Análisis

Battlefield Vietnam / Análisis

Estaba claro que tras Battlefield 1942, el siguiente juego de la saga sería menos notable. Además, es una pena que por razones que se escapan a la comprensión de la mayoría, se haya apresurado demasiado la campaña. Con algo más de tiempo, este juego podría haber sido incluso mejor de lo que es.

En muy poco tiempo Battlefield 1942 se había convertido en uno de esos raros títulos que pueden permitirse el lujo de vivir de rentas. Era tanto y tan bueno lo que ofrecía que esta secuela sólo se le pedía un poco más de lo mismo junto con alguna novedad. Con eso, el éxito parece casi garantizado.

El caso es que Battlefield se había ganado a pulso una fiel comunidad de varios miles de jugadores pese a que los aficionados a este tipo de juegos cada vez nos hemos vuelto más sibaritas. Este público disfrutó también de Battlefield Vietnam, que no dejaba de ser el mismo juego con distinto pelaje, para bien o para mal.

Eso sí, que quede claro que el título se ha editado con prisas. Y unas prisas que se notan. Nunca está de más que se nos ofrezca una nueva ración del mismo guiso si el guiso era bueno y nos dejó con ganas de repetir. Pero la calidad de los ingredientes no justifica que se cocine de forma apresurada y con una cierta dejadez.

Lo nuevo

Y eso que el juego se presenta con una novedad de las que suelen marcar diferencias muy palpables: un motor gráfico de nuevo cuño, que nada tiene que ver con el anterior. Basta con compara imágenes de otra generación para comprobar imágenes de otra generación para comprobar que las diferencias saltan a la vista tanto en el detalle de los personajes como en el de los escenarios. Y eso es vital en un juego que se desarrolla en un entorno tan traicionero como la selva vietnamita, donde casi nada es lo que parece.

El único problema es que estas mejoras tienen un impacto negativo en las partidas on line, en las que el juego no va todo fluido que debería. Cabe esperar que este problema se arregle con futuros parches, como sucedió con Battlefield 1942, pero el caso es que no están resueltas en el juego final que hemos analizado. Lo que confirma sin duda la teoría de que aquí se ha trabajado con más prisas de las necesarias.

En cuanto a las peculiaridades del nuevo escenario, nada que objetar. Vietnam fue un infierno verde para los soldados americanos, y eso es exactamente lo que es en el juego, gracias sobre todo al papel que la frondosa vegetación desempeña en él. Si en el Battlefield original había que estar pendiente siempre de los enemigos que se colaban en retaguardia para capturar alguna de nuestras bases, imagínate lo que es ahora, con las unidades enemigas abriéndose paso en una espesura que les sirve de camuflaje natural.

Entre árboles

De todas maneras, ten claro que este tipo de tácticas sólo se van a ver en las partidas multijugador entre seres humanos. El modo de juego solitario contra bots es un completo desastre: tus rivales no siguen táctica alguna ni sacan el menor partido de los escenarios. Entendemos que lo importante aquí son los modos de partida múltiple  y que la partida en solitario es mas bien un complemento, pero eso no justifica que hayan dejado en el ruinoso estado en el que esta.

Se ha suprimido la campaña, y casi hubiese sido mejor hacer los mismo con las batallas rápidas contra bots, a los que puedes liquidar casi en solitario incluso en los niveles de dificultad superiores. Además, no  puedes fiarte de los tuyos, porque no saben pilotar, ignoran tus órdenes y su comportamiento solo puede calificarse de torpe y demencial. Es mejor que te plantees estas batallas con una oportunidad  para reconocer los mapas y practicar con los distintos vehículos. El multijugador es el modo que de verdad importa.

Las novedades en lo que a sistema de juego respecta brillan por su ausencia. Está claro que no ha querido poner en peligro ninguna de las características que catapultaron este título al estrellato. Así que tenemos dos bandos que se enfrentan por el control de una serie de bases en una especie de modo de captura de la bandera febril y multitudinario.

Se ha añadido algo de variedad en las distintas clases de infantería ofreciendo un par de configuraciones para cada tipo, pero no parece que estas variedades marquen grandes diferencias. Nueve de cada diez jugadores, eligen la ametrallador siempre que está disponible, ya que va equipado con un M60 y un lanzacohetes. El M60 es de una eficacia letal dada su cadencia de disparo su calibre y lo poco que se nota su retroceso. Sólo tiene una pega, y es que tarda en recargarse. Pero bueno, nada que no se resuelva administrando bien la munición y recurriendo al lanzacohetes cuando haga falta. Porque esta última arma sirve para combatir el elemento más importante del juego: los vehículos.

