Guías Guías de juego

Age of Empires 2: The Conquerors / Guía


Esta expansión de Age of Empires 2 también se incluye en la versión Age of Empires 2 HD y exige que pienses con cuidado la estrategia a seguir. Se incluyen nuevas civilizaciones, mejoras en las 13 civilizaciones que ya existían y algunos cambios en al interfaz. Esta guía se centra en la campaña para un jugador.

#Tabla de contenidos

1. Consejos

1.1. Aldeanos y recursos
1.2. La defensa
1.3. El ataque 

2. Campañas de Age of Empires II: The Conquerors

2.1. El Cid

2.1.1. Hermano contra hermano
2.1.2. El enemigo de mi enemigo
2.1.3. El exilio del Cid
2.1.4. La guardia negra
2.1.5. Rey de valencia
2.1.6. Reconquista

2.2. Atila el Huno

2.2.1. El azote de Dios
2.2.2. La gran marcha
2.2.3. Las murallas de Constantinopla
2.2.4. Esponsales bárbaros
2.1.5. Rey de valencia
2.2.6. La caída de Roma

2.3. Montezuma

2.3.1. Reinado sangriento
2.3.2. La triple alianza
2.3.3. Quetzalcóatl
2.3.4. La noche triste
2.3.5. El lago en ebullición
2.3.6. Lanzas rotas

2.4. Las batallas de los conquistadores

2.4.1. Manzikert
2.4.2. Lepanto
2.4.3. Noryang
2.4.4. Hastings

 

1. Consejos

Antes de ver las misiones de cada campaña, vamos con unos consejos básicos que todo buen jugador de Age of Empires debe saber.

1.1. Aldeanos y recursos

Buscar el mejor sitio en que asentar tu civilización es el primer reto del juego. Utiliza a tus exploradores para familiarizarte con el terreno en el que has aparecido al principio de la partida y construye unos cuantos puestos avanzados para marcar los límites del territorio que pretendes explorar. Después, utiliza la opción “Patrullar” para que tus caballeros sigan explorando el terreno de forma automática. Puedes emplear el mini mapa para dar las órdenes y permanecer atento al desarrollo inicial de tu civilización.

El ritmo de crecimiento de la población es muy importante. A pesar de que no siempre gana quién tiene el ejercito más numeroso, deberías tener unos cien habitantes (tanto civiles como militares) al cabo de una hora de juego. Así que construye distintos centros urbanos allí donde existan recursos suficientes y añádeles cuarteles, galerías de tiro con arco y establos. Asegúrate de estar creando las condiciones para que se produzca un verdadero boom demográfico. Si creas minas y serrerías, asegúrate de hacerlo cerca de tu base, ya que, si no, te verás obligado a desplazar a la población.

Toma precauciones básicas, como por ejemplo llevar a tus aldeanos al centro urbano cada vez que se produzcan ataques, y utiliza la recién creada opción “Replantar” después de cada cosecha para que tus conciudadanos no permanezcan ociosos y los alimentos no escaseen.

Mejorar la obtención de recursos es el segundo paso que hay que llevar a cabo. Herramientas como el hacha de doble filo, el collar para caballos, etc, son de gran ayuda a la hora de mejorar tus actividades productivas. Ten en cuenta que el oro no será
imprescindible hasta llegada la Edad Feudal, así que no lo busques desde el principio. En cuanto cambies de época, deberás conseguirlo en grandes cantidades, ya que te permite seguir desarrollando el árbol tecnológico. Es muy útil ir descubriendo por ti mismo qué recursos concretos son más útiles para cada una de las diferentes civilizaciones. Si lo haces, podrás ganar tiempo y aprovecharte de las modificaciones del juego, pero, si no, siempre puedes mantener los indicadores de recursos más o menos equilibrados e intentar que nunca te falte de nada.

