Análisis

Call of Duty: World at War / Análisis

La guerra nunca cambia. Las armas y las tácticas podrían ser distintas, pero en el fondo todo va de caos, acción, pánico, adrenalina y reflejos. A finales el año 2008 nos llegaba Call of Duty: World at War, una nueva entrega de la saga Call of Duty que se ponía a la venta tan sólo un años después de que Modern Warfare se pusiese a la venta. Call of Duty 4: Modern Warfare cambió ligeramente la jugabilidad de la saga y se supo adaptar de una vez por todas a las consolas de su generación, pero sobre todo destacó por su impresionante aunque corta campaña para un jugador, sin olvidarnos de su equilibrado modo multijugador.

World at War deja la época contemporánea de Modern Warfare para volver a situarnos en los conflictos bélicos la segunda guerra mundial, que son las raíces del juego. Estamos ante otro juego creado por Treyarch, la empresa hermana de Infinity Ward que ya había desarrollado anteriormente Call of Duty 3. Tenemos un modo para un jugador bastante sólido aunque con algunos matices que nombraremos más adelante y un modo multijugador divertido, destacando la incorporación de un modo zombi.

Escenarios no tan populares de la segunda guerra mundial

Puede parecer un inconveniente, pero el hecho de que este juego se base en eventos que no están demasiado explotados de la guerra tiene su interés. Desde luego, volver a recrear el desembarco de Normandía no tendría mucho sentido, aunque no dudo en que volverá a ser interesante cuando la realidad virtual esté de moda.

Controlaremos a un soldado estadounidense en el pacífico y también otro ruso que pertenece a la armada roja en su camino desde Stalingrado hasta Berlín. Son dos escenarios en contraste, puesto que por un lado veremos entornos soleados y abiertos cerca de la costa y por el otro veremos entornos oscuros y ciudades en ruinas en el este de Europa.

Salvo un par de misiones específicas, creo que la campaña protagonizada por los rusos sale ganando debido a su ambientación. En el pacífico, los soldados japoneses esperarán escondidos dentro de agujeros en la espesura de los entornos o subidos a los árboles para salir de repente y atacarnos con su bayoneta. A pesar de tratarse de entornos exteriores, nos dará la impresión de jugar en espacios reducidos, puestos que los escenarios no son muy grandes, estando atrapados por pequeñas barricadas. Cuando no estamos atrapados por barricadas, tendremos paredes invisibles o pequeños bordillos que no podemos saltar, así que es mejor que nos olvidemos de rodear a nuestros enemigos, por lo que se pierde la esencia de combatir al aire libre.

El mayor peligro de las trincheras japonesas no son los enemigos de su interior, sino los francotiradores que están subidos en los árboles de alrededor.

El mayor peligro de las trincheras japonesas no son los enemigos de su interior, sino los francotiradores que están subidos en los árboles de alrededor.

También volvemos a tener alguna misión más variada que los combates a pié a larga escala, como por ejemplo una en la que controlamos las ametralladoras de un hidroavión PBY. A diferencia de la misión de Modern Warfare en la que disparábamos desde un helicóptero sin mucho interés, aquí sentiremos que estamos luchando por nuestra vida en medio del océano, desplazándonos por el avión de arma en arma mientras abatimos aviones y barcos enemigos. Cierto es que sigue siendo una misión bastante encorsetada en cuanto a libertad de movimiento, pero no está nada mal.

También controlaremos un tanque en una misión que, aunque aporta variedad, tiene sus claroscuros. Podemos movernos en cualquier dirección y disparar, pero resultará complicado encontrar buenos ángulos para disparar y, además, el copiloto que nos indica los objetivos parece que va completamente borracho, puesto que no acierta una. Otro gran momento del juego será cuando, jugando con los rusos tengamos que abatir a un francotirador en un pequeño duelo al igual que ocurría en la película Enemigo a las Puertas con el enfrentamiento entre Ed Harris y Jude Law.

El juego de Treyarch tiene otro inconveniente  y éste es su escasa capacidad narrativa, algo que habitualmente no ocurre en los juegos de la saga. Saltaremos entre batalla y batalla sin saber muy bien por qué con el objetivo de representar distintos eventos y pasarán meses entre misión y misión. A diferencia de Modern Warfare, este juego cuenta con la desventaja de que ya sabemos el final, pero la historia podría haberse llevado todo de un modo más personal o sentimental, por decirlo de algún modo, puesto que no llegaremos a relacionarnos con más de un par de personajes y además uno de ellos nos dará exactamente igual.

Acción en solitario… con respawn

El modo campaña no es muy largo, contando con una duración de más o menos seis horas en el nivel normal. Sin embargo, la campaña es moderadamente rejugable debido a la inclusión de un modo cooperativo de hasta tres jugadores adicionales, aunque algunas misiones como la del avión o la del francotirador no estarán presentes. Es algo que se agradece, pero que también perjudica bastante a algunas misiones de la campaña. Puestos a tener poca libertad de movimiento, pues queremos acción de la buena, con un montón de animaciones y momentos que nos acompañen durante toda nuestra aventura on-rails, porque es lo que es. De no ser así, optaríamos por un juego de guerra de verdad, de esos más tácticos en los que sí tenemos libertad.

