Análisis

BATTLE MAGES / Análisis

Ríete de Merlín. Más magos, más orcos, más elfos, más épica fantástica. Y esta vez, surgida de la Madre Rusia. Batlle Mages es eso y poco más. Un título plagado de buenas intenciones que cae en el concurrido pozo del topicazo.

Llámalo europeísmo, pero el caso es que sentimos una curiosidad casi malsana por todos los juegos salidos de nuestro continente. Sobre todo, si llega de países tan exóticos como los del este, cuya producción de software ha rayado a gran altura en los últimos tiempos.

Rusia es uno de esos países. Y Batlle Mages uno de esos juegos surgidos del frío. Los desarrolladores de Targem han tomado buena nota de las últimas tendencias y el resultado es este juego. Un título interesante, dotado de incuestionables buenos momentos, pero plagado también de clichés, tópicos y otras hierbas.

Cualquiera mínimamente familiarizado con el género de la estrategia en tiempo real, sobre todo los de ambientación fantástico-medieval, puede hacerse una idea de lo que el juego da de sí. Han sido tantos los títulos, tantos los intentos, que sorprender al jugador se ha convertido en una tarea prácticamente imposible.

El eterno medioevo

A Battle Mages le pasa un poco eso. A pesar de todas sus virtudes, porque las tiene, no acaba de encontrar ni equilibrio ni elemento sorpresa. Cierto es que ofrece dinamismo, un buen motor gráfico e interesantes efectos de luces, pero la mecánica, vista mil y una veces, condena al jugador a una especie de bucle temporal en el que no distingue qué es lo que está jugando: si algo nuevo o una expansión de un título olvidado.

Batlle Mages es estrategia real con grandes dosis de magia y hechicería. De echo, nada más comenzar la partida, uno tiene la oportunidad de escoger su escuela de magia. Tres son las opciones: Caos, Naturaleza y Energía. Una vez hecho, te espera una campaña con presentaciones épicas en la que se dan cita un cristal mágico y el centro del mundo.

Claro que también hay tiempo para el enfrentamiento directo a base de espadazos. En ese sentido, Batlle Mages opta por la batalla de pequeñas tropas ante que por la guerra descomunal en la que toman parte ejércitos multitudinarios a lo Total War o Cossacks.

Mandobles de experiencia

Batlle Mages recupera el testigo de juegos como Warcraf III y hace suyo el cliché de género: combina estrategias con elementos de rol, entendiendo por éstos la acumulación experiencia y la obtención de nuevas habilidades sin olvidarse de los objetos magníficos, que dotan al ejercito del jugador de una fuente de poder única.

El invento funciona, por lo menos en parte, ya que la capacidad para entretener sigue presente. Y funciona porque las misiones han sido diseñadas correctamente y porque hay la suficiente variedad de poderes y unidades como para evitar que el juego caiga en la monotonía.

Pero no se han resuelto los viejos problemas que acompañan a muchos títulos de la estrategia en tiempo real: la inteligencia artificial y el ritmo de partida. Ni los enemigos ni las tropas aliadas parecen tomarse muy enserio esto del combate. Los malos se piensan muy mucho eso de atacarte y, cuando lo hacen, es en grupos: mientras sus compañeros mueren a golpe espadón, el grupo que va a la cola se queda a la expectativa. Ídem para las tropas del jugador, gravemente aquejadas de sordera: hay que repetirle las órdenes para que obedezcan de una vez por todas.

Así que Battle Mages, si no nos equivocamos, seguirá el camino de otros tantos: condenado a los juegos fantásticos de una forma de entender el videojuego o a esos que entran en el género por primera vez. Unos y otros lo encontrarán, probablemente, fascinante. Los demás, tan solo previsible.

Más juegos mágicos…

Si te van los chamanes y nigromantes que se tiran los trastos a golpe de hechizo, estás de suerte, porque no faltan juegos clásicos de estrategias en los que la magia es la protagonista indiscutible.

  • SACRIFICE: La épica mágica según Shiny. Maltratado e incomprendido en su momento, Sacrifice se eleva hoy en día como uno de los juegos más sólidos de los últimos años. Perry y compañía demostraron con él que se puede hacer revolución y evolución desde el lugar común. Aqui tenéis el análisis de Sacrifice.
  • HEAVEN & HELL: Hechicería humorística. Juego de magia y divinidades teñido de humor blanco. Buena opción para recién llegados a la estrategia o para público más joven. Pudo ser mejor de lo que acabó siendo, pero conserva cierta gracia, sobre todo a nivel visual.
  • AGE OF WONDERS: SHADOW MAGIC: ¿Quién dijo que la estrategia por turnos está muerta? Shadow Magic demuestra lo contrario y recupera para el PC una forma de juego, pausada y flexiva que debería prodigarse más. Criaturas mágicas y cientos de hechizos para el personal.
  • SPELLFORCE: Una de las grandes sorpresas de los últimos meses. Spellforce confirma que se puede mezclar géneros para conseguir una forma de jugabilidad única. Además, redondean la jugada unos gráficos de los de quitarse el sombrero.

FICHA TÉCNICA

  • Requisitos: Procesador como mínimo PIII 733 MHz, procesador recomendado PIV 1,8 GHz. Memoria RAM mínimo de 128 MB, memoria RAM recomendada de 512 MB. Tarjeta gráfica de un mínimo de 16 MB, tarjeta gráfica recomendada de 32 MB.
  • Multijugador: LAM  e Internet 8.
  • Idioma: Textos de pantalla y voces en español.
Battle Mages [2003]
6
Bueno
Un buen juego de estrategia con tintes de rol en el que predomina la magia y la hechicería sobre la investigación tecnológica o la recolección de recursos. Aunque no le faltan virtudes, Batlle Mages redunda en conceptos bastante trillados, por lo que su magia queda bastante diluida.Analizado por

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =