Análisis

Conan (2004) / Análisis

Fornido, valiente, musculoso, con sed de aventura y una sobrehumana resistencia al dolor… No, no hablamos de ningún candidato a La Moncloa, sino de Conan. El bárbaro por excelencia llega a nuestros PC.

Los juegos como Conan son los que hacen que Blade: The Edge of Darkness crezca en el recuerdo. Han pasado cuatro años y la compañía que lo desarrolló, Rebel Act, ya no existe, pero Blade sigue siendo el mejor juego de espada y brujería que hay en el mercado. Su secreto es que su sistema de lucha era equilibrado y eficaz. La facilidad con la que se podía encarar, esquivar o bloquear a múltiples enemigos, la enorme cantidad de combos a ejecutar, y la posibilidad de aumentar la fuerza, la resistencia y los talentos del protagonista hicieron de Blade el simulador de combate con arma blanca definitivo.

Lo de Cauldron, en cambio, es otra cosa. Una licencia prometedora, la del espadachín bárbaro por excelencia de la literatura de fantasía, el cómic y el cine, se ve ensombrecida por unos combates que dejan bastante que desear. Es una pena que ofrezcan una física lamentable, que la variedad de armas no se traduzca en un manejo realmente diferente, que los enemigos siempre ataquen del mismo modo y que los automatismos simplifiquen en exceso los combates.

Habilidades cimmerias

Y es una lástima, porque exceptuando ese aspecto, Conan cumple con todos los cánones que suelen caracterizar a los grandes juegos de espada y brujería.  Uno de ellos es la variedad de armas. Entre espadas, mazos y hachas hay un total de 16 armas blancas. De éstas, el protagonista sólo puede llavar tres simultáneamente, una de cada clase. A medida que encuentras armas de mayor potencia, éstas sustituyen de forma automática al modelo anterior. La estrella de este repertorio es la espada Atlateana, un arma de un reino olvidado capaz de atravesar las armaduras más gruesas y de destruir toda clase de defensas. Para disfrutar de ellas debes reunir las cuatro partes que la componen y que están dispersas por todo el juego.

El juego de Claudron tampoco anda escaso de técnicas de lucha y habilidades. dispones de un total de 50 movimientos de ataque, desde rodillazos a torbellinos sangrientos. Ejecutarlos es muy sencillo, basta con pulsar correctamente una secuencia determinada de cuatro botones.

Aun así, no dispones de todo este espectacular repertorio de golpes desde el principio, sino que debes ganártelos. Por cada enemigo que derrotas, recibes una cantidad concreta de puntos de experiencia. Luego puedes utilizar esta experiencia para hacer compras o mejorar técnicas y habilidades determinadas. De esta forma, puedes escoger las características personales que más se ajusten a tu estilo de lucha y crearte un Conan a medida.

Ilustre antecedente

Lo que nos ocupa no es la primera incursión de Conan en el mundo de los compatibles. En 1991 apareció un juego llamado Conan: The Cimmerian, desarrollado por Synergistic Software, que ofrecía un punto de partida muy familiar al juego de Claudron: unos sacerdotes destruyen la aldea de Conan y éste decide vengar a su familia aunque ello suponga recorrerse el mundo hyborio de cabo a rabo. Si bien The Cimmerian era un juego rico en acción, había espacio también para conversar, investigar e interactuar con objetos del escenario. Un pequeño clásico que se paga a precio de oro en las páginas web de coleccionistas.

El mundo hyborio

Conan arranca con el regreso del héroe a su lugar de infancia, un pueblo perdido en las colinas de la helada Cimmeria. En lugar de un comité de bienvenida, le espera un aterrador espectáculo: la aldea ha sido reducida a escombros por salteadores y sus habitantes han sido secuestrados o exterminados. Como no podía ser menos, Conan jura por Crom (su dios) que vengará a sus familiares o se dejará la vida en el intento.

A partir de aquí, empieza un largo viaje que te lleva a los bosques impenetrables de la tierra de pictos hasta el reino bárbaro de Kesha. Entre uno y otro escenario, aguardan multitud de escenas de vídeo, hordas enemigas formadas por demonios, humanos y dioses, objetos mágicos de inconmensurable poder o puzzles y trampas basadas en la fórmula  “tirar palanca, empujar interruptor”. Entre las claves del juego destacan las piedras litúrgicas dedicadas a Crom, que sirven para que puedas grabar la partida cuando la encuentres, y un genial sistema de resurrección basado en una especie de revancha post-mortem: cada vez que te derrotan, se te ofrece la posibilidad de regresar al mundo de los vivos si vences en una especie de arena sobrenatural a los que te mandaron al otro barrio. Todo gracias al poder omnipotente de Crom.

FICHA TÉCNICA

  • Requisitos: Procesador mínimo P 1 GHz, procesador recomendado P 1,6 GHz. Memoria RAM de un mínimo de 256 MB, memoria RAM recomendada de 512 MB. Tarjeta gráfica mínimo de 64 MB, tarjeta gráfica recomendada de 128 MB.
  • Multijugador: No tiene.
  • Idioma: Texto de pantalla y voces en español.
Conan [2004]
6
Bueno
No se puede empezar una casa por el tejado. Conan es un juego largo, cargado de buenas ideas, atractivo, gráficamente y rico en detalles, pero falla allí donde más importa: en el sistema de combate. Con todo, no deja de ser una opción interesante si tienes un apetito voraz de espada y brujería.Analizado por

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 6 =