Algo que llegaremos a odiar es la mecánica de juego que viviremos en casi todo el juego cuya dificultad se basa en la resurrección continua de los enemigos. Imaginemos que tenemos que desplazarnos del punto A al punto B y que por el medio hay un montón de coberturas. Pues bien, como es habitual nos desplazaremos a una cobertura, limpiamos la zona y vamos a la siguiente. Pero no es tan sencillo. En World at War los enemigos aparecerán todo el rato hasta que lleguemos a cierto punto del escenario. Da igual lo buenos  que seamos disparando, los enemigos aparecerán en grandes grupos hasta que decidamos que es el momento de avanzar entre disparos y granadas.

Los niveles de la invasión de Berlín (aviso spoiler... es broma) son los mejores ambientados, aunque al igual que el resto, no son del todo regulares en cuanto a su diseño.

Los niveles de la invasión de Berlín (aviso spoiler… es broma) son los mejores ambientados, aunque al igual que el resto, no son del todo regulares en cuanto a su diseño.

¿He dicho granadas? Exacto… y además lo repito. En Modern Warfare los enemigos nos lanzaban una granada y mediante un indicador sabíamos en dónde estaba, pudiendo así escapar de ella mientras que, con la distancia, el indicador de granada se iba difuminando. Lo que ocurre en el juego que nos ocupa es que los enemigos tienen granadas ilimitadas y además nos las lanzaran de cuatro en cuatro. Imaginemos que nos lanzan una granada al lado y que la devolvemos… pues sorpresa! porque es posible que hubiese otra justo al lado que nos explotará en las narices. Como aprendemos rápido y queremos evitar ésto, optamos por correr en lugar de devolverla, pero… oh! otra granada!, vamos a otro sitio… pero! pero! otra granada! avanzamos a otro lado y booom! hemos muerto. Ésto ocurrirá si jugamos en normal, así que en los modos difícil y veterano no me quiero imaginar cómo será, pero lo que os aseguro es que es el Call of Duty más difícil, con diferencia.

No me quiero olvidar de nombrar la inclusión del lanzallamas, una arma con munición ilimitada que se recargará con el tiempo. El lanzallamas será útil para quemar a los enemigos y sus puestos de ametralladora, pero también para despejar el escenario quemando la hierba y así hacer visibles las trampas de los japoneses.

Vamos a hablar ahora del intelecto de nuestros enemigos, o más bien de su estupidez, porque la inteligencia artificial es bastante desastrosa. Lanzan granadas eficientemente pero, sin nos quedamos delante de ellos sin disparar observando cómo se comportan veremos cómo salen de una cobertura para dar dos disparos, volver a cubrirse, salir de nuevo par dar otros dos disparos… tropezar cuando les disparamos… y ya está. Ésto no es inteligencia y además los enemigos cuentan con una completa falta de coordinación. Los enemigos de FEAR o de la saga Halo sí podemos decir que se comportan adecuadamente, pero no en este juego. ¿Espectacular? Sí, aunque menos que en otras ocasiones… y muy limitado.

Gráficos y sonido

Los gráficos del juego son notables, pero de un modo muy raspado, puesto que desde mi punto de vista son algo inferiores a los de Call of Duty 4: Modern Warfare. Lo cierto es que la cosa mejora mucho cuando jugamos con los rusos y observamos nuestro entorno en tonos grisáceos que nos sumergen mucho mejor en un entorno bélico. Incluso en esta campaña la sangre tendrá una tonalidad más oscura que contrasta con las grandes cantidades de niebla y humo que veremos. El motor del juego funciona muy bien tanto en PC como en Xbox360, aunque en la versión de PlayStation 3 es más sencillo percibir dientes de sierra debido al menor nivel del filtro para corregirlos.

Algo que sí destaca es la banda sonora, aunque por momentos. Al igual que en otros juegos de la saga, las melodías que suenan acompañan muy bien a la acción, pero jamás nos hemos acordado de un tema una vez hemos dejado de jugar. En esta ocasión se ha optado por un compositor distinto que ha experimentado con temas electrónicos y ambientales. En una misión recorreremos un hospital abandonado y más adelante las partes subterráneas de la ciudad. En estos escenarios sonarán unos temas muy similares a los vistos en la saga Thief cuya finalidad es hacer que nos estremezcamos un poco. En algunos momentos sonarán temas electrónicos que puede que estén algo fuera de lugar, pero la experimentación siempre es bienvenida cuando obtenemos sensaciones variadas.

cod-world-at-war-3

El nivel en el que controlamos las armas de un hidroavión es de los más espectaculares del juego.