Llegamos así a la parte más interesante de este tipo de títulos. De lo bien o mal que funcionasen los vehículos dependían la suerte del juego, y lo cierto es que lo hacen a la perfección. Tras jugar un buen puñado de partidas, han sido estos trastos con ruedas los que nos han hecho olvidarnos de los defectos del juego y concluir que, en definitiva, es adictivo y muy divertido.

Golpe de volante

Mucho se ha escrito sobre la variedad y sencillez del control de los vehículos de Battlefield 1942. Pues bien, Vietnam conserva esas características. Además, se han añadido pequeñas mejoras, como la posibilidad de disparar cuando vas de pasajero. a eso también hay que añadir que el juego se beneficia de la superioridad tecnológica de los años 60 con respecto al 42.

Puede que los vehículos terrestres y marítimos no se note tanto la diferencia, pero los aéreos ya son otro cantar. Los aviones van mucho más rápidos, con lo que vas a necesitar nervios de acero para  pilotarlos. Sobre todo porque, como ocurría en el original, si te sales del mapa, se inicia una cuenta atrás para volver a la zona del combate. si no lo consigues, empiezas a recibir serios daños.

Para compensar, su poder destructivo también es muy superior disponen de armas tan terribles como las bombas de napalm que llevan los F4. Phantom. Más que cualquier otro vehículo, los helicópteros san la gran novedad y el gran aliciente del juego. Sus posibilidades son tan r¡cas que se bastan y se sobran para aportar un nuevo componente estratégico. No por nada fue durante esa guerra cuando los helicópteros se convirtieron en poderosas armas de ataque, además de medios de transporte de tropas.

Con un helicóptero puede hacerse casi de todo, empezando por desplazar unidades. Ni siquiera hace falta que están cerca del suelo para saltar, ya que todos los soldados disponen de paracaídas. Para subir al aparato, tampoco hace falta que éste se pose en tierra: se puede soltar un cable a modo de escalera que también puede servir para remolcar vehículos. además, un piloto hábil podrá arreglárselas  para cruzar a gran velocidad un escenario y detenerse sobre una base enemiga mientras desciende para apoderarse de ella sin apenas tocar suelo. Tal vez por esa razón la captura de bases tiende a exigir algo más de tiempo cuando éstas son grandes, con lo que a veces se da tiempo a los defensores para llegar a reforzarlas.

En fin, que los trastos con hélices nos han brindado algunos de los mejores momentos con el juego. Además, los controles resultan incluso más suaves que los de los mejores mods basados en el juego, que se habían centrado mucho en perfeccionar este aspecto. En juego también incluye su propia herramienta de desarrollo para mods, con lo que tú mismo puedes intentar mejorarlo en conversiones futuras.

A tu gusto

Battlefield Vietnam permite escuchar alguna de las canciones más populares de los años 60 mientras pilotas los vehículos. Y claro, también puedes escuchar tus propios mp3. Para ello, copia tus canciones favoritas en la carpeta My Music que se encuentra en el directorio donde has instalado el juego. cuando estás dentro de un vehículo, pulsa el número 0 y verás como se abre una ventana que te permitirá elegir una de tus canciones. Ni te imaginas lo que gana el juego con un puñado de buenas canciones.

FICHA TÉCNICA

  • Requisitos: Procesador mínimo PIII 900 MHz, procesador recomendado PIV 1,5 GHz. Memoria RAM mínima de 128 MB, memoria RAM recomendada de 512 MB. Tarjeta gráfica mínima de 32 MB, tarjeta gráfica recomendada de 64 MB.
  • Multijugador: LAM 64 e Internet 64.
  • Idioma: Textos de pantalla en español y voces en inglés.

Battlefield Vietnam [2004]
8
Excelente
No mucho más tiempo antes, nos rendíamos ante las excelencias de un juego innovador como Battlefield: 1942. Pues bien, muchas de ellas se mantienen y han sido incluso refinadas. Lástima que una serie de errores de programación y acabado técnico sin duda motivado por las prisas le resten algo de encanto.Analizado por

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 1 =