Análisis

3D Power Tank / Análisis

Ahora que Sylvester Stallone y Schwarzenegger están ya medio jubilados, resulta que el mejor plan es que los boinas verdes del futuro inmediato sean tanques capaces de infiltrarse en la base enemiga, arrasarlo todo y escapar sin un solo rasguño. ¿Magia? No, tecnología. La extinta distribuidora 3D FX Interactive nos la colaba -perdón, nos presentaba- en el año 2000 un juego del género de disparar a todo lo que se mueva.

3D Power Tank es un juego de acción al más puro estilo arcade, o sea, sencillo, espectacular y poco o  nada realista. Su punto de partida es inquietante: mafiosos, narcotraficantes y terroristas se han apoderado de las plataformas de la NASA, los misiles nucleares rusos y las reservas de oro de los EEUU. El mundo está en peligro y, una vez más, tú eres el único que puede impedir que la madre de todas las catástrofes se produzca. Estás solo, pero pilotas la máquina de guerra más poderosa del planeta, así que no puedes quejarte. Tu objetivo es ir cruzando escenarios a tiro limpio y cumplir las órdenes del doctor Novotny, un científico que cuenta contigo para que le ayudes a acabar su prodigiosa máquina del tiempo, punto clave de esta enrevesada historia.

Mecánica de juego

Aunque al principio cuesta mover el armatoste de varias toneladas que tienes entre manos, pronto te harás con los controles y entenderás por que algunas maniobras se hacen al revés que con un coche. Ten en cuenta que en un carro blindado, además de mover el vehículo, tienes que mover la torreta. Como no tienes artillero te toca hacerlo todo a ti. No es difícil: los cursores mueven el tanque y el ratón la torreta. Si te haces un lío con las manos puedes seleccionar el modo fijo, con lo que la torreta siempre apuntará en la dirección en que avanzas.

Los gráficos del juego no estaban nada mal en su día, pero es que es lo que tiene.

Los gráficos del juego no estaban nada mal en su día, pero es que es lo que tiene.

La partida individual consta de 19 misiones que vienen a ser como una vuelta al mundo en tanque. Recorrerás una isla del Pacífico, Afganistán, Nepal, el Gran Cañón del Colorado, Cabo Cañaveral, Colombia, Rumanía o Siberia. En todas las etapas de tu viaje encontrarás una fuerte resistencia por parte del enemigo, así que por muy buen tanque que lleves, el cañón de 180 mm se queda corto. Por ello, el Dr. Novotny ha equipado a nuestro pequeñín con un soporte para un arma secundaria que puede cambiarse automáticamente. De serie llevamos una ametralladora que no es moco de pavo, pero buscando por ahí podemos encontrar todo tipo de armas, desde el clásico lanzallamas hasta una potente arma molecular que destruye todo lo que encuentra a su paso. Hay un total de 10 armas secundarias y cada una está diseñada para un tipo de enemigo específico, así que yo no cometería el error de disparar toda mi munición de lanzagranadas estando muy lejos del enemigo. Para ello están los lanzacohetes.

Las armas no serán la única ayuda con la que contarás. A tu disposicion estarán una serie de power ups que irán apareciendo por el camino, ya sea dentro de contenedores o protegidos por un pelotón enemigo. El más espectacular de ellos es el turbo-reactor, con el que conseguirás un pequeño milagro: que el tanque vuele. Al menos unos metros y sin escacharrarse al aterrizar.

El póquer de ases de los power up lo forman el turbo-reactor, el escudo protector, los obuses de neutrino y el destructor letal. Reúnelos y te convertirás en algo equivalente al Papa Francisco Primero pero de la destrucción masiva, ya que todo el mundo se arrodillará a tu paso. No habrá enemigo que se te resista, ni la infantería esa que anda en plan Steve Urkell ni los veloces y destructivos helicópteros que surcan el cielo.

La tecnología de 3D Power Tank

A este juego no le faltan los dos elementos estelares en todo arcade bélico decente: explosiones y sangre (aunque no de color rojo). Lo que no entiendo es que el juego lleve las siglas 3D en su nombre cuando en el año 2000 no es que fuese una novedad, pero bueno. Gráficamente me ha recordado a Incoming, un juego de naves lanzado en el año 1998, aunque, eso sí, en lo referente al detalle gráfico de los vehículos y edificios no hay punto de comparación: el juego de FX interactive es claramente superior. Se podía jugar tanto mediante Direct 3D como haciendo uso de Glide para los que poseían un tarjeta 3Dfx.

Cuando destruyamos alguna construcción, saltará por los aires en pedazos.

Cuando destruyamos alguna construcción, saltará por los aires en pedazos.

Los efectos de sonido no son nada del otro mundo, pero es mejor que te conformes con ellos y no subas demasiado el volumen de la banda sonora, la clásica exhibición de música techno de saldo y a toda pastilla que suele acompañar a juegos como éste. Sólo la voz del tipo que introduce las misiones vale algo la pena: le pone tanto entusiasmo al asunto que casi consigue que te lo tomes como algo personal.

Las opciones multijugador no van más allá de lo justo y necesario. Seis misiones específicas para que las juegues en modo local o por Internet y que admiten cuatro jugadores a la vez. ¿Poco? Pues sí, aunque jugar a un clásico deathmatch o a capturar la bandera con tanques tiene su gracia, 0 al menos la tenía hace casi un par de décadas cuando no había juegos como éste.

En resumen

Resumiendo; otro juego de acción más. No tendrá un hueco en el santoral de los juegos para PC pero si que pasa el control mínimo de calidad. Teniendo ahora mismo juegos como World of Tanks o la saga Battlefield, pues no tiene demasiado sentido jugar a ésto, pero a mi me tuvo entretenido unas horas aún habiéndolo jugado 16 años después de haber salido y, según escribo ésto, creo que me están entrando ganas de jugarlo un rato más.

3D Power Tank [2000]
5.5
Aceptable
Una buena alternativa para los fines de semana en los que no tienes planes. Gástate en este juego ese pequeña parte del dinero que despilfarrarías en comprar cubatas en algún antro. Es un método más efectivo para desconectar de tus miserias cotidianas por un rato. Sin resaca ni remordimientos.Analizado por

EduZRO

Ingeniero informático y también jugador de PC de la vieja escuela. Odiaba las consolas, pero un día se compró una PSP y actualmente tiene 2 consolas más, aunque no ha tardado en volver a sus orígenes. Con hábitos nocturnos, le encantan las nuevas tecnologías e iniciar nuevos proyectos.

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − catorce =