Análisis

Call of Duty: Modern Warfare 3 / Análisis

Tras Call of Duty 4: Modern Warfare y Call of Duty: Modern Warfare 2 nos llegaba la entrega de la subserie Modern Warfare en el año 2011, desarrollada por Infinity Ward. La verdad es que no se muy bien qué deciros. En Activision tenían pensado dejar la saga un tiempo al barbecho, pero se referían exclusivamente a esta subserie, ya que nos habían colado Call of Duty: Black Ops en medio.

En esta ocasión la entrega de Call of Duty no estaba sola, ya que Battlefield 3 era un decente competidor con el que compararlo y, salvo por bugs y errores que impedían disfrutar plenamente del juego, podríamos decir que Battlefield 3 era superior en casi todo.

No tengo demasiadas cosas que decir salvo que estamos ante un juego con el mismo motor gráfico y el mismo tipo de jugabilidad salvo esos espectaculares momentos en los que pilotamos algún tipo de vehículo. ¿Te había gustado Modern Warfare 2? Pues éste también te gustará, aunque algo menos, porque lo cierto es que la saga está ya muy trillada. Y digo ésto 5 años después de la fecha de salida del juego y tras varias entregas anuales sucesivas de la serie Call of Duty a las que todavía no he jugado que repiten el mismo esquema. ¿Cuándo va a parar ésto? Da igual, esta saga siempre va a ser récord en ventas. Centrémonos ahora en Modern Warfare 3.

Argumento

Tras la muerte del general Shepherd en Modern Warfare 2, el mundo se ha ido a la mierda. Soap está muy herido y es evacuado por Nikolai y el capitán Price hasta una casa segura en la India, pero pronto pronto descubren que Macarov, el terrorista ultra nacionalista de anteriores entregas, ha enviado refuerzos para asesinarlos. Al principio jugaremos con Yuri, un nuevo personaje jugable, y estaremos a las órdenes de Price hasta llegar al punto de extracción. Mientras tanto los Delta Force defienden Nueva York en medio del conflicto bélico que se ha liado entre Estados Unidos y Rusia.

Lo cierto es que la historia no está mal llevada e incluso tiene giros sorprendentes. Dado que el planeta entero se está convirtiendo en un campo de batalla, los guionistas tenían la excusa perfecta para visitar localizaciones muy emblemáticas como Hamburgo, Londres o París. Desde luego, el espectáculo está garantizado, que es de lo que van ahora los juegos de la saga Call of Duty.

Aspectos técnicos

Estamos ante el mismo juego de siempre pero con más armas, más mapas y más espectáculo. Quizás los escenarios estén ahora más sobrecargados de pequeños elementos como los que podemos ver en los estantes de las tiendas, pero eso es todo. La única mejora quizás resida en las texturas, ya que cuando por ejemplo visitemos Londres, nos dará la impresión de que realmente estamos ahí gracias a esas texturas de alta resolución. Los efectos especiales siguen siendo brillantes al igual que antaño.

La calidad de la ciudad de Londres me ha dejado con la boca abierta. Cada pequeño elemento del escenario está muy bien detallado y la resolución de las texturas es sensacional.

La calidad de la ciudad de Londres me ha dejado con la boca abierta. Cada pequeño elemento del escenario está muy bien detallado y la resolución de las texturas es sensacional.

El motor gráficos de este juego es el IW 5, que sigue asentado sobre el motor de Quake 3, pero infinitamente mejorado. Ésto es una garantía de fluidez, que por ésto y por su gran calidad gráfica era por lo que este motor era el rey indiscutible a finales de los años 90. El juego no bajará de 60 imágenes por segundo en ningún momento, ni cuando en algunos momentos de la campaña esté todo lleno de enemigos, edificios derrumbándose, destellos, reflejos y demás efectos especiales. Eso sí, mírame y no me toques, así que no te esperes la interacción física que habíamos visto en Half-Life 2. De todos modos, los desarrolladores han sabido sacar partido a este motor.

El juego no tiene demasiados elementos dinámicos ya que en todo momento estaremos limitado a la ejecución de los scripts que componen las misiones, pero si conseguimos olvidarnos de ésto, viviremos momentos épicos, aunque eso sí, como un película más que como un juego. Los edificios que se derrumban y las explosiones parecen perseguirnos a nosotros más que darnos la impresión de que suceden de un modo espontáneo. Al final, damos un salto hasta el helicóptero que nos espera al final de la misión y arreglado, a por otra misión.

En cuanto a la banda sonora, el archiconocido Hans Zimmer ha sido sustituido por el creador de las bandas sonoras de las películas de A Todo Gas, Brian Tyler. Todos los temas son bastante buenos. Tenemos temas épicos, otros más rápidos para los combates y otros más pausados para intentar despertar nuestras emociones. He jugado a la versión inglesa, pero he probado también la versión con voces dobladas al castellano y la verdad es que el trabajo es también muy bueno. Además, los efectos de sonidos son sobresalientes, como es ya típico en esta saga. Ideales para poner a prueba tu flamante conjunto de altavoces 5.1.

La inteligencia artificial es muy regular. Los enemigos parecen patos mareados saliendo de su cobertura cada poco tiempo para dispararnos. Cuando les disparemos parecerá que tropiezan con todo en el mejor de los casos y, en el peor que se han puesto a practicar algún tipo de baile folclórico.

Campaña

Vamos ahora a hablar un poco de esta expansión que nos han vendido como nueva entrega. Tomamos el papel de diversos personajes a lo largo de la campaña para un jugador, de modo que al igual que sus predecesores, nuestro punto de vista cambiará continuamente. Tenemos un total de tres actos en los que hay varias misiones. Dentro de cada misión tendremos varios objetivos que se actualizarán dinámicamente a medida que progresamos, pero eso sí, nada de objetivos secundarios, aquí es todo 100% lineal. No podremos ni saltar pequeños bordillos si ello implica salirnos del escenario en el que se supone que debemos estar. Podremos agacharnos, cubrirnos el columnas, cambiar de posición… pero este juego de táctico no tiene nada. Al igual que en los anteriores juegos de la serie, se sigue utilizando al sistema de curación a lo Gears of War; es decir, no hay botiquines y te curas cubriéndote en algún lugar y esperando a que tu vida se recupere por sí sola.

Casi siempre iremos acompañados de más soldados pero no podremos darles órdenes. También tenemos la ya típica y controvertida misión en la  que tomamos el papel de un soldado enemigo y somos espectadores de una violenta masacre de civiles. Este juego se nutre de éso, de espectáculo, pero jugablemente no tiene demasiada chicha. Aún así, dentro de sus limitaciones está muy bien hecho.

El paseo en moto submarina es muy limitado, pero es todo un placer que lo hayan incluido.

El paseo en moto submarina es muy limitado, pero es todo un placer que lo hayan incluido.

Viviremos momentos épicos como el momento en el que colocamos cargas en un submarino por debajo del agua para dañar el casco y seguidamente lo abordamos. Otro momento memorable es por ejemplo cuando pilotamos un robot a control remoto con una capacidad destructiva fuera de lo normal. El juego no es tan espectacular como su predecesor, pero anda cerca.

Cabe destacar que en el nivel de dificultad más fácil han corregido el tema del repawn. En anteriores entregas incluso me han llegado a aparecer enemigos de la nada a un par de metros de mi posición, algo inaceptable. En este caso, si aparecen, no se nota. Eso sí, si aumentamos la dificultad, volvemos a lo mismo. Deberían haber puesto opciones de dificultad más personalizadas como ocurría en Soldier of Fortune, en donde era posible reducir o eliminar el respawn pero incrementar la inteligencia de los enemigos y el daño que te provocan con sus armas.

Como no podía ser de otro modo, los QTEs -Quick Time Events- estarán al orden del día, aunque supongo que ya estaréis acostumbrados. El peor aspecto de la campaña es el que ya os imagináis si habéis jugado a anteriores juegos de la saga; su duración, que apenas llega a las 6 horas. Además, en esta ocasión jugaremos menos que nunca, ya que solemos ir sobre raíles, por no hablar del abuso de cinemáticas de relleno. El tiempo que realmente jugamos en la campaña podría de ser no muy superior a 4 horas. En muchas ocasiones nuestros compañeros avanzarán disparando, hablando con desasosiego y haciendo el trabajo por nosotros mientras nos limitamos a caminar a su lado. A veces dan ganas de decirles: “eh tío, que estás jugando a mi juego, déjame a mi un rato”.

Vamos, que si te compras el juego por la campaña, es mejor que te lo compres de sugunda mano o aún mejor, lo alquilas, juegas y lo devuelves al día siguiente o, si eres hábil, la misma tarde.