1.2. La defensa

Si quieres la paz. prepárate para la guerra. Y hazlo desde el principio. En algunas partidas serás atacado incluso antes de que puedas instalar adecuadamente a tus muchachos, así que no pierdas el tiempo y empieza a reclutar soldados y a desarrollar tecnología bélica lo antes posible. La herrería y los establos te permitirán interesantes mejoras en tu ejército y en la obtención de recursos. Crea unidades de a pie con espadas o lanceros y coloca unos cuantos arqueros a su espalda. Forma grupos con ellos de unos doce soldados. Cambia su comportamiento a “Mantener la posición” para evitar que se pierdan persiguiendo a caballeros exploradores.

Con estos grupos te bastará para defenderte de las primeras incursiones enemigas. Cuando quieras contraatacar, deberás añadir a tu ejército alguna máquina de guerra, pero tampoco es imprescindible aumentar mucho su número desde el principio. Las incursiones son estupendas para impedir que el enemigo acumule excesivos recursos, así que envía a tus jinetes a estropear las minas y granjas de otras civilizaciones siempre que sea posible. Una combinación de caballería ligera y arqueros a caballo suele ser muy eficaz para exterminar indefensos aldeanos, pero será mejor que no continúes con tu ataque si se refugian en centros urbanos, ya que sería un suicidio. Podrías aprovechar para destruir los molinos y centros mineros que habrán dejado abandonados, aunque mejor no te emociones y vuelve a casa en cuanto sospeches que vas a ser atacado. Puede que te persigan, pero si has creado las unidades básicas de defensa de las que antes hablábamos, podrás frenar cualquier intento de invasión.

Los antiguos Saboteadores de A0E2 han dado paso a un nuevo tipo de unidad ideal para causar desperfectos en los edificios. Son muy frágiles y es mejor marcarles una ruta despejada para que lleguen a su destino.

Cuando construyas tu fortaleza debes añadir varias puertas para así bloquear las que están cerca del lugar por el que te atacan, evitando que el enemigo se cuele por ellas. Coloca arqueros, catapultas de trayectoria plana y escorpiones cerca de la muralla. Durante el asedio, utiliza aldeanos para reparar los desperfectos de la muralla y aprovecha las salidas libres para enviar a la caballería al contraataque. Es muy importante destruir las máquinas de guerra enemigas. Los monjes también son muy útiles durante el combate, ya que tienen poderes de curación instantánea y pueden convertir al enemigo. Los elefantes, por ejemplo, son bastante sensibles a este tipo de persuasión debido a su lentitud y convertirlos es mucho más cómodo y eficaz que intentar matarlos con arcos y lanzas. Para evitar que sean tus unidades las que se conviertan a la fe enemiga, puedes desarrollar una tecnología denominada “Herejía” que hace que los conversos mueran.

1.3. Al ataque

Asediar al enemigo no cuesta demasiado esfuerzo si sabes un par de trucos básicos. Por ejemplo, la mayoría de las fortalezas tienen puntos débiles que puedes descubrir si exploras el perímetro de la muralla. Utiliza espadachines o máquinas de guerra para destruir las torres de guardia primero y los puestos avanzados que encuentres fuera del recinto amurallado. Luego extermina a los aldeanos (es cruel, pero la guerra tiene estas cosas) y dedica un pelotón de espadachines a destruir sus construcciones.

Cuando hayas limpiado por completo el perímetro, puedes empezar el asedio. Protege tu maquinaria de guerra con infantería de espada larga y arqueros de largo alcance y ordénales que mantengan la posición para evitar que tus catapultas queden indefensas a las primeras de cambio. Aposta la caballería ligera en los flancos en previsión de que algunas catapultas enemigas opten por salir del recinto y atacarte. También puedes cubrir la zona que separa a tus tropas de las murallas con unos cuantos escorpiones. A partir de este momento, debes utilizar la maquinaria de guerra para ir debilitando los recursos de los defensores y esperar que se abra alguna puerta para colar un grupo de infantes. Si lo consigues, adéntrate en la muralla y ponlos a destruir las construcciones interiores.

2. Campañas de Age of Empires II: The Conquerors

Vamos a hacer un breve repaso a cada una de las misiones del juego. Aquí encontrarás estrategias básicas para cada misión, pero lo más divertido es descubrir cómo pasarte cada misión por ti mismo.

