra un tornado, el bateo de una pelota de béisbol o el ataque de un equipo de ovnis. Lo mejor para mejorar tu destreza, entender mejor el comportamiento de los coches y picarte batiendo tus propios récords.

Pese a estos alicientes, Crazy Taxi 3, no es capaz de convencer como el primero. Pasada la buena impresión inicial producida por las fases de conducción nocturna, algunos efectos visuales, la potente banda sonora y los comentarios enfáticos y coloristas de los pasajeros (que puedes recoger en grupo), el juego cae irremisiblemente en la rutina.

Una propina roñosa

Queda, por tanto, el sinsabor de haber recibido de propina el cierre de una saga que ha despertado admiración durante años. Le quedaba poco que aportar y las nuevas ideas implementadas, más que añadir, le han restado buena parte del interés, quizá por mera acumulación de excesos. Un mayor esfuerzo tecnológico habría contribuido a impresionarnos con ciudades y vehículos más realistas. Pero lejos de tirar por estos derroteros, Crazy Taxi 3 es una apuesta por el continuismo más severo.

Que tarjetas sin T & L, como las relativamente nuevas GeForce 4 MX, no sean válidas para un juego nada especial en el apartado gráfico, es de juzgado de guardia. Y, desde luego, queda claro que el paso de Xbox a compatibles no se ha resuelto de la mejor de las maneras. Tirón de orejas para Strangelite, veteranos de la industria de los que esperamos más la próxima vez.

Lo que nos lleva a otro tema de debate. ¿Conversiones o no? Para algunos, todo se reduce a eso. “Si Crazy Taxi 3 hubiera sido concebido con el PC en mente, sería mucho mejor”, he escuchado decir a gente que ni lo ha visto o sólo ha jugado a la demo. Y puede que tengan razón, pero preferimos decir sí a las oportunidades de jugar y disfrutar con buenos juegos, vengan de donde vengan. Y aunque éste no sea un ejemplo a seguir, no deja de ser un título atractivo, con sus virtudes y defectos, que divertirá a los que no están de vuelta de los Crazy Taxi.

Sólo les falta hablar

Si bien los coches locos de Crazy Taxi aportaban buena parte de la diversión, Crazy Taxi 3 va demasiado lejos. Su física portentosa, aceleraciones fulgurantes, toma de curvas a velocidad excesiva y carrocería de titanio indeformable ya eran la pera. Pero es que ahora vienen con cohetes de serie para impulsar gigantescos saltos o amortiguación a prueba de terremotos. Claro que son autos e fantasía, como el Herbie de la película de Disney. Pero es que ya sólo les falta hablar, y para eso nos quedamos con el coche fantástico. Algunas veces más es menos.

FICHA TÉCNICA

  • Requisitos: Procesador mínimo P III 1 GHz, procesador recomendado PIV 1,4 GHz. Memoria RAM mínimo de 256 MB, memoria RAM recomendada de 256 MB. Tarjeta gráfica mínimo de 32 MB, tarjeta gráfica recomendada de 64 MB.
  • Multijugador: no presenta.
  • Idioma: Textos de pantalla y voces en español.

Crazy Taxi 3: High Roller [2002]
5
Aceptable
Una vuelta de tuercas que ha pasado de rosca la serie, quitándole parte de frescura e la inmediatez que la caracterizaba.  Resulta divertido si nunca te has subido a estos taxis y buscas un juego rápido y sin complicaciones, pero no tanto si ya has pasado muchas horas al volante de otros Crazy Taxi.Analizado por

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez − 6 =