Operaciones especiales y modo cooperativo

Las operaciones especiales están de vuelta. Consisten en 16 misiones en las que jugar solos o acompañados. Sí, podemos jugarlas a solos, pero pierden bastante. Las misiones están basadas en las que veremos en la campaña, aunque los escenarios de algunas están basados en entornos vistos en anteriores juegos de la saga. Tendremos que rescatar a rehenes, limpiar zonas, proteger un avión, colocar explosivos, recolectar bombas de gas tóxico en un traje de Titan… y más. Dependiendo del nivel de dificultad podremos ganar entre una y tres estrellas que nos permitirán desbloquear nuevas misiones. Hay un total de 48 estrellas. En los niveles fácil y normal son asequibles, pero la cosa se complicará, y mucho, si jugamos en veterano.

La mayoría de las misiones consistirán en combates al viejo estilo Modern Warfare, es decir, con enemigos saliendo de todas partes.

La mayoría de las misiones consistirán en combates al viejo estilo Modern Warfare, es decir, con enemigos saliendo de todas partes.

El problema de las operaciones especiales es uno que han corregido en la campaña. Se trata del respawn, que será excesivo aunque juguemos en el nivel más fácil. En ocasiones da la sensación de que da igual lo que hagamos, ya que si intentamos hacer las cosas bien y con calma aparecerán más enemigos y, en cambio, si avanzamos indiscriminadamente rápido hasta ciertos puntos mientras nos llueven mareas de balas, los enemigos cesarán de aparecer. Además, en niveles de dificultad avanzados los enemigos te causarán más daño, algo normal, pero es que en ésto y en su inteligencia debería estar basada exclusivamente a dificultad. ¿Algún enemigo más? Pues vale, pero no infinitos.

En Modern Warfare 3 hay una novedad respecto a sus predecesores y es la posibilidad de jugar al modo Supervivencia en el que seremos atacados por hordas de enemigos. Tarde o temprano moriremos, así que se trata de aguantar el máximo tiempo posible. Es posible comprar mejoras y equipo entre cada ronda con los puntos ganados en la misma. Es un modo interesante para jugar acompañados con un amigo.

Multijugador

En esta ocasión tenemos 16 modos de juego y unos mapas que podrán albergar hasta a 18 jugadores. Se ha mejorado el sistema de recompensas y ahora ya no se obtienen puntos de mejora exclusivamente por eliminar a tus oponentes, sino que el hecho de completar objetivos, plantar una bomba o capturar una bandera también te dan puntos. Tendremos puntos de recompensa de tres tipos: Asalto, soporte y especialista.

Se han agregado algunos modos de juego adicionales:

  • Muerte confirmada: Los jugadores deben recoger placas de identificación que están sobre los cadáveres que hay por el escenario antes de que la muerte sea confirmada. Del mismo modo, puedes matar a un enemigo pero el equipo contrario puede ser quien recoja la placa, anotándose un tanto.
  • Defensa en equipo: El primero en morir soltará una bandera y el equipo que la recupere obtendrá el doble de puntos por muerte, mientras que el que no la tenga, obtiene el número de puntos estándar.
Los efectos de iluminación nocturnos, los de lluvia y los de iluminación son como el juego en sí, espectaculares.

Los efectos de iluminación nocturnos, los de lluvia y los de iluminación son como el juego en sí, espectaculares.

También hay otros modos de juego pero exclsuivamente privados:

  • Infectado: El jugador infectado recluta a sus enemigos al matarlos para que jueguen en su equipo.
  • Zona de recogida: El jugador debe defender un punto de recogida mientras recibe puntos y paquetes de auxilio.
  • Titan por equipos: Los jugadores de cada equipo juegan con un soldado adicional controlado por la IA, que lleva un traje de Titan.
  • Titan: Todos contra todos pero con un Titan. Si lo matas, pasarás a ser el Titan.

Hay más modos de juego y también es posible configurar nuevos modos personalizados desde la pantalla de opciones. Desde mi punto de vista los escenarios son todos demasiado insulsos y planos, pero lo que está claro es que aún hoy en día te encontrarás jugadores, así que algo tendrá este juego.

Call of Duty: Modern Warfare 3 [2011]
6.8
Bueno
Estamos ante un juego conservador y, aunque espectacularidad no le falta, no tiene suficientes novedades como considerarlo algo más que una expansión, sobre todo si tenemos en cuenta la corta duración de su campaña. Afortunadamente, las operaciones especiales y el modo multijugador del juego son un excelente complemento.Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 13 =