2.1. El Cid

Una Península ibérica plagada de malvados sarracenos y todo tipo de facciones rivales es el escenario en donde tiene lugar la campaña del Cid Campeador.

2.1.1. Hermano contra hermano

Tu objetivo consiste en destruir el castillo del rey Alfonso y llevarlo cautivo frente a su hermano, el rey Sancho. Para hacerlo, empieza por dirigirte al centro del escenario y espera a que un grupo de aldeanos se una a tu causa. Ataca a los soldados azules del rey Alfonso y explora en profundidad el escenario para recoger todos los recursos ocultos. Solo encontrarás una cantera, pero hay un monasterio que puede serte muy útil en el extremo oeste del mapa. Una vez explorado el entorno y formado tu ejército, destruye todo lo que rodea la muralla y sigue el plan de asalto descrito en la apartado de consejos de ataque.

  • Consejo: Puedes colarte por el agujero del noroeste de la muralla o asaltar el mal defendido muro sur.

2.1.2. El enemigo de mi enemigo

Tu misión es sofocar una revuelta sarracena que se ha apoderado de Toledo. Empieza por construir tus campamentos en el este y el oeste del escenario, lugares protegidos por montañas y ricos en recursos. Hay muy peca piedra, así que almacena oro para poder comprarla a tus aliados. Necesitarás un buen número de tropas para llevar a cabo el asalto. Construye rápido y empieza a debilitar las defensas de los soldados verdes con rápidos asaltos al norte y al oeste de la cuidad.

  • Consejo:  Aprovecha el pasillo del suroeste para entrar en la ciudad amurallada sin destruir sus defensas.

2.1.3. El exilio del Cid

Te has enfrentado al rey Alfonso y debes huir en dirección sur. Según avanzas. unas cuantas unidades se unirán a ti. Busca un asentamiento y crea un ejército de espadachines de espada larga, piqueros y ballesteros. No gastes todos los recursos. ya que deberás construir un centro urbano (275 de madera y 100 de piedras). Luego dirígete a Zaragoza con tus huestes para ayudar a Montamid (verdes) a derrotar las tropas de Berenguer (violeta). A cambio obtendrás más tropas y aldeanos. Controlar los aledaños al norte de Zaragoza es clave para obtener recursos.

  • Consejo: Esta misión exige que te armes y ataques en cuanto puedas el castillo del rey Alfonso y las tropas del conde Berenguer.

2.1.4. La guardia negra

Debes rescatar al rey Alfonso y llevarlo a la fortaleza del oeste. Una vez allí, puedes empezar a construir tu imperio. Las defensas sarracenas suelen consistir en torres de guardia fuera del perímetro de las murallas. Elígelas como objetivo prioritario y destruye de paso las serrerías y las minas. Al este del escenario te esperan las tropas verdes de Yuuf. Atácalas cuanto antes, ya que así podrás apoderarte del puerto que controlan. El siguiente paso es atacar a los guardianes negros por el este para hacerte con los seis puertos que tienen en su poder.

2.1.5. Rey de Valencia

El objetivo consiste en mantener Valencia hasta que sus residentes construyan una Maravilla. Dirígete al este, entra en el poblado que encontrarás a tu paso y ordena a los aldeanos que cultiven los campos. Nada más cruzar el puente encontrarás unos cuantos jinetes. Mándalos al lado contrario del poblado para defenderlo. Berenguer lanza allí su primer ataque, pero se retirará si destruyes su maquinaria de guerra. Construye una muralla para cortar el paso y un centro urbano (el poblado carece de él) al oeste del escenario, donde hay madera. A estas alturas el Cid estará en Valencia para organizar la defensa. Ganar es sólo cuestión de tiempo.

2.1.6. Reconquista

En esta campaña deberás llevar a cabo un potente desembarco para acabar con los tres Castillos de Yusuf (verdes). Céntrate en liberar la Península lo más rápido posible y obtener la supremacía naval. Desembarca aldeanos en las Baleares para obtener recursos y construir alguna torre de guardia desde la que vigilar el paso de barcos enemigos y organizar un bloqueo marítimo. La clave de la partida está en destruir a los Guardianes Negros (amarillos) en el sur de Valencia. Son un formidable enemigo, así que debes formar un buen ejército mientras envías incursiones para evitar que agoten los recursos.