El foblaje del juego no está nada mal, contando de nuevo con la participación de actores conocidos como Gary Oldman (El caballero oscuro, Hannibal) y de Kiefer Sutherland (24, Twin Peaks). No tiene desperdicio ver a Oldman simulando acento ruso, aunque… ¿Por qué? Si hay rusos a patadas!

Los efectos de sonido ya os los imagináis: piuuuuu, booom, a cubierto!, trraa tatata tattata, boooom, Granada!! baaaam,  trraa tatata tattata. Lo esperado.

El modo multijugador

Después de tanto COD me está aburriendo cosa fina redactar este análisis. Intentaré ser breve. El modo multijugador de Modern Warfare era sencillo pero muy consistente y el de World at War se basa en este último. Se mantiene el sistema de clases y el tema de los rankings para ir desbloqueando armas y mejoras (o perks, que resulta que soy un jugador más bien clásico). Algunas mejoras han cambiado de nombre, puesto que por ejemplo el UAV Jammer de Modern Warfare ahora sencillamente se llama camuflaje, con la ventaja de que los aviones enemigos no nos podrán detectar cuando nuestro enemigo pida su apoyo.

Existen cuatro mapas bastante grandes en los que es posible utilizar vehículos, cuyo poder de ataque es devastador, aunque también son bastante vulnerables a la infantería con armas antitanque. Otro pequeño problema es que los tanques son muy lentos, pero vamos, que es que el vida real era exactamente así, por lo que necesitaremos coordinarnos con la infantería para tener más efectividad. Hablando de coordinación, los jugadores de PC ya no tendrán que utilizar sistemas de comunicación como Skype para hablar entre ellos, porque el juego trae esta vez integrado un sistema de comunicación por voz.

Vuelve el sistema de recompensas pero con algunos cambios. Cuando matemos a tres enemigos seguidos recibiremos la posibilidad de llamar a un avión de detección y cuando matemos a cinco seguidos podremos llamar a un bombardero. Existe ahora otra novedad que me gusta bastante, ya que cuando eliminemos a siete enemigos seguidos podremos llamar a un grupo de perros asesinos que irán a por nuestros enemigos y no es que sea sencillo deshacerse de ellos. Aunque disparemos a uno, otro puede echársenos encima, así que más vale estar atentos para acuchillarlo en el momento adecuado cuando se nos indique en pantalla.

El modo zombi es un excelente complemento, pero nos cansaremos pronto de él.

El modo zombi es un excelente complemento, pero nos cansaremos pronto de él.

Vuelve el modo en el que deberemos defender un punto del mapa sin posibilidad de respawn, el modo deathmatch, deathmatch por equipos… lo típico. Hablando de los nuevos modos, éstos son el de capturar la bandera y otro denominado War que ya había sido incluido en Call of Duty 3, similar al modo conquista de Battlefield, en el que tenemos cinco puntos en el mapa que debemos que controlar. Solamente podemos concentrarnos en un punto a la vez, así que no es que exista demasiada estrategia, centrándose en la acción.

Modo zombi

Se trata de la guinda del pastel. En el modo zombi nos encontramos en el interior de una casa y tendremos que defendernos de varias oleadas de soldados zombi, ya sea en solitario o en modo cooperativo con tres amigos. Los zombis intentarán derribar las barricadas colocadas en las puertas y en las ventanas para devorarnos el cerebro. A medida que llegan más oleadas, los zombis serán más numerosos y más rápidos. Ganamos puntos al matarlos y, con estos puntos, podremos comprar armas y munición o acceder a nuevas partes de la casa en las que nos encontramos. Tarde o temprano nos matarán y la partida se terminará. No es nada revolucionario, pero no está mala para matar el tiempo.

Call of Duty: World at War [2008]
6.5
Bueno
World at War regresa a la segunda guerra mundial para centrarse en las batallas menos explotadas tanto por ésta como por otras franquicias. De todos modos sabe a poco después de haber jugado a Modern Warfare. Salvo en momentos puntuales el juego no ofrece una experiencia jugable sólida, pero no es un mal juego. No lo juguéis en Veteranos sin mediatración previa porque acabaréis tirando el mando o el teclado por la ventana cuando veáis que ni los enemigos ni las granadas dejan de aparecer. Avisados estáis.Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

2 Comments

  1. Varok dice:

    Buen análisis. La verdad es que me gusta mas esta ambientación para call of duty que las futuristas que estan haciendo ultimamente, aunque esta ultima ocn batallas en el espacio que la gente tanto critica me esta llamando la atencion, y eso que no me gustan nada este tipo de juegos

    1. EduZRO dice:

      A mi, mientras sigan con su mecánica de juego sobre raíles, nunca me parecerán grandes juegos. Los veo como carne para cuando quiero algo sencillo, espectacular y que dure poco. Los juego en consola porque la verdad es que no me imagino jugando a ésto en PC con teclado y ratón como si fuese un shooter como dios manda. La ambientación poco importa, el juego es siempre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 12 =