2.2. Atila el Huno

El espíritu nómada te hará deambular por toda Europa mientras arrasas todo a tu paso. Olvídate de establecer cuarteles; en su lugar, ataca y luego haz lo mismo en otro lado.

2.2.1. El azote de Dios

En esta misión deberás convertirte en rey de los hunos. Para ello debes acabar con Bleda, que empezará por echarte de su campamento. Dirígete al oeste y cruza el puente. Al otro lado podrás reunir un puñado de aldeanos y crear un pequeño poblado. Empieza con la construcción de tu poblado. Date prisa en reclutar un ejército y vuelve al campamento de Bleda. En cuanto lo derrotes, sus seguidores se unirán a ti.

A estas alturas debes conocer perfectamente el escenario. Los bizantinos (azules) te esperan al sur, derrótales y liberarás a un explorador mongol, con to que este pueblo te ofrecerá una alianza militar a cambio de diez caballos. Acéptala y derrotar a los Persas sera más fácil.

  • Consejo: Utiliza a los monjes para convertir a los elefantes persas.

2.2.2. La gran marcha

En esta misión sentirás el poderío devastador de los hunos. Empiezas la partida al norte del escenario y sin apenas recursos. pero irás haciéndote rico medida que arrases poblados. Recorre raudo y veloz el escenario en sentido contrario a las agujas del reloj y derrota sucesivamente a francos y teutones. Es importante destruir la fortificación teutona, ya que conseguirás que los jinetes tarkan se unan a tu ejército. Sigue recto hacia el norte y descubrirás a los Mongoles (naranja), que te ofrecerán su alianza, y finalmente los Godos (verdes). que te darán la madera necesaria para que tu obrero se ponga manos a la obra. Los Bizantinos (azules) quedan al este y están fortificados. Tómate un respiro antes de atacarlos, son hueso duro de roer.

  • Consejo: No rechaces la ayuda de las chicas. A cambio de un puñado de aldeanos te darán una jauría de lobos.

2.2.3. Las murallas de Constantinopla

La partida arranca con un reto importante: debes pagar a Roma un tributo de 10.000 unidades de oro. Podría parecer tarea fácil si no fuera porque sólo existe una mina, que encontrarás casi en el centro del escenario. Pero ese oro no será suficiente. Para colmo de males, ni siquiera puedes construir un mercado para vender tus recursos sobrantes, así que deberás explotar la mina y obligar a todos los poblados del escenario a pagarte tributos. En cuanto reúnas oro suficiente, extermínalos a todos y empieza a fortalecer tu ejército para enfrentarlo a los poderosos bizantinos.

2.2.4. Esponsales Bárbaros

Te enfrentas a los Francos y no vas a tener la menor opción de pactar con ellos. Empieza por explorar en profundidad la zona en que has aparecido y utiliza el comando de “Patrullar” para que tus caballeros vayan des velando el mapa. Mientras, crea fortificaciones y explota los recursos que se encuentran fuera del perímetro amurallado. Los ataques empezarán muy pronto y puede que los francos color turquesa se te atraganten un poco, ya que cuentan con buenas fortificaciones e incluso un castillo situado en una zona repleta de recursos. Debes practicar la guerra de guerrillas y hacer varias incursiones en su territorio para evitar que se vuelvan demasiado poderosos.

  • Consejo: Utiliza los barrancos para proteger mejor tus murallas. Aún así, te las destruirán una y otra vez.

2.2.5 Los campos Catalaúnicos

En tierra de francos vas a tener que librar una cruenta batalla. Tienes el apoyo de los visigodos y lo que te espera recuerda a una partida deathmatch multijugador. Almacena todos los recursos que puedas, especialmente madera y alimentos, y empieza el ataque desplazándote en dirección sur y luego hacia el oeste. El escenario está dividido en tres regiones separadas por un río, así que construye puestos avanzados y torres de vigilancia en sus orillas.

2.2.6. La caída de Roma

El asalto final ha llegado. Vamos a destruir el Imperio Romano de una vez por todas y reducir a escombros sus ciudades más importantes: Padua, Milán, Verona y Aquileia. No será necesario que asaltes Roma (azules), ya que se rendirán a tus pies ante tu imparable marcha. Lanza tu primer ataque contra Padua (violeta), ya que son los menos atrincherados y. una vez derrotados, controlarás el centro del escenario. Deja Milán para el final si no quieres arrepentirte y verte obligado a reiniciar la partida.

2.3. Montezuma

Esta campaña ambientada en el México precolombino es tal vez la novedad más interesante que ofrece esta expansión de Age of Empires 2. Vamos a ver en qué consisten las seis misiones de las que consta.

2.3.1. Reinado sangriento

Los Monasterios son extremadamente importantes para los aztecas. En esta misión deberás capturar cuatro de ellos y otras tantas reliquias. Para ésto, lo deberás enviar monjes y las unidades necesarias para defender la zona. Una de ellas se encuentra en el lado oeste del escenario y para llegar a ella tendrás que cruzar un río, pero antes tendrás que derrotar a los Xochimilco (violeta) para que te dejen construir en su territorio. No ataques todas las empalizadas que encuentres a tu paso. ya que algunas sirven para contener a los jaguares.

  • Consejo: Llévate unos aldeanos. Ellos te ayudarán a construir poblados con los recursos que obtengas profanando monasterios.

2.3.2. La triple alianza

Tu misión consiste en derrotar a los Tlaxcalan (rojos), pero antes debes llevar a tus guerreros a rendir tributo a los poderosos amarillos y violeta. Luego empieza a elegir el lugar adecuado para crear tu campamento. La zona este es rica en recursos y queda lejos de tu rival. Una vez formada ta alianza, obtendrás un Barco de Transporte con cuatro aldeanos. Luego ya puedes empezar a atacar los centros urbanos de los Tlaxcalan, pero hazlo desde los flancos, en pequeños grupos y tomando las debidas precauciones.

 

2.3.3. Quetzalcóatl

Los Tlaxcan (roios), vuelven a ser tus enemigos. Se encuentran en la zona oeste del escenario. A su noreste, está el poblado aliado de Tabasco (naranjas). Deberías defenderlo, aunque no va a serte fácil. Si lo consigues, podrás aprovechar su estupenda situación para lanzar ataques en muy buenas condiciones. Cuidado con el desplazamiento de las unidades, ya que este escenario está plagado de animales salvajes.

  • Consejo: Los españoles (azules), esperan pacientemente junto a la costa. De momento será mejor que no les molestes.

2.3.4. La noche triste

Tu objetivo se centra en destruir ta Maravilla que los españoles (azules) están intentando construir. Se trata de desplazarte rápido en dirección sur, ir reuniendo tropas según avanzas y destruir lo que puedas antes de huir en dirección oeste. Utiliza los piqueros contra los conquistadores y no te entretengas en destruir edificios Tlaxcalan (rojos). Una vez rescatados los últimos guerreros, dirígete directamente a la Maravilla, utiliza la catapulta para acabar con la puerta e invade la zona.

  • Consejo: Puedes cruzar el lago sin necesidad de barcos de transporte, aunque los de combate sí pueden serte útiles.

2.3.5. El lago en ebullición

Los españoles (azules) y Tlaxcalan (rojos) se han atrincherado en el norte. Necesitarás obtener recursos en forma de piedra y oro para poder crear un potente ejército y asediarlos. Existe una isla en medio del lago en la que abundan el oro y también los jaguares, aunque para conseguir piedra deberás dedicarte al comercio. Si rescatas caballos y caravanas será más fácil crear unidades de combate y transportar piedras preciosas. Por desgracia, la única opción es atacar de frente, así que debes estar muy seguro de que tu ejército es poderoso.

2.3.6. Lanzas rotas

Esta misión es complicada. ¡Estás rodeado! Tu situación es casi desesperada, pero una dosis de estrategia de la buena puede hacer que recuperes la iniciativa. Debes atacar a los Tlaxcalan (rojos) lo antes posible, ya que están poco protegidos y desde su territorio será mucho más fácil atacar a las unidades violetas de los españoles. Un ataque relámpago contra los Tlaxcalan puede darte serias posibilidades de éxito, sobre todo si consigues apoderarte de los cuatro barcos de élite anclados al norte.

2.4. Las batallas de los conquistadores

Se trata de una colección que incluye algunas de las batallas más importantes de la historia. Vamos, carnicerías más o menos organizadas en las que te verás envuelto.

2.4.1. Manzikert

Estás en la vieja Europa, haciendo lo posible por crearte un imperio digno de ese nombre y sintiéndote más solo que la una. Tu objetivo es destruír los centros urbanos de Galacia (amarillo), Capadocia (rojo), Pisidia (verde),  y la armada bizantina (azul). Apareces en el sur del escenario rodeado por los capadocios, así que ellos serán tus primeros enemigos. Las ciudades están tan cerca unas de otras que apenas queda margen de maniobra. La acción directa se impone. Si sales de ésta controlarás el centro del escenario y será más fácil que puedas moverte sin ser atacado. Necesitarás unas cuantas horas para completar los objetivos de esta misión.

  • Consejo: Será mejor que no destruyas todo lo que encuentres. Muchas de estas ciudades pasarán a ser tuyas y te harán falta tanto sus recursos como sus murallas.

2.4.2. Lepanto

Una ilustre batalla de la que nos quedó un manco famoso por nuestras tierras. Tu misión consiste en defender una Maravilla del ataque de los Turcos (violeta). La batalla se desarrolla básicamente en el mar, aunque existen pequeñas islas en el centro del escenario que te permitirán realizar maniobras de bloqueo. Es importante debilitar a los turcos con incursiones marítimas, así que utiliza los barcos de transporte para llevar unidades de asalto a los extremos del mapa. La clave del éxito es familiarizarte con la creación de formaciones de navíos.

  • Consejo: Mantén tus barcos en movimiento continuo para que no sean blancos fáciles.

2.4.3. Noryang

Los coreanos son una de las nuevas civilizaciones que se han adherido a esta expansión de Age of Empires 2. En esta batalla deberás defenderte de los japoneses y atacarlos cuando sea posible. Existe la posibilidad de ganar a base de defender una Maravilla, aunque es muy complicado. La táctica que sí funciona es defender tus fortalezas terrestres y atacar a los japoneses del norte. En cuanto controles la zona, llénala de campamentos amurallados y dedica tus esfuerzos a acumular recursos y mejorar tu ejército. Al noreste encontrarás una ciudad en la que podrás construir barcos y enfrentarte a los japoneses en el mar. Los chinos del sur (naranjas) pueden echarte una mano. Controlan un archipiélago lleno de ciudades poco fortificadas, pero con puertos repletos de barcos.

  • Consejo: No intentes defender la Maravilla, es inútil.

2.4.4. Hastings

Una de las más violentas y completas batallas que ofrece Age of Empires 2. Se trata de invadir las islas británicas cruzando el escenario de este a oeste y superando el obstáculo del Canal de la Mancha. Puedes empezar atacando al ejército amarillo de los godos, pero éste no es tu objetivo principal y además exige cuidadosa planificación. Tu verdadero objetivo es el castillo naranja del rey Harold. Está muy bien defendido, pero caerá en tus manos si aprovechas la isla del sur del escenario para obtener recursos y acumular tropas. Es muy práctico desembarcar simultáneamente por el sur y el norte para que el ataque sea por los dos flancos.

  • Consejo: Que ni se te ocurra intentar controlar el Canal de la Mancha. Es mejor que te limites a cruzarlo y que luego tomes posiciones al otro lado.

JCDenton

Le encantan las conspiraciones y sus nano-aumentos le permiten pasarse los juegos en el máximo nivel de dificultad sin demasiadas complicaciones. Lo más curioso de todo es que aún no ha nacido.

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